Entrevista a la artista María Ramírez

María Ramírez es diseñadora textil y creativa. Nació en Albacete y se graduó en Bellas Artes por la UCM, y tras experimentar con técnicas de estampación textil e impartir talleres, entre otras muchas cosas, se decidió a lanzar su propia marca artesanal, con la que está triunfando tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Autodefinición

Soy diseñadora de estampados de mi propia marca: María Ramírez. Centro mi trabajo artístico en diseño de estampado, textil y dirección de arte. Todo mi trabajo lo realizo con técnicas artesanales y cuidando todo el diseño y los detalles.

«Utilizo el gesto de la repetición cómo vocabulario básico para la construcción de patrones; a partir de los cuales realizo diferentes proyectos en diferentes contextos.»

¿Qué querías ser de pequeña?

Fotógrafa. Desde pequeña he visto a mi madre sacar muchas fotos con diferentes cámaras y me encantaba. Empecé a hacer fotos con una de sus cámaras, una Yashica FX-3 super. Y hoy en día es una de mis cámaras preferidas y con la que sigo trabajando.

¿Cuándo decidiste que ibas a crear tu propia marca?

En el último año de carrera ya tenía muchas ganas de emprender un proyecto personal enfocado al diseño textil; y aunque aún no lo tenía cerrado sí que tenía una idea en mente.

«El año que me mudé a Estocolmo para realizar una residencia artística empecé a cerrar cabos y trabajé en mi primera colección de pañuelos: Nacka Collection. Ahí empezó todo.»

Lanzaste tu propia marca en 2015, ¿qué balance haces? Y… ¿qué es lo mejor y lo peor de emprender para tí?

¡Parece que fue ayer cuando empecé con mis primeras colecciones! Para mí el balance es siempre positivo. Hay momentos duros como en todos los trabajos y todas las empresas, pero como mi firma no se rige a temporadas y deadlines marcados, tengo un poco más de libertad.

Está claro que es duro ser autónomo y tener tu propia empresa, pero a pesar de todo: merece la pena.

¿Cómo has vivido el confinamiento y cómo ha afectado y está afectando esta crisis en tus proyectos?

El confinamiento lo pasé en casa de mis padres, en Albacete. Hubo momentos muy buenos y otros no tan buenos; imagino que como todo el mundo… Tuve tiempo para meditar y practicar yoga (sí, un cliché) pero realmente a mí me vino muy bien, porque hace dos años practicaba regularmente yoga y con el ritmo frenético de Madrid había dejado la costumbre. Ahora he vuelto con más ganas que nunca.

En el confinamiento he tenido tiempo de cerrar trabajos que tenía a medio y empezar otros nuevos. También tuve tiempo para trabajar en mi próxima colección: Las Labores. Al ser una firma pequeña; no he dejado de vender en ningún momento, todo lo contrario, la gente me ha apoyado y ha colaborado con mi firma.

¿Cuál es tu proceso de trabajo? ¿Te gusta trabajar en equipo o para crear prefieres hacerlo sola?

Normalmente trabajo sola en la conceptualización de las colecciones y el diseño de los estampados. Una vez está definido, suelo trabajar con un equipo de personas que me ayudan a realizar la imagen de las colecciones. En las dos primeras colecciones trabajé mano a mano con el fotógrafo Alberto Feijóo, que me ayudó a plasmar a la perfección la esencia de los bodegones de Furoshiki. En los vídeos tutoriales de Furoshiki y la tercera colección, Broken Collection, trabajé con Pineal Studio (Alejandro Cascallana, Silvia Pérez, Felipe Hernández y Cristóbal Prado) con los cuales me entendí a la perfección.

En otras colecciones como Paranoid o Blomma, yo trabajé desde la idea hasta la fotografía, pero conté con un equipo maravilloso de producción y estilismo: Lucía Gómez Meca y Diego Losada.

Un personaje que se repite en mis colecciones es Ding Ding. Conocí a Ding Ding paseando por Madrid. Recuerdo que la ví y me enamoré de ella. Me acerqué y le expliqué que tenía una firma textil muy pequeña y quería fotografiarla. Le di una tarjeta para que me contactara y a la hora me mandó un mensaje diciendo que le encantaba mi trabajo…
Desde entonces  casi siempre trabajo con ella, y me encantaría de alguna forma que siempre estuviera presente en mis colecciones. Porque es icónica, es muy especial y para mí siempre será así.

¿Cuáles son tus principales fuentes de inspiración?

Tengo muchas y muy variadas. Me inspiro mucho en mi día a día y las cosas y gente que me rodean. Algunas de las artistas que siempre me han inspirado son: Agnes Martin, Sonia Delaunay, Helen Frankenthaler, Tove Jansson, Betty Woodman…

La técnica japonesa del Furoshiki es una constante en tu trabajo. ¿Cómo surgió y qué representa Japón para ti?

Esta técnica me la enseñó una amiga japonesa que se llama Sakura Sato. Sakura y yo nos conocimos hace diez años vía Flickr. Compartíamos imágenes y cosas en común; más tarde apareció Facebook y ahí es cuando empezamos a tener una comunicación constante…

La conocimos en su primer viaje a Europa. Nos preguntó si se podía quedar a dormir en casa y por supuesto le abrimos nuestras puertas. Ahora es como de la familia. Conoce a mis padres (les llama papá y mamá) y viene siempre que puede a España.

El año pasado por fín pude visitar Japón. Ella vive en Yamanashi, en una casita en medio del campo. Este viaje me ha marcado mucho porque me ha transmitido todo lo que tenía en mente de ese país. Tanto las cosas buenas como las malas… Ese viaje fue muy importante para mí.

Seguimos tu trayectoria y la verdad es que es una maravilla la cantidad de proyectos creativos que has gestionado y que no siempre tienen que ver ni con el textil ni con los patterns. ¿Hay alguna disciplina con la que te sientas más cómoda o prefieres explorar?

En general en todos los proyectos que desarrollo hay una gran parte de dirección creativa. La dirección de arte vino a mí por casualidad. Es una de las partes más importantes de mi marca y creo que gracias a ello me han llegado trabajos de esta disciplina.

Actualmente gestiono la dirección creativa en SM para L’Atelier Óptica, una pequeña óptica en Madrid. Estoy muy contenta de poder crear bodegones con sus productos y meter referencias e inspiración de otros artistas.

He trabajado para Closca, Marset o Loewe (entre otras firmas) en dirección de arte y diseño de utilería. Y aunque hay veces que es un poco estresante (no te voy a engañar) me gusta mucho y quiero seguir trabajando en ello.

Entre las diferentes colaboraciones que has llevado a cabo ¿cuál ha sido a que más te ha marcado? ¿Tienes previsto hacer nuevas? ¿con quién te gustaría hacerlo?

Una de las colaboraciones que más me ha marcado es la que hice con Amelia García. Diseñé y pinté cinco cajas de edición limitada para su libro «Querido». Amelia y yo aún no nos conocíamos bien, pero fue increíble trabajar con ella en un proyecto tan personal y tan parecido al que yo estaba trabajando en esos momentos (Broken Collection). Marcó un comienzo. Y eso es lo que quería transmitir con mi colección: «una oda a los nuevos comienzos»

Desde entonces no hemos parado de trabajar juntas, ella es una de las personas más talentosas que conozco… Si te das cuenta estoy rodeada de mujeres tan inspiradoras… Soy una afortunada.

Actualmente estoy emprendiendo un nuevo proyecto titulado Bouquet by junto a Amelia García. Primary Time es el primer proyecto que sacamos con Bouquet by y es una colección de libretas. Con ellas hemos querido rendir homenaje al proyecto, con mismo nombre, del artista holandés Bas Jan Ader (1974).

«Cada una de nuestras libretas representa una flor de ese ramo que el artista ordena y clasifica por colores primarios.»

Es una edición limitada de 20 unidades, 5 de cada color, encuadernadas artesanalmente en tapa dura con tela serigrafiada a una tinta. En su interior, 80 páginas de papel verjurado color crema con apertura de página de 180 grados.

¿En qué estás trabajando en estos momentos?

En mi nueva colección: Las Labores.

Lugar favorito en el que perderte.

En algún pueblo cerca de Yamanashi con David.

¿Tienes algún mantra o frase que te impulso o motive en tu día a día?

Quien me conozca lo entenderá: «ARRIBA LOS CORAZONES» (Gracias mamá por ese momento)

¿Qué es para ti la felicidad?

Estar con los que quiero.

Un sueño…

Llevar mi próxima colección a Japón.

(*) Foto de María de Alejandro Cascallana. El resto son fotos proporcionadas por la propia artista.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario