Entrevista a Tas Careaga, el creativo que vive en una iglesia reformada

Eduardo Estanislao González-Careaga aka Tas Careaga (Venezuela, 1984) es un creativo, diseñador gráfico, programador, fotógrafo, pintor, interiorista, skater y director de proyectos, cuya creatividad no tiene límites. Tas es todo un autodidacta, que es capaz de reconstruir una iglesia, diseñar y fabricar sus propios muebles y construir cualquier cosa que se proponga. Un ejemplo de como con esfuerzo, ilusión, paciencia y mucho trabajo los sueños se hacen realidad.

Autodefinición

Me considero una persona inquieta, algunas veces demasiado. Disfruto mucho de las cosas bonitas, desde un cuadro, hasta un grifo pasando por una mesa bien puesta llena de comida rica. Me encanta tener mi casa llena de gente y que todo el mundo disfrute, pero también necesito estar solo…

“Disfruto mucho de la soledad, desde dando un paseo hasta viajando a la otra punta del mundo.”

¿Qué querías ser de pequeño?

Es algo que nunca tuve claro, de hecho ¡aún no lo tengo nada claro! Jajajaja Mi vida ha dado bastantes vueltas y he tenido muchos perfiles distintos. He sido desde panadero, camarero, he montado escenarios…

“Mi perfil es bastante ambiguo: los diseñadores me llaman programador y los programadores: diseñador… Siempre me he interesado por todo tipo de trabajos y he aprendido a hacer un poco de todo.”

¿Cuándo, cómo y porqué decidiste vivir en una iglesia?

No fue algo que decidiera de un día para otro… Llevaba años buscando una casa especial, y un día me encontré con esto.

“El plan inicial era hacer una casa de campo para explotarla como negocio turístico y que a su vez pudiera disfrutar yo…”

Pero a medida que avanzaba el proyecto, decidí probar a vivir aquí una temporada. Invertí mucho esfuerzo en este proyecto, fue muy duro, y me negaba a empezar a explotarla según terminara la obra. Cuando tomé esa decisión hice varios cambios en el proyecto: decidí traer mis muebles, los cuales tienen mucha historia, ya que hay muchas piezas que he hecho yo mismo, otras son antigüedades de la familia (hay un par de muebles que eran de mi tatarabuela). Por lo que cuando decidí venir a vivir, convertí el proyecto en algo mucho más personal.

¿Quién ha llevado a cabo la reforma arquitectónica y el proyecto de interiorismo?

La reforma la hice con la ayuda de Carlos Garmendia de Garmendia Cordero Arquitectos. Él diseñó varias partes y yo otras, siempre consultando el uno con el otro. El interiorismo es sobre todo cosa mía, ya que como te contaba antes, hay muchas piezas que son muy personales, pero Carlos siempre estuvo ahí para ayudarme y aguantar mis marcianadas….

¿Fue duro reconstruir la cubierta?

Fue largo y duro… El clima aquí es bastante agresivo, hay viento y mucha lluvia. El diseño de la cubierta es muy especial, a Carlos se le ocurrieron varios detalles que la hacían única. Al tener zonas con techos muy altos (10 metros) complicó bastante la cosa y aunque muchas cosas las he hecho yo, la cubierta la dejé en manos de un constructor local…

¿Quién te ayudó con la mano de obra? Te gusta el «do it yourself?

Al principio empecé haciendo yo todo, pero con el tiempo tuve que ir contratando gente… Además de la electricidad y la fontanería que yo no tengo ni idea y no quería meter la pata… contraté gente local, del pueblo. También eché de mano de amigos, a los que liaba (y sigo liando) a que me ayuden con cositas.

“No podía dedicar todo mi tiempo a la iglesia, tenía que hacer caso a mis otros proyectos y necesité mucha ayuda.”

Y sí, soy muy DIY. Yo creo que sobre todo porque soy un «cagaprisas» y cuando se me ocurre algo, tengo que hacerlo sí o sí… No puedo esperar a que venga un carpintero… así que ¡me pongo a hacerlo yo!

“Ahora estoy negociando la compra de otro sitio, más sencillo que la iglesia y me gustaría hacerlo el 90% con mis propias manos. Estos tres años he invertido bastante en herramientas y he experimentado bastante, así que creo que podría hacerlo.”

¿Se ha puesto la iglesia en contacto contigo tras ver la reforma?

No… Pero hubo una persona involucrada en la venta (por ayudar a la parroquia local y el obispado) y él sí que se ha interesado mucho. Ha venido varias veces y de hecho tenemos muy buena relación.

Antes de vivir en esta iglesia, vivías en un loft en la ciudad ¿cuál fue el detonante para querer vivir en el campo, aislado del mundanal ruido? ¿Cuáles son los pros y los contra?

Siempre me he considerado una persona urbanita, me gusta lo que te aporta la ciudad. Bilbao es una ciudad pequeña (con sus pros y sus contras) y es muy cómoda. Terminaré volviendo a vivir en el centro, pero teniendo la iglesia para poder escaparme cuando necesite tranquilidad.

Resumiendo, lo bueno y lo malo es el aislamiento. Es una maravilla estar aislado, dar tus paseos y ponerte a pintar en el jardín escuchando la naturaleza. Pero también hay momentos en los que la comodidad de la ciudad se echa de menos, como quedar con amigos de forma improvisada… Sigo haciendo mucha vida en la ciudad, pero hay ciertos planes que te pierdes inevitablemente.

¿Le das otros usos a tu vivienda, además de ser tu hogar?

La he alquilado para varias cosas (sesiones de fotos, un concierto…) y la idea es hacer más cositas cuando la situación lo permita.

“Me encantaría hacer experiencias aquí, como cenas o clases de yoga…”

Esperemos que pronto se solucione y podamos volver a la «normalidad». A nivel personal, aquí celebramos todas las reuniones familiares y de amigos, así que siempre suele haber ¡gente por aquí!

¿Has recibido ofertas para comprarla?

Ninguna firme. Sí alguna intención, pero de momento ninguna oferta firme…

¿Les gusta la nueva vida de la iglesia a tus vecinos de Sopuerta?

En general sí. La gente del pueblo está bastante contenta, aunque también he recibido bastantes criticas (no constructivas). Hay gente en los pueblos que ven las cosas nuevas como una amenaza, y desgraciadamente me ha tocado vivirlo… Pero bueno, en general muy bien, hay gente muy maja y flipan bastante conmigo y con el proyecto…

¿En qué estás trabajando en estos momentos en TasLab?

2020 ha sido un año muy complicado, ya que durante los últimos años hacíamos muchos eventos… Llevábamos casi todos los eventos de VANS en España y Portugal, entre otras cosas y todo eso se ha caído… Hemos hecho alguna cosa más artística con ellos pero los eventos se han cancelado… No obstante, tenemos varios proyectos de desarrollo y dirección creativa, y yo, a titulo personal, estoy también diseñando algunos espacios. Hasta este año diseñaba los espacios en eventos y había ayudado a algún amigo con alguna reforma, pero ahora me están surgiendo curros de Interiorismo, lo cual ¡me hace mucha ilusión! No descarto meter más el morro en este mundo y hacer más cosas para clientes.

Un deseo

Que la vida me siga dando oportunidades de hacer proyectos tan especiales como La Iglesia :)

(*) Fotos: Nerea Moreno.


 BACK


 BACK TO TOP


Comentarios

Euge
15.01.2021

Amo!

Responder


Viviana
09.11.2021

Que espacio tan lleno de magia!

Responder


Deja un comentario