Entrevista al Estudio Sauras + Garriga

Algunos de vosotros conoceréis el trabajo de diseño gráfico e interiorismo de Mery Garriga por las redes sociales. Es delicado, elegante y recuerda a la estética danesa de Kinfolk. Pero probablemente no conozcáis el trabajo que está llevando a cabo junto a su socio y pareja, Sergi Sauras. Juntos forman Sauras + Garriga y, entre otras cosas, han desarrollado conjuntamente un espectacular y precioso proyecto de escenográfica para el desfile del diseñador Christopher John Rogers durante la Semana de la Moda de Nueva York. Si queréis conocerles un poco mejor, seguid leyendo…

 

Autodefinición.

SS: Me llamo Sergi Sauras, soy arquitecto y me gusta el arte moderno, la luz del Mediterráneo y la gente con ganas de cambiar el mundo.

MG: Yo soy Mery Garriga, diseñadora gráfica y de interiores. Intento rodearme de todo aquello que estéticamente me impacte, me estimule a crear y no me deje indiferente.

¿Cuándo tuvisteis claro a lo que os queríais dedicar?

MG: Empecé Bachillerato pensando que iba a estudiar arquitectura. Siempre me había gustado el arte así que esa parecía la opción a elegir. Sin embargo, no estaba del todo segura, la realidad es que me daban mucho respeto los grandes proyectos y decidí estudiar interiorismo y diseño gráfico, dos disciplinas en las que podría trabajar a escala más reducida y en las que poder profundizar el detalle.

SS: Recuerdo que cuando tenía 9 años mis padres me llevaron al Museo Guggenheim de Bilbao, yo no sabía que existían lugares así. Buscar mi camino me llevó a estudiar arquitectura en Barcelona, luego Bellas Artes en los Estados Unidos. Después trabajé en un estudio grande, Bjarke Ingels Group (BIG) en Copenhaguen y Nueva York, y en un atelier pequeño, Aires Mateus en Lisboa. Como diría Machado, creo que he ido encontrando mi camino al andar, y ese camino me ha llevado ahora a comenzar Sauras + Garriga junto a Mery.

¿Cuándo os conocisteis?

SS: Antes de irme a Lisboa empecé un estudio de arquitectura con unos amigos. Queríamos una web a la altura de nuestra ilusión, por lo que me puse en contacto con una diseñadora a la que seguía desde hacía un tiempo, una tal Mery Garriga. El estudio no continuó, pero la conversación con la diseñadora sí…

MG: Cuando supe que Sergi se había ido a vivir a Lisboa le envié una foto de mi lugar favorito de la ciudad, el Hotel Santa Clara 1720. Al rato, me envió los dibujos originales del proyecto. ¡Resulta que estaba trabajando con el arquitecto autor de ese hotel! Creo que ahí me empezó a interesar de verdad (ríe).

¿Cuándo decidisteis montar el estudio juntos?

SS: Tras colaborar en un proyecto vimos que había potencial en hacer algo juntos. Cuando arquitectura e interiorismo van de la mano desde un inicio el proyecto resulta mucho más atractivo.

MG: El resultado era interesante, trabajamos bien juntos y los clientes estaban contentos, así que decidimos unir fuerzas. Hace solo 4 meses de eso, todo ha ido bastante rápido pero de forma muy natural.

Mery: tú eres bastante conocida en redes por tus trabajos como Directora Creativa y Diseñadora. ¿Haberte unido a tu pareja, significa que dejarás tu estudio o ambas cosas van a convivir?

MG: La idea es que los proyectos de arquitectura, interiorismo, diseño gráfico y dirección creativa no solamente convivan, sino que se nutran mutuamente y aporten a nuestros trabajos un valor añadido.

¿Cuál es vuestra experiencia a la hora de compartir vida y trabajo?

SS: Es una pregunta que nos hacen a menudo (ríe). Hay momentos buenos y otros más tensos. Intentamos separar lo laboral de lo personal pero nos gusta mucho nuestro trabajo y nos sentimos afortunados de poder compartir esa pasión.

Trabajáis con diferentes disciplinas y abordáis proyectos que abarcan desde la arquitectura, el diseño de interiores y el diseño visual. ¿En cuál de ellas os sentís más cómodos?

MG: Los resultados más interesantes aparecen cuando podemos solapar diferentes disciplinas. Por ejemplo, estamos trabajando un proyecto de un restaurante en el que la arquitectura responde al interiorismo, que a su vez dictamina la identidad gráfica y la marca del negocio…

SS: …o una casa con rincones donde intentamos plasmar principios del mundo del arte y la luz, para crear un lugar donde apetece vivir.

Cuál es vuestro valor diferencial como estudio?

SS: Debido a nuestra formación y experiencia previa,

Somos un estudio de arquitectura poco convencional. Esa transversalidad entre arquitectura, interiorismo, arte y diseño nos permite ir más allá de la construcción de edificios o gráficos.

Trabajamos para crear atmósferas, experiencias, espacios, identidades…

MG: Además, nos gusta que la persona que tenemos delante pase a formar parte del equipo y se sienta un colaborador más. Nadie sabe mejor que él las necesidades que hay que satisfacer.

¿Cuál sería para vosotros el proyecto ideal?

SS: Hay una idea que me fascina: el término alemán Gesamtkunstwerk, que significa “obra de arte total”. Es un concepto atribuido al compositor Richard Wagner, con el que se refería a un tipo de obra que integraba las 6 artes: la música, la danza, la poesía, la pintura, la escultura y la arquitectura.

MG: Sería maravilloso desarrollar un proyecto así, en el que se pueda crear una experiencia total a través del espacio.

¿Cuáles son vuestras principales fuentes de inspiración?

MG: Nos inspira mucho nuestro día a día, nuestro entorno y la gente a la que más queremos. Intentamos fijarnos y aprender de todo lo que nos rodea, desde grandes escritores, ilustradores y arquitectos hasta de lo más cotidiano.

SS: También nos inspira poder compartir inquietudes con personas de campos diferentes al nuestro. Precisamente de eso habla un libro que hemos estado leyendo estos días, The Age of Insight, de Eric Kandel, donde narra cómo en los cafés de Viena coincidían y se relacionaban personalidades como Klimt, Schiele y Freud.

¿Cómo surgió la colaboración con el diseñador emergente Christopher John Rogers, quien ha sido premiado con el prestigioso CFDA / Vogue Fashion Fund? Y ¿qué podéis contarnos de la escenografía que diseñasteis para la Semana de la Moda de Nueva York? ¿Menudo subidón, no?

SS: Durante mi tiempo en Estados Unidos, estudié en el Savannah College of Art and Design (SCAD), donde conviven carreras creativas de todo tipo, desde diseño de moda hasta cine. Allí fue donde hice amistad con Christina Ripley, la actual directora de la marca de Christopher John Rogers.

MG: Christina nos pidió algo diferente a lo que todo el mundo estaba haciendo en Nueva York. Nosotros no habíamos hecho nunca un proyecto así, pero tal vez fuera eso precisamente lo que les hizo pensar en nosotros: ¿Quién mejor para hacer algo distinto que alguien que es de la otra parte del mundo y que nunca antes ha hecho una escenografía?

SS: Planteamos una interpretación contemporánea de los salones parisinos de principios del siglo XX. Un proscenio de carácter teatral con largas cortinas abriendo paso a las modelos bajo la luz de un gran candelabro.

MG: Una anécdota: no pudimos entrar a montar el espacio hasta 4 horas antes del desfile. Verlo todo terminado a falta de minutos para abrir las puertas, ¡eso sí que fue un subidón!

Esta pandemia ha paralizado todo o casi todo, pero también está siendo una oportunidad para reinventarse o para pensar en proyectos que, una vez todo esto pase, puedan ser tenidos en cuenta, quizás desde un paradigma distinto al habitual. ¿Cómo os sentís al respecto?

MG: Creemos que la comodidad de estar y trabajar desde casa ha alejado a las personas de su adicción a las cosas materiales y nos ha devuelto la ilusión por lo esencial: compartir, cuidar y hacer. Esperamos que, como sociedad, podamos sacar algo positivo de todo esto.

¿Cuál es vuestro proceso de trabajo?

MG: Cada persona es un mundo, así que cada proyecto es diferente. Siempre intentamos que el cliente se sienta parte del proceso. Nos gusta empezar con una serie de conversaciones en las que abordamos temas muy diferentes, mucho antes de tirar las primeras líneas. Es allí donde el proyecto empieza a tomar forma.

SS: Ese diálogo se mantiene en todo momento. Compartimos nuestros dibujos, imágenes y planos según van progresando. Estos días hemos estado experimentando con una herramienta de visualización 3D en tiempo real y realidad aumentada para que esa inmersión en el proyecto sea total.

¿Con qué cliente os encantaría trabajar?

SS: Nos encantaría trabajar para creativos que nos inspiran y que están persiguiendo la belleza en sus respectivos campos: una lámpara para Santa&Cole, una casa de verano para Simon Porte Jacquemus, un museo para Xavier Corberó…

MG: ¡Una escenografía para Sílvia Pérez Cruz!

¿Cuál creéis que es el futuro de vuestra profesión?

SS: Apostamos por un futuro en el que la velocidad de lo tecnológico conviva con la sensibilidad de lo artesanal.

Cuando todo esto pase… ¿cuáles son las 3 primeras cosas que querréis hacer?

SS: Una comida familiar interminable, unas copas con los amigos y un fin de semana en Copenhagen.

Un deseo.

SS: Visitar Japón.

MG: Y las Maldivas, por favor..

(*) Fotos by Montse Capdevila.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario