Entrevista a la pianista Marta Cascales Alimbau

Esta semana y con motivo de la publicación de su nuevo trabajo, entrevistamos a la artista Marta Cascales Alimbau. Marta es una joven pianista y compositora barcelonesa, capaz de crear poesía con sus composiciones y teletransportarnos a parajes etéreos, donde nada importa y la sensibilidad es la bandera. Con una primera escucha, comprobaréis que su música es evocadora y delicada, debido a la fusión de texturas y atmósferas que crea y a su virtuosismo escénico. Actualmente, Marta Cascales cuenta con un álbum debut, Light-House (Piano and Coffee Records, 2018) y varios singles, que le han permitido hacerse un un hueco en el mundo de la música, tanto a nivel nacional como internacional. Y hace apenas 2 días presentó Anoche con el que le auguramos un gran éxito. Si queréis conocerla un poquito mejor seguid leyendo…

Autodefinición

Sensible, entusiasta, con espíritu mediterráneo. Aprecio los pequeños detalles.

¿Qué querías ser de pequeña?

«Por un tiempo quise ser entrenadora de delfines. Hasta que empecé a tocar el piano y entonces supe que quería ser música.»

Lo tuve claro desde los 11 años.

¿De dónde os viene la vena artística a tu hermana y a ti?

En nuestra familia hay un ambiente muy creativo. Mi padre es maquetista y desde pequeñas hemos visto como trabajaba en su estudio, creando con las manos y construyendo mundos en miniatura; y mi madre es diseñadora de interiores, con una gran sensibilidad por todo lo visual.

La vena musical no sé muy bien de dónde me viene… aunque sí que recuerdo que mi padre siempre ponía vinilos en casa, y a mi ¡me encantaba!

¿Desde cuando tocas el piano? ¿tocas algún otro instrumento?

A las 9 años empecé a tocar por mi cuenta con un mini piano Casio de juguete, que en realidad le habían regalado a mi hermana, pero ella no le hizo ni caso. A las 11 pedí que me apuntaran a clases de piano, y desde entonces no he parado. Me he centrado en el piano, pero si tuviera que elegir otro instrumento, sería el violoncello. 

¿De qué manera tu arte dialoga con el de tu hermana? Háblanos del proyecto conjunto en el que trabajáis juntas.

«Nos hemos dado cuenta que en realidad ambas buscamos cosas muy similares: llegar a la esencia, lo puro, poético, delicado… cada una plasmándolo con expresiones artísticas diferentes.»

Desde 2017 cada verano hacemos una residencia artística juntas (Varda Artists Residency – San Francisco, Numeroventi – Florencia, Almost Perfect – Tokyo) y nos tomamos un tiempo para investigar nuevas maneras de fusionar música y escultura, compartiendo el proceso de creación e inspirándonos mútuamente.

¿Cómo definirías tu arte?

Sincero, natural, transparente, poético.

Tu álbum debut, Light-House, es delicado, evocadora, hipersensible y poético. ¿Qué puedes contarnos de él? ¿dónde lo compusiste y grabaste? ¿alguna anécdota que puedas contarnos?

La idea de Light-House surgió en San Francisco, en Varda Artist Residency, una casa-barco en el Océano Pacífico. Allí compuse la pieza Tide, inspirada en el movimiento del ir y venir de la marea, y me apeteció mucho grabarla y publicarla.

En ese momento todavía estaba estudiando Composición y había escrito muchas piezas más «académicas», entonces hice una selección de esas obras que sentía que estaban más acorde con la linea musical que quería seguir. 

¿Cuáles son tus principales referencias artísticas? Y no nos referimos solamente musicales…

Musicalmente mis grandes referentes son Bach, Chopin, Debussy, Arvo Pärt, Max Richter, Ólafur Arnalds, Hania Rani…

Pero también me inspira muchísimo el arte y la arquitectura, con nombres como Anish Kapoor, James Turrell, Tadao Ando.

¿Cuál ha sido el lugar en el que has actuado y que más te haya gustado o marcado?

El concierto en la sala Paranimf de Barcelona me marcó especialmente. El lugar y la acústica era impresionante, y me acompañaban al violín y cello dos personas muy especiales. Fue un concierto de esos que te recuerdan que qué maravilla poderse dedicar a la música.

Si no tocases el piano y fueses artistas, ¿a qué te dedicarías?

Sería bailarina, y especialmente coreógrafa, que es como componer música… pero en movimiento y con los cuerpos. 

¿Cuáles fueron las sensaciones que experimentaste al crear «Contigo», después de escuchar a Rosalía en los Goya?

«La pieza ‘Contigo’ me salió sola, como si ya estuviera ya en algún lugar y yo simplemente la descubriera (me pasa con algunas piezas, y cuando sucede es muy mágico).»

Por la mañana había improvisado una melodía al piano que intuía que se convertiría en algo. Por la noche vi la actuación de Rosalia cantando «Me quedo contigo» y me impresionó mucho. Me fui corriendo al piano, cogí la letra de la canción y empecé a improvisar melodías con las palabras de la letra.

Es una pieza con mucho aire, el piano como que habla, te explica algo, que no sabes lo que es, pero es algo que sale de dentro. Me fascina esa sencillez que tiene tanta magia y fuerza a la vez.

¿Qué puedes contarnos de tu nuevo trabajo «Anoche»?

¡Lo publico hoy! «Anoche» es un álbum que ha ido tomando forma durante este último año. He ido trabajando en él muy lentamente y de una manera muy orgánica.

Lo he grabado en diferentes momentos, no está grabado todo de arriba abajo en una sesión de estudio, y eso creo que también se nota en el álbum. He utilizado diferentes pianos, cada pieza suena de una manera, teniendo el piano como elemento principal, pero dándole diferentes colores.

«Diría que al final el álbum es como un viaje emocional de todo lo que me ha ido pasando este último año, que ha sido un tiempo intenso, de cambios, de entender, y de mirar hacia dentro.»

¿Por qué decidiste que el disco empezase con una reinterpretación sin voz de Lágrimas Negras?

«Lágrimas Negras» fue la canción que de alguna manera desencadenó todo el álbum. Hice una versión de piano solo de este tema y tuve la sensación que se había abierto un nuevo camino sonoro, una manera nueva de expresarme con el piano.

Por eso para mí tenía sentido empezar así el disco, además que me gusta mucho el mood que aporta al inicio.

¿Qué tal fue la experiencia de trabajar con tu hermana en el videoclip de «Vuelo», donde aparece una escultura suya?

Carla ha creado una escultura de vidrio especialmente para el álbum «Anoche», cosa que ¡me hace muchísima ilusión! El vídeo que montamos fue algo improvisado total, en plena cuarentena. Me estaba haciendo fotos con la escultura y justo grabamos algún video, que después nos recreamos montando. Fue más bien como un pequeño experimento.

¿Es cierto que has tocado con un piano vertical, concretamente, un Steinway?

Sí. Son mucho más comunes los Steinway&Sons de cola… por eso fue todo un descubrimiento el piano vertical Steinway del estudio Aclam Records. Tiene un sonido muy particular, con mucho cuerpo y calidez. Algunas de las piezas del álbum están grabadas ahí. 

¿Sueles trabajar con el mismo equipo de trabajo? ¿Qué puedes contarnos de ellos?

Para las grabaciones trabajo con el ingeniero de sonido Juan Berbin. El sonido es un elemento súper importante en mis creaciones y con Juan es maravilloso porque entiende perfectamente qué es lo que busco y además me aporta muchas ideas.

¿Cómo te está afectando esta Cuarentena? ¿Qué es lo que más echas de menos?

Me he adaptado bastante bien porque aunque me encanta estar siempre muy activa, aprecio mucho pasar tiempo conmigo misma y estar centrada en mis cosas; y en estos días he estado muy reflexiva y he encontrado paz, que es súper importante. Igualmente echo mucho de menos tocar en vivo, sentir esa libertad de poder entrar y salir, el aire fresco, y estar en contacto directo con personas queridas.

¿Qué papel representan las redes sociales en tu trabajo?

Es un medio más para hacer llegar mi música al público. Una de mis inquietudes es mostrar el mundo del piano y de lo que se considera «música clásica» de una manera fresca y moderna, y las redes son una muy buena vía para hacerlo.

¿Qué significan para ti San Francisco y Japón?

«San Francisco significa arriesgar y no tener miedo; y Japón es un lugar inspirador en muchos sentidos, lo que más recuerdo de allí es el silencio.»

El primer lugar que querrás visitar cuando pase todo esto…

Una cala perdida de La Costa Brava. 

Proyectos de futuro

Junto a la cantante Carla Gimeno de la banda The Crab Apples estamos trabajando en nuevas canciones juntas para grabar en estudio, y próximamente (cuando se pueda) empezaremos a hacer conciertos juntas. Es un registro nuevo para mí y me apetece muchísimo algo así. También estoy preparando nuevo repertorio con el cantaor Pere Martínez. Y ya me empiezo a imaginar el próximo álbum…que intuyo que será más ecléctico e introduciendo nuevas sonoridades. 

Un deseo (que no sea secreto)

Hacer una gira por Japón.

(*) Fotos: Carla Cascales Alimbau · Foto ola de mar: Nia Delfau.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario