Entrevista al artista Marco Laborda

Marco Laborda es un artista multidisciplinar, que lleva a cabo retratos de-construidos mediante técnicas digitales y analógicas, con los que simula cuadros pintados con claras reminiscencias a Francis Bacon. Y es que sus obras tienen el poder de capturarte nada más enfrentarte a ellas. Son inquietantes y conmovedoras, y consiguen mediante sus potentes colores, las expresiones de sus rostros y su controvertida presencia «acabado-inacabado», que reflexionemos sobre nosotros mismos. Sobre lo que somos, lo que queremos ser, lo que tenemos, lo que nos falta, nuestras ilusiones, nuestras expectativas, lo terrenal, lo onírico…

Autodefinición

Soy en sí mismo un collage de influencias que se busca a si mismx.

¿Qué querías ser de pequeño?

Quería ser veterinario, granjero y rico. Mi sueño era poder tener mucho dinero para comprar todos los animales de las tiendas y de los zoos y liberarlos.

¿Cómo llegó el arte a tu vida?

“El arte siempre ha formado parte de mi vida, desde mi infancia. Mi padre es pintor y mi madre estudió Historia del arte, así que crecí rodeado de manchas de pintura, lienzos apilados y los libros de arte y filosofía.”

Ese fue el ecosistema en el que me crié y del que estoy profundamente agradecido a mis padres.

¿Cómo ha sido tu evolución como artista? ¿siempre hiciste collages fotográficos?

Pues ha sido una evolución en la que he pasado por varias disciplinas. Siento que de alguna manera todas han acabado fundiéndose en mi trabajo actual.

A los 18 me mudé a Madrid a estudiar arte dramático, trabajé en varias compañías en las que aprendí a levantar proyectos desde cero. El teatro me ayudó a conectar con mi mundo emocional y a empezar a explorar mis luces y sombras. Descubrí que en la actuación algo no encajaba, yo quería crear y como actor era un mero instrumento en manos del director y del texto. Así que después de una crisis, me embarqué a estudiar psicología y terapia gestalt a la vez que invertía mi dinero en crear y dirigir mi primer cortometraje. Esa experiencia me permitió acceder a trabajar en la productora Neurads, junto a David Velduque y desarrollarme y crecer aprendiendo todos los procesos de creación y producción de proyectos audiovisuales. Aspectos tan importantes como: aprender a crear una idea, convencer a un cliente, ajustarte a un presupuesto y liderar creativamente un equipo para llevar los proyectos a buen puerto.

Después de años trabajando en publicidad volví a sentir la necesidad de volver a crear para mí, de expresar mi universo. Fue así cuando en un retiro en el norte de España empecé a recortar revistas y a crear sin querer, lo que hoy es mi lenguaje visual. Empecé recortando fotos de otros, luego colaborando con fotógrafos y finalmente estudiando fotografía para crear mis propias imágenes.

“Teatro, cine, terapia y fotografía, todo se mezcla de alguna manera en mis retratos de-construidos.

¿Cómo definirías tu estilo?

Me gusta pensar que hago retratos de-construidos, donde busco captar la mirada de aquello que no se expresa y la belleza en mostrar esa verdad al mundo.

Has hechos tus pinitos en el mundo del cine como guionista y director del cortometraje The Dazzling Destiny, que estuvo presente en numerosos festivales internacionales. ¿Qué puedes contarnos de esa experiencia? ¿tienes en mente hacer más incursiones en esta disciplina artística?

Esa experiencia fue mi primera incursión como creador y la recuerdo con mucho cariño. Aprendí de cero todo el engranaje de una producción y a exponer mis ideas locas y personales a un equipo al que no conocía. Aprender a controlar y liderar todo el proceso creativo, desde la concepción de la idea /guión, pasando por la producción del mismo, rodaje, postproducción y distribución en festivales. Es el mejor training que me he dado a mí mismo. No descarto para nada volver a dirigir. Seguro que llegará el momento, aunque por ahora con lo que tengo estoy contento.

¿Cuáles son tus principales influencias?

Tengo carpetas y carpetas llenas de fotos, blogs enteros con anotaciones, siempre ando atento a todo porque todo para mí puede convertirse en una influencia. Desde un post que veo en instagram, una escena que veo en una serie de Netflix o una conversación que escucho en una cafetería. Tiene que ver con cosas que pasen a mi alrededor que resuenan con una parte de mí, normalmente con algo que se activa en mi inconsciente.

“Mis principales referencias vienen siempre de la pintura, una mezcla entre los cuerpos desfigurados de Bacon, los retratos posados de aristócratas y mecenas del pasado y la luz y glamour del cine de los 40-50.”

¿Cómo surgió la idea de crear tus retratos de-construidos?

Surge de la experimentación. Es como volver a ser un niño y jugar. Nunca sé como van a ser mis obras. Y eso es lo que me gusta de de-construir fotografías, ya que hay un punto de no control y de juego que me hace disfrutar y, lo más importante, sorprenderme con el resultado.

Yo selecciono a los modelos, hago las fotos y al recortarlas empieza la magia de lo desconocido. Esa magia es lo que busco, porque está más allá de mis ideas, yo soy un vehículo de algo más grande que se presenta ante mí.

¿Dónde te gustaría ver tus retratos de-construidos?

Me gustaría verlos en distintos lugares, principalmente expuestos en una galería en el extranjero. Pero también me atrae mucho la idea de exponer en nuevos espacios, pensar fuera de la caja y exponer en lugares donde el arte nunca antes se haya presenciado. Lo visualizo también al mismo tiempo en espacios virtuales, creo que 2020 nos está enseñando que nada va a ser igual y que es bueno estar abiertxs a nuevas formas de consumir arte, de vivenciarlo. Así que abierto a nuevos caminos, lugares, virtuales o reales donde compartir mi trabajo con el mundo.

¿Sigues algún método de trabajo concreto o fluctúa dependiendo del proyecto?

“He creado con el tiempo mi propio método. Una fórmula secreta donde mezclo técnicas analógicas y digitales que requiere mucho trabajo de preproducción y mucho trabajo de postproducción para llegar exactamente al resultado que está en mi cabeza.”

Mi guía siempre es la intuición, no hago bocetos previos de mis proyectos, creo todo el material que necesito para jugar y dejarme fluir.

Artistas de todos los tiempos a los que admiras:

Francis Bacon, Almodóvar, Inés Longieval, Velázquez, Darren Aronofski, y Dalí entre muchísimos otrxs.

¿Qué son para ti las redes sociales? ¿cómo te relacionas con ellas?

Son mi medio de comunicación, mi otro yo donde exponerme al mundo, mi galería personal. Un lugar donde crear sinergias, visibilizar mi trabajo y encontrar y contactar con personas a las que retratar o lugares donde exponer.

“Las redes han sido fundamentales a la hora de comunicar mi trabajo al mundo.”

Has llevado a cabo muchas colaboraciones. ¿Cuáles destacarías?

Todas porque realmente han sido grandes aprendizajes. Te diría que mi primera portada en DXI Mag que hice con el fotógrafo Vincent Urbani, porque fue mi primera experiencia creando una portada para una revista, y le tengo mucho cariño. También guardo buenos recuerdos del cartel para la gira de Elvira Sastre. Ver Madrid empapelado con mi trabajo fue muy bonito.

¿Se puede vivir del arte?

Yo actualmente te diría que no. El contexto actual en el que vivo necesita de ingresos regulares y los ingresos del arte en este sentido no tienen nada que ver con la regularidad, no al menos desde mi experiencia. Por ejemplo en mi exposición de Lisboa vendí toda mi obra y eso me ha permitido financiar mi siguiente proyecto, pero no siempre es así. En mi caso, yo compagino mi arte con mi trabajo como director creativo en Neurads, es la fórmula que me permite sostenerme en un mundo donde unx tiene que pagar sus facturas.

¿Cómo te gustaría que te recordaran?

“Me gustaría que me recordaran como un buen artista, un buscador de la belleza y de la verdad.”

¿En qué estás trabajando en estos momentos?

Estoy produciendo mi nueva serie MÁSCARA. MÁSCARA resume todo mi trabajo artístico durante 2020. Pocas semanas antes del confinamiento hice la sesión de fotos de este proyecto a 7 modelos y doy gracias a que fuera justo antes, porque eso me ha permitido poder trabajar en ellxs durante todo este período. Me han permitido crear durante estos tiempos tan difíciles que hemos vivido y viéndolos ahora, siento que están totalmente impregnados de mi propia vivencia en la era Covid.

Un sueño

Vivir del arte siendo fiel a mí misx y sin aburrirme.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario