Andreu Carulla diseña la repoblación de la España vaciada junto a Amazon

«Diseñando la repoblación» es el proyecto creado y desarrollado por el diseñador español Andreu Carulla para Amazon con motivo del Madrid Design Festival 2024.

Ante la premisa de crear una propuesta expositiva, Carulla quiso ir más allá y planteó llevar a cabo una iniciativa vinculada con la artesanía, con los pueblos en riesgo de despoblación y que además tuviese un propósito y un recorrido: reflexionar sobre los retos de la España vaciada y sus posibles soluciones, así como sensibilizar sobre el potencial del medio rural. Dicho y hecho.

Chistén: el pueblo elegido

Este bonito, encantador pero aislado municipio de menos de 100 habitantes se encuentra a casi 1.400 metros de altura y es el último pueblo de la carretera que recorre el valle de Chistau, en Huesca. Entre sus parabienes destaca su impresionante paisaje y sus vestigios de tradición artesana, que en este caso están vinculados con la madera y el cuero. Todos estos atributos fueron los que convencieron a Andreu Carulla para decantarse por este lugar para realizar este proyecto sin parangón.

10 días para la transformación

Durante 10 días, Carulla trasladó su estudio a una vaquería en Chistén, que tuvo que acondicionar él mismo, y donde ideó y fabricó una serie de piezas utilitarias y bellas para su propio uso, que ahora forman parte de la exposición que se puede ver en #FiestaDesign hasta el 25 de febrero en el Instituto Libre de Enseñanza (P.º del Gral. Martínez Campos, 14. Madrid).

Todo este proceso de creación fue posible gracias a Amazon. Y es que debido a estar en una población tan remota y con apenas acceso a materiales y herramientas necesarias para poder construir los objetos que necesitaba, utilizó sus servicios y sus productos.

“Amazon asegura el acceso a todo tipo de productos en la España rural y genera nuevas oportunidades.”

Amazon tiene un firme compromiso con el medio rural, y para ello han invertido en infraestructura para llegar a todos los rincones del país y así asegurar el acceso a cualquier producto. A través de iniciativas como el programa de reparto Amazon Hub Delivery, generan nuevas oportunidades en los entornos rurales, colaborando con los negocios locales para garantizar una entrega más rápida y sostenible, a la vez que proporcionan nuevas vías de ingreso para estos.

El reto

Tal y como Andreu Carulla y su equipo nos confiesan, el mundo rural tiene un potencial de riqueza y una calidad de vida incuestionables, y por ello y a través de este proyecto abogan por reorientar a la sociedad, diseñando estrategias que permitan a los territorios rurales abrirse a la innovación, coexistir de manera sostenible con las zonas urbanas y convertir la utopía pasajera de la vida campestre en una realidad.

“Existe una gran demanda de productos artesanos de calidad, y esto puede suponer un salvavidas para la España vaciada.”

El resultado

Andreu Carulla fabricó una serie de taburetes, una mesa de encaje a diamante tipo sandwich, brutalista, comunal y de madera, así como una mini colección de piezas de madera y cuero con la ayuda de elementos del propio entorno y con la colaboración de artesanos locales especializados en ambos materiales.

Diseño vs Diseño ancestral

Como podréis comprobar cuando veáis la exposición y los videos del proceso, las piezas se han realizado con herramientas adquiridas en Amazon y utilizando materia prima recogida o encontrada en el entorno de Chistén. Principalmente un pino seco de 18 metros, que sirvió como leña para calentar el estudio durante su estancia y para fabricar el mobiliario que Andreu Carulla diseñó.

“Todos los diseños tienen acabados rudos y una estética austera inspirada por la materia y el entorno.”

La rica tradición artesanal local le permitió a Carulla aprender de primera mano técnicas ancestrales que ha aplicado a sus creaciones, preservando y promoviendo así el legado y patrimonio cultural de Chistén.

Entrevista a Andreu Carulla

Recientemente charlamos con Andreu Carulla sobre este proyecto, y esto es lo que nos contó. Pasen y lean.

¿Cómo preparaste tu estadía en Chistén?

Ha sido un proyecto muy en directo y muy arriesgado, porque previamente no sabía qué iba a hacer. Los primeros en arriesgarse fueron los de Amazon, quienes confiaron plenamente sin tener certezas.

Sí que es cierto que previamente me hice una lista de posibles cosas que podría necesitar, pero no compré nada. Todo lo que luego vi que iba a necesitar lo pedí desde Chistén.

En lo que respecta a diseño, la verdad es que no tenía nada pensado. Lo que surgió fue fruto de las necesidades que me fueron surgiendo allí.

Aunque podría haberme comprado una mesa y unas sillas, preferí diseñarlas y crearlas, sin haberlas preconcebido a priori. Quise trasladar mi experiencia en este entorno rural y replicar esa autosuficiencia que tienen los habitantes de este pueblo, donde todos hacen de todo y colaboran entre ellos.

“Quise trasladar mi experiencia en este entorno rural y replicar la autosuficiencia que tienen sus habitantes.”

¿Estuviste acompañado?

Fui solo, pero me acompañó mi hermano para filmar todo el proceso.

En realidad también estuve acompañado de los artesanos que me ayudaron y con quienes he tejido un vínculo muy bonito y cercano. Sobre todo con Paco y con García. Afortunadamente seguimos en contacto.

¿Qué destacarías del proceso?

Ha sido una aventura inolvidable y una experiencia fantástica. Siento que he heredado un conocimiento no escrito y nada académico.

“Siento que he heredado un conocimiento no escrito y nada académico. Ha sido una experiencia fantástica.”

También me ha resultado muy enriquecedor ver como todos se ofrecían a ayudarme y se implicaban en el proceso.

Tras esta experiencia, ¿tienes ganas de repetir?

Sí. Y lo cierto es que no me sentí aislado. Aquí he aprendido a aprovechar al máximo los recursos que se tienen, y esta autosuficiencia aporta una libertad muy bestia.

¿Se es más creativo cuando hay menos recursos?

Por supuesto, mucho más. Te vuelves más ingenioso y hay mucho más espacio para la creatividad y para proponer soluciones clarividentes y resolutivas a problemas reales.

¿Cuántos objetos diseñaste y fabricaste?

Una mesa grande de 2,5 m., un banco de 2,5 m., un banco más pequeño, tres taburetes, una lámpara y seis bowls.

Lo más fuerte es que para hacer todo esto ¡solo necesité un pino!. Recuerdo que el alcalde me preguntó si necesitaba madera y cuando le dije que sí, me propuso ir directamente a cortar un pino. Me quedé alucinado, pero me encantó la idea. Yo pensé que me iba a dar troncos que tendrían por ahí, pero tal y como me dijo fuimos al monte a coger un pino seco, que ya estaba previsto que fuese retirado para limpiar el bosque.

Es increíble, pero el 20% de la población de Chistén cuida del 80% del territorio. Así que no solo es importante la gente del pueblo por el patrimonio cultural y artesanal que estamos perdiendo a marchas forzadas sino que ellos son los que están cuidando los bosques y su huella ecológica es muchísimo menor a la de los habitantes de las ciudades – los municipios rurales contribuyen un 34% menos al cambio climático que los urbanos y hasta 20 veces más a la conservación de la biodiversidad -.

¿Podríamos decir que este proyecto es como un manifiesto, una declaración de intenciones a favor de la repoblación de este lugares remotos?

Casi casi. Nuestra intención siempre ha sido la de sensibilizar, provocar, generar y poner en duda el modelo de vida que llevamos cada uno de nosotros así como preguntarnos si otra forma de vida sería posible.

Cuando me propusieron participar en #FiestaDesign junto a Amazon, ya que el mindset de este año es el diseño fuera de las ciudades y yo soy diseñador y vivo en Banyoles (Gerona), quise huir de propuestas esteticistas, ya que no me interesan. Por este motivo, les dije que mi intención era hacer un proyecto que hablase de la despoblación y la repoblación.

Creo firmemente en intentar mantener los oficios, preservarlos, realzarlos y revitalizarlos. Tienen muchísimo que aportar y lo estamos perdiendo.

¿Son estos lugares la panacea tras ser expulsados por ciudades que solo son viables para inversores, ricos y turistas?

Nosotros quisimos hacer esta reflexión, ensalzando la posible vida en lugares de estas dimensiones y características con una calidad de vida mucho mayor.

Además, si necesitas cualquier cosa, Amazon y las telecomunicaciones funcionan de maravilla. Para personas que trabajen en remoto es una muy buena opción.

¿Este será el primer proyecto de muchos en pro de la repoblación de los miles de pueblos que forman parte de la España vaciada?

Esa es la idea. Hemos llamado a este proyecto «Diseñando la repoblación» con el objetivo de que esto no se quede solo aquí.

“Hemos llamado a este proyecto ‘Diseñando la repoblación’ con el objetivo de que esto no se quede aquí.”

Este es un proyecto en equipo, y he estado muy bien acompañado.

¿Cómo ha vivido esta experiencia el pueblo de Chistén?

Están encantadísimos. Lo bonito es que ellos ven que desde fuera se aprecia lo que hacen y lo que son. Además, cada vez están siendo más conocidos, porque es un destino fresco (de temperatura), que es un atractivo para el turismo climático.

¿Cómo surgieron los bowls de cuero? ¿el artesano del cuero ya los hacía?

No. Él hacía piezas de cuero, pero estos bowls que hice están inspirados en los bowls de madera realizados por los pastores con las verrugas de los árboles. El Sr. García, que es el artesano de la madera, nos enseñó cómo se hacían y fuimos con David a cortar verrugas tal y como se hacía antaño.

Cuando vi todo el proceso sentí que había llegado el momento de diseñar, así que decidí usar el cuero para hacer un bowl usando como molde los bowls de madera.

Esta visión externa y la capacidad de aunar historias como diseñador me permitió hacer este diseño único. Cada pieza resultante es irrepetible y está inspirada en esta técnica ancestral.

“Esta visión externa y la capacidad de aunar historias como diseñador me permitió hacer este diseño único.”

Equipo de «Diseñando la repoblación»:

  • Dirección creativa: Andreu Carulla.
  • Dirección de arte: Run Design + Andreu Carulla Studio.
  • Filmación y edición de videos: Pau Carulla.
  • Diseño expositivo y constructivo: Queralt Suau.
  • Diseño gráfico e impresión: Run Design.
  • Redacción y edición de contenidos: Miriam Pau.
  • Coordinación y documentación: Nico Rubio.
  • Producción exposición: Queralt Suau y Run Design.
  • Proyecto impulsado por: Amazon.
  • Organizado por: Madrid Design Festival.
Una alternativa a la «mala vida» en las ciudades

Llevamos años hablando de la España vaciada, pero realmente no se hace nada en serio que revitalice a estos pueblos y que potencie que sean habitados. Por ello, proyectos como este son indispensables para demostrar que esta alternativa a la «mala vida» en las ciudades es factible.

Para que esto suceda, la capacidad de servicios de Amazon y su impacto positivo en las comunidades en riesgo de despoblación ayudan a concienciar y dinamizar a estas comunidades rurales así como a evidenciar que se puede vivir en lugares alejados sin que nos falte de nada.

Como os avanzábamos, hasta el 25 de febrero y en el impresionante espacio de la Institución Libre de Enseñanza podremos contemplar el resultado de este proyecto con alma, tan necesario y que, ante todo y sobre todo, nos coloca a las personas y a nuestro entorno en el centro.

Ojalá esta semilla se replique y sean muchos los pueblos que reciban la visita de Andreu Carulla y su equipo, con el propósito de que salgan del ostracismo, recuperen el brío de antaño y se conviertan en una alternativa de vida para muchas personas que buscan vivir diferente, con menos necesidades y con más contacto con la naturaleza.

(*) Fotografías proporcionadas por La Fábrica. Fotografía de Andreu Carulla by Bela Adler.

BACK
BACK TO TOP