Entrevista a Carlo Padial

Carlo Padial es guionista, responsable de contenidos originales en PlayGroundcolaborador en el programa «Latemotiv» de Buenafuente, realizador audiovisual de cuatro películas y documentales – también ha trabajado en la posproducción del filme «Un monstruo viene a verme» (J. A. Bayona, 2016) -, así como escritor de cuatro libros, entre los que destaca «Doctor Portuondo» (Blackie Books, 2017).

Como podréis comprobar cuando leáis esta entrevista, Padial es un tipo divertidísimo, ingenioso, inteligente y con un cerebro muy loco capaz de crear verdaderas genialidades, mientras trata de sobrevivir en esta locura de vida haciendo, por suerte, lo que más le gusta.

Pasen y lean.

¿Qué piensan tus padres sobre a lo que te dedicas?

Mis padres no saben a qué me dedico. Mi gestor tampoco sabe a qué me dedico, lo que me parece aún más grave.

«Vosotros sois mi película» (2019) es uno de los documentales más vistos en España. ¿Qué puedes contarnos de esta experiencia? ¿El proyecto del making off y la broma era conjunto? Y… ¿qué repercusiones tuvo el documental?  

«Vosotros sois mi película» fue una experiencia extraordinaria. Me parece, más que un documental, una comedia divertidísima sobre el presente rabioso. Cuando se proyectó Bocadillo en Sitges, en la sala hubo niños que se pusieron a fumar, producto de la emoción y de la catarsis que se generó en la sala. ¿Qué más se puede pedir a un proyecto? Niños fumando.

¿Cómo vives el éxito? ¿lo abrazas, te incomoda o lo persigues?

Para mí el éxito es no trabajar en el puerto descargando cajas muy pesadas, metálicas, que probablemente me producirían cortes muy profundos en la cara y en las manos. No hay termino medio, en mi cabeza.”

Es hacer lo que hago, o descargar cajas afiladas en el puerto. Vivo asediado por estas exageraciones. Lo cierto es que me siento un privilegiado: tengo mucha suerte de dedicarme a lo que me gustaba.

También has dirigido «Algo muy gordo», una comedia protagonizada por Berto Romero, Carolina Bang y Miguel Noguera. ¿Cómo surgió ese proyecto? El pánico por volver a EGB es una pesadilla propia?

La idea para la película vino de un sueño que tengo a menudo, en el que recibo una carta que me anuncia que debo repetir la EGB, y en cierto modo, en el sueño, no me sorprende, lo estaba esperando. Sabía que eso iba a pasar tarde o temprano. Aunque he de decir que desde que hice «Algo muy gordo» he dejado de tener ese sueño. Es curioso.

Ahora sueño mucho que intento pedir la hora dentro de un sueño…  ¿Has intentado pedir la hora dentro de un sueño? Es increíble. No se puede. No se puede pedir la hora.

Si pides la hora dentro del sueño, algo se rompe, los personajes del sueño se vuelven locos. Les cambia la cara, en plan “UYUYUY…” Se les va la puta olla. Es como descubrir el pastel. El pastel de los sueños.

Felicidades por tu libro «Doctor Portuondo», porque es genial, divertidísimo y reflexivo. ¿Qué recuerdo guardas de Portuondo? ¿sigues teniendo relación con su familia? Si es así, ¿qué les ha parecido el libro?. Tras la terapia de Portuondo… ¿te sigues psicoanalizando?

Gracias. Portuondo dejó una impresión tan gigantesca en mí que no solo lo tuve la necesidad de escribir el libro sobre mi terapia con él, sino que además he cogido a un actor para revivirlo: a Jorge Perugorría nada menos. Lo que en cierto modo, es la fantasía última de un neurótico. Crear una replica casi exacta de tu psicoanalista. Eso no lo puede decir mucha gente.

Actualmente no sigo haciendo terapia, pero en cierto modo estoy poseído por mi psicoanalista, lo que según como lo mires, es mucho más profundo.

Sigo teniendo relación con la viuda de Portuondo. Es una mujer fantástica, que recibió muy bien el libro, entendiendo que yo me limité a poner por escrito mi experiencia, y mi vivencia subjetiva, pero indiscutible porque es mía, de nuestra terapia.

Mi novia me dice a menudo que hablo constantemente de Portuondo, hasta el punto en que a menudo es difícil saber donde empieza uno y donde acaba el otro.

Y sobre su serie homónima… ¿qué nos puedes adelantar?

Creo que la serie «Doctor Portuondo» llega en un momento inmejorable, ya que después de la pandemia siento que todos necesitamos terapia. ¿Y quién mejor que el doctor Portuondo?

Creo que estamos en un momento tan complejo a tantos niveles que necesitamos, más que nunca, a un psicoanalista como el doctor Portuondo para ayudarnos a entender el mundo y a nosotros mismos.

Dicen que eres el Woody Allen español. ¿Te sientes identificado con este sobrenombre?

En todos los países hay un Woody Allen, eso es verdad, lo que no quiere decir que sea yo. Tendríamos que ponernos de acuerdo. Del mismo modo, en todos los países hay un Javier Krahe, de eso estoy seguro. Son cosas que pasan. Pasa con ciertas figuras. El mundo tiene estas cosas. Lo que no hay en ningún otro sitio es otra Joni Mitchell, y lo digo totalmente en serio. Joni es única, imposible de duplicar. Es imposible duplicar Both Sides Now, por paradójico que suene. ¡Qué maravilla de canción! Recuerdo cuando la escuché por primera vez, iba en un coche por detrás del hotel Rey Juan Carlos I, y estaba muy oscuro. Todavía se usaban CDs.

¿Cómo estás viviendo la pandemia?

Tengo humedades en casa. El mundo se está hundiendo, pero lo demás va bien.

Sigo esperando a que aparezca Juan y Medio y me diga que todo esto de la pandemia forma parte de un elaborado programa de cámaras ocultas a nivel internacional. Lo veo posible.

¿Cuántas veces a la semana te llaman Carlos en lugar de Carlo?

Hoy mismo me han llamado Carlos. Pero solo me ofende cuando me lo dice alguien de mi familia. Es como, joder, me dan ganas de decirles: «hay unos mínimos»

Tu anécdota con Sigourney Weaver es fascinante. ¿Con qué otra anécdota podrías sorprendernos?

Por cada cretino que silencio en Twitter, empiezo a seguir a un fan de Prince en esa misma red social.

¿Qué queda de tu faceta de DJ?

Bueno, nunca fui DJ, es una exageración, pero sí es cierto que me gusta mucho la música negra, el rap, el funk, el soul, el jazz. De Thelonious Monk a Young Thug, pasando por Prince, etc. Es mi hobby. Eso, y ver a gente perder los papeles en Internet. Somos personas ambivalentes. Me encanta ver desgracias en Internet. Pero al mismo tiempo me gusta que le vaya bien a Drake. La NBC le dedicó un reportaje a su nueva mansión y yo me alegré de que le fuera tan bien, sentado en mi sofá de Ikea.

¿En qué estás trabajando en estos momentos?

En la serie de «Doctor Portuondo», en mi labor editorial como responsable de contenidos originales de PlayGround, y en mi sección en «Late Motiv», con Andreu Buenafuente.

¿Cuál es para ti el sentido de la vida?

Ayudando a mis hijos a completar sus ejercicios de manualidades de P4 he encontrado por sorpresa mi Ikigai.

¿A qué tienes miedo en la actualidad?

A los libros de colorear para adultos.

¿Qué es lo que más te divierte y qué es lo que más te saca de quicio?

¿Nos divierte algo todavía? A veces tengo la sensación de que hemos creado una cultura basada en el hecho de que no nos gusta nada.

Recomiéndanos 3 pelis, 3 libros y 3 podcasts

3 películas: «Fraude» de Orson Welles, «Diario de un cura rural» de Robert Bresson y «Modern Romance» de Albert Brooks.

3 libros: «Cuadros de viaje» de Heine, «Jacob Von Gunten» de Robert Walser y «Ortodoxia» de GK Chesterton.

3 podcasts: «La ruina» de Ignasi Taltavull y Tomàs Fuentes, «Duncan Trussell Family Hour» y «Marea Nocturna» de Radio Primavera Sound.

Lugar favorito en el que perderte…

Mi casa. ¿Te acuerdas de cuando la escena del bar del hotel del «Resplandor» te parecía ficción? Ahora cualquier habitación de tu casa puede ser como la escena esa del «Resplandor» entre el camarero y Jack Nicholson.

(*) Foto: Cecilia Díaz Betz.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario