Entrevista a la artista Alícia Vogel

Alícia Vogel es una de esas artistas que en cuanto las descubres enloqueces con todas y cada una de sus creaciones. Y es que además de ser bellas, albergan un trasfondo con el que reflexionar más allá del propio objeto. Graduada en Bellas Artes con una especialización en grabado y serigrafía, Alícia puede presumir de haber expuesto sus piezas en galerías y museos de Barcelona y Japón, así como de haber creado todo un universo alrededor del diseño textil, con una alta carga simbólica y siempre apostando por la calidad de los tejidos y una producción slow de ediciones limitadas.

Autodefinición

Alícia Vogel (Olot, 19/11/91). Escorpio y artista multidisciplinar.

¿Qué querías ser de pequeña?

De muy pequeña quería ser carnicera, porque quería cortar cosas con cuchillos (es aterrador, lo sé). Después pasé una etapa que quería ser azafata de vuelo para aprender muchos idiomas, y más tarde me decanté por la música.

¿Cuándo sentiste que querías ser artista y vivir de tu arte?

Pensarlo activamente, fue cuando decidí estudiar Bellas Artes, aunque mucho antes ya tenía síntomas, no paraba de crear cosas, y lo regalaba todo.

Te graduaste en Bellas Artes con una especialización en grabado y serigrafía. ¿Cuándo decidiste apostar por el diseño textil?

Al acabar mi proyecto final de grado JUSQU’ICI TOUT VA BIEN.

«Por norma no podíamos estampar sobre textil en la carrera, pero mi proyecto entero era serigrafía sobre textil, me gané poder hacerlo por coherencia con el concepto y por dedicarle mil horas.»

En ese momento me di cuenta que el textil tiene una carga simbólica enorme, además de textura, movimiento, peso, volumen… una mina entera de nuevos lenguajes y narrativas artísticas, y quise descubrir más todas estas posibilidades e incluirlas en mis proyectos.

Tus piezas se han expuesto en diversas galerías y museos de Barcelona y Japón. ¿Qué puedes contarnos al respecto?

Mis inicios expositivos empezaron de manera un tanto kamikaze. Pasé de dibujar en tamaño portable en el espacio seguro de mi estudio, a murales con escalera y público. Poblenou Urban District me dio la oportunidad de formar parte del plantel de artistas para los WAC (Windows Art Circuit) y los Open Day/Night, y más adelante surgió una exposición individual en la maravillosa galería La Plataforma.

«Exponer en Japón fue algo totalmente inesperado.»

Había acabado BBAA (2017), mi proyecto final (JUSQU’ICI TOUT VA BIEN) había sido adquirido por la Universitat de Barcelona como fondo patrimonial, con una exposición colectiva posterior en el Museu Can Framis, y de repente me anunciaron que mi proyecto había sido escogido para una exposición de selección mundial en Tsukuba, organizada por el departamento de Cultura del Gobierno de Japón, y que yo tenía que asistir físicamente para explicar el proyecto. Fue un final de carrera realmente magnífico.

Desde que empezaste has apostado por unaproducción slow de ediciones limitadas. ¿Dónde produces? ¿Cuántas unidades produces de cada diseño?

«Produzco en Barcelona, que es donde vivo, porque decidí involucrarme en todas las partes del proceso creativo, ya que creo que el mensaje en mis piezas es muy sincero y de dentro.»

Estar en cada parte es lo más coherente y cercano. Justamente por esta cercanía, el hacer slow y el buscar la unicidad de piezas más bien cercanas a obras arte, sólo hago piezas únicas o ediciones limitadas de entre 10 y 20 ejemplares.

Además, compones e interpretas tu propia música, que tú defines como música religiosa de garaje. ¿Desde cuándo compones? ¿dónde podemos escucharte?

Estudié la parte más clásica de la música en el conservatorio, centrando mi trayectoria en el piano y flauta travesera, hasta que un día me robaron la flauta. Fue realmente un punto de inflexión en mi relación con la música. Este parón con la flauta, coincidió con un período que fui a vivir a Leipzig, y allí empecé a cantar y tocar la guitarra de manera para nada académica. Al volver de Alemania, mi padre me prestó una de sus guitarras, y yo ahorré para un loop station, y allí empezaron las noches sin dormir y experimentar mucho. Tengo piezas colgadas en soundcloud, son grabaciones un tanto austeras y caseras, que ojalá pueda grabar bien en estudio algún día.

¿Cuales son tus principales referencias artísticas?

La música y sus letras (desde Arca, Rammstein, FKA twigs, Soap&Skin, Anohni y Dead can Dance, hasta Händel, Vivaldi y Wagner), la botánica, el arte helenístico y el art brut, Boltanski, la iconografía religiosa y tantas otras cosas.

Has hecho diferentes colaboraciones con otros artistas como es el caso de la joyera Naida C. Castel, con quién creaste un precioso pañuelo joya con ilustraciones serigrafiadas a mano y punteras de latón hechas a mano una a una. ¡Una maravilla! ¿Con quién más has colaborado y con quién te gustará colaborar?

Con Naida ha sido (y es) maravilloso trabajar, ya que a parte de que éramos fans mutuas, mimetizamos ritmos, estética y energías de forma natural, cosa que no es nada fácil, por eso creo que hemos creado algo tan único.

También me resulta interesante ver mis piezas en otros contextos, bajo otras miradas, desde otras disciplinas, como la colaboración reciente con la fotógrafa Iris Valles (y su equipo creativo), que usó una de mis máscaras para un fashion film con la cantante Vox para Neo2 Magazine.

Una colaboración que me encantaría hacer desde ya hace tiempo es con mi queridísimo Asis Percales.

¿Sigues alguna disciplina concreta a la hora de crear?

«Normalmente parto de un concepto, que básicamente son temas que me inquietan, me fascinan o reflexiones que necesito decir en voz alta.»

Y a partir de aquí busco la manera de traducirlo en forma, material, color y narrativa en ilustraciones.

¿En qué consiste tu proyecto Aussteuer?

Cuando empecé a profundizar en el diseño textil, y en esa carga simbólica de los textiles…

«Indagué en el concepto de ajuar: piezas textiles del hogar con las iniciales bordadas para dejar la marca de la estirpe en las pertinencias, creadas normalmente por mujeres (para aportarlas a un matrimonio heterosexual homologado por la iglesia, claro).»

Y todo eso me pareció exageradamente anacrónico, por lo que surgió Aussteuer (que significa ajuar, en alemán): una reinterpretación y contemporaneización del ajuar, creando una selección de piezas textiles que puedan ser herencia ascendente, descendente y horizontal. A la vez que ponga en valor y califique de arte, las labores vinculadas al textil y al ámbito doméstico (y a la mujer). Por eso cada elemento de esta selección quiere plasmar la parte más abstracta de la herencia; los valores, representados en los materiales, la técnica y la narrativa de las ilustraciones.

¿Qué importancia tiene el hogar para ti? y ¿cómo estás llevando el lockdown?

Creo que muchos artistas tenemos un fondo aprendido de lockdown, ya que nos pasamos muchas horas trabajando en el estudio-taller. Además, yo soy bastante ermitaña, y no me incomoda estar encerrada muchas horas. Pero este cuatro paredes impuesto y la incerteza del qué vendrá me ha dado días y noches realmente raros.

El hogar para mí es un espacio más allá de la casa, es una sensación, son los vínculos y significados que le otorgamos a ese espacio físico.

¿En qué estás trabajando en estos momentos? y ¿proyectos de futuro?

Estoy trabajando en una colaboración que me hace una ilusión tremenda y pronto empezaremos a mostrarla.

Los proyectos de futuro se me hacen bastante inciertos, pero estoy diseñando nuevas piezas para el hogar, muy poco a poco y sin deadline, y espero que puedan surgir otros proyectos en equipo con artistas de otras disciplinas.

Lugar favorito en el que perderte

La Fageda d’en Jordà, con niebla y frío.

Un deseo

Que las masas eufóricas y fanáticas se reunieran en estadios y bares para ver conciertos de música clásica, y no partidos de fútbol.

(*) Fotos: 1_PILLOWS:: Cojín Girls (izquierda), y Uh Baby (derecha), serigrafiados a mano, edición limitada. Fotografía: Alícia Vogel1; 2_BLOOM:: Bloom, 45 x 34 cm, pintada a mano sobre tejido técnico, pieza única. Fotografía: Alícia Vogel; 3_ UH BABY:: Uh Baby, 50 x 35,5 cm, serigrafía sobre papel Fabriano Rosaspina Avorio 220 gr, edición limitada. Fotografía: Alícia Vogel; 4_TAKE CARE:: Take care, 185 x 153 cm, manta tejida jacquard, edición limitada. Fotografía: Alícia Vogel; 5_FLOWER ME:: Flower me. Máscara de flores cosidas a mano. Fotografía: Alícia Vogel; 6_ALÍCIA_VOGEL:: autorretrato (2020); 7_WOMB_SCARF:: Womb scarf, 50 x 50 cm, serigrafiado a mano, con puntas de latón hechas a mano por Naida C. Castel. Fotografía: Naida C. Castel y Alícia Vogel; 8_JUSQ’UICI TOUT VA BIEN:: Jusqu’ici tout va bien (adaptación reducida para la exposición ART U-35, Japón), serigrafía sobre loneta y fleco de seda, pieza única. Fotografía: Silvia Arenas para VEIN Magazine.


 BACK


 BACK TO TOP


Comentarios

Toni
29.05.2020

Senzillament una entrevista molt interessant. Una gran personalitat, força i originalitat...

Responder


Deja un comentario