Entrevista a la artista Alejandra Jaimes

La artista Alejandra Jaimes nació en Bogotá (Colombia), pero lleva más de diez años viviendo en Barcelona. Sus creaciones son fascinantes e hipnóticas y están principalmente influenciada por el arte del mítico Alexander Calder. Como podréis comprobar, Alejandra reinterpreta su realidad y construye otra nueva mediante piezas móviles, y como ella misma dice: «un extracto personal ingrávido y ligero». Cada una de sus construcciones artísticas en movimiento son evocadoras y con ellas consigue emocionar a todo aquel que se enfrenta a ellas. Toda su obra es la suma de estos binomios perfectos: arte y poesía, color y belleza, formas sinuosas y equilibrios imposibles. Pasen y lean.

¿Qué querías ser de pequeña?

Creo que quería ser pintora. Tengo un padre que conoció la paternidad siendo muy joven, y cuando él iba a la Universidad yo iba a parvulario, por lo que crecí rodeada de los materiales desechados que generaban sus proyectos de diseño. Así que la imaginación y la creatividad estuvieron siempre presentes.

¿Cuándo, cómo y por qué decidiste dedicarte al arte?

“Siempre supe que quería dedicarme al arte, pero no sabía que método ni qué camino seguir, así que fui explorando diferentes áreas que me ayudaron a entender y a desarrollar un lenguaje propio.”

Realmente es un proceso muy genuino y a la vez caótico, no existe un momento exacto per se, simplemente surge de una necesidad de querer expresar algo interno y materializarlo a base de prueba y error.

¿Crees que un artista se hace o se nace?

Creo que se hace. La idea de que «un artista nace» puede resultar muy romántica, pero en mi opinión todo el mundo tiene el «genio» en algún momento de su vida, y pienso que la creatividad es una cualidad intrínseca del ser humano y que la inspiración nace, pero la creación se hace. Lo que reside entre estas dos premisas es un trabajo constante de introspección.

¿Qué echas de menos de Colombia? y ¿qué es lo que más te gusta de Barcelona?

Extraño sentir de cerca el vínculo a mi raíz. Colombia es un país maravilloso y colorido, donde la gente se relaciona entre sí con una espontaneidad y una calidad humana muy diferente a la de Europa. De Barcelona amo el privilegio de disfrutar de la luz, el mar y la montaña en la misma ciudad. Me aporta mucha tranquilidad.

¿Qué puedes contarnos de tu experiencia en Londres?

“Londres para mí es una descarga eléctrica 24/7. De alguna manera fue el lugar que provoco el caos con el que descubrí y definí el lenguaje con el que me expreso.”

¿Cuándo descubriste a Calder? ¿qué artistas de todos los tiempos te apasionan y te han influenciado de alguna manera?

Lo descubrí cuando estaba estudiando y era adolescente, pero tardé unos años más en conectar a otro nivel con su obra. Respecto a influencias, probablemente las que tienen un impacto más directo en mi obra son la arquitectura, la escultura, la pintura o el performance. Entre los artistas que admiro están Sophie Calle, Maria Teresa Hincapié, María José Arjona, Ana Mendieta, Henry Moore, Barbara Hepworth, Rebecca Horn, Jean Arp, Joan Miró, Constantin Brancusi, Luis Barragán, Isamu Noguchi, Yves Tanguy, Yves Klein, Oskar schlemmer, Frank Lloyd Wright, etc…

¿Qué pretendes transmitir con tu arte? ¿tienes un propósito o éste va cambiando con cada obra?

“A través de cada proyecto pretendo ordenar y conectar conceptos y emociones que conviven en mí de una manera muy desordenada.”

Probablemente sea la razón por la que me obsesiono con el equilibrio, la nitidez de la forma o el color, y busco constantemente conciliar dos contrarios; la levedad y el peso en movimiento. Por otra parte, pienso que cada obra tiene un propósito propio, hay muchos conceptos que me causan curiosidad y disciplinas que aún tengo que explorar.

En mayo de 2017 comenzaste a trabajar en tu proyecto personal ‘Colorama’, y en el primer capítulo ‘All your primary colors» explorabas la búsqueda constante del yo, la identidad y la capacidad de construcción y deconstrucción del ser, el cuerpo y la forma a lo largo del tiempo. ¿Cómo surgió y cómo fue la experiencia de trabajar con otras mujeres para que hiciesen un retrato efímero de ellas en forma de móvil?

“Recordar «All Your Primary Colours» siempre me emociona porque fue mi primer proyecto y con el que empezó todo.”

Quería compartir esto con mujeres a las que quiero y admiro que, a pesar de no estar vinculadas directamente con el arte, abrazaron la propuesta y se arriesgaron a una experiencia totalmente fuera de contexto para ellas. La manera en que entendieron su propio espacio, sus formas y colores vinculándolo con su cuerpo, fue algo que realmente me conmovió, por que pude ver en cada una de ellas su personalidad plasmada, tanto en el proceso de creación como en su pieza final.

Otro proyecto que nos fascina es «Sense of Touch», que hiciste para Paloma Wool. ¿Qué puedes contarnos al respecto?

Este proyecto surgió de una manera muy espontánea. Yo acababa de hacer «Hands making hands» y coincidió con el lanzamiento de su colección de guantes. Cuando los vi, simplemente supe que quería hacer una pieza con ellos. Decidí contactarla y acepto. Cuando le envíe el material le gusto tanto que me propuso escribir un texto que acompañara los visuales y así nació el poema «Sense of Touch». Es genial poder contar con marcas que promueven diferentes disciplinas artísticas y están abiertas a dar espacios y libertad a los creativos.

¿Te pones algún tipo de límites a la hora de crear?

“Pienso que cuando se crea no hay límites. Es como un infinito donde puedes explorar hasta que la obra haya finalizado. Quizás en el fin matérico está el límite.”

¿Sigues algún proceso creativo o varía cada vez que te enfrentas a un nuevo proyecto?

Mi proceso creativo empieza revisando mis notas. En lugar de dibujar un sketch a priori, lo escribo y lo mezclo con fotos y videos que voy coleccionando y organizando por forma o material hasta que vaya moldeando el proyecto. ¡Soy bastante fiel a este proceso!

¿Se puede vivir exclusivamente del arte?

Sí.

¿En qué estás trabajando en estos momentos?

“Actualmente estoy trabajando en un proyecto personal ligado a la arquitectura emocional. Me interesa como el individuo plasma su personalidad en los espacios que habita.”

Es un proyecto que se gestó en 2020 y en el que reforcé el significado de cuán importante es una casa y el hogar que se alberga en ella.

¿Qué es lo que te hace feliz?

La libertad y el movimiento.

Lugar favorito en el que perderte

Cualquiera que me permita estar en contacto con la naturaleza.

Un sueño

¡Poder seguir haciendo lo que me gusta!

(*) Fotos proporcionadas por Alejandra Jaimes. Fotos «My blue dance» by Maria Coma G. Fotos «Do I need the light?» y «Mobiles» by Christian Colomer.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario