Entrevista a la artista Carlota Pereiro

Del 24 al 27 de febrero tendrá lugar una nueva edición de UVNT Art Fair, la feria internacional de Nuevo Arte Contemporáneo, y CC/magazine es Media Partner. La artista multifacética Carlota Pereiro estará presente a través de la Galería Arniches 26 para inundar de color y expresionismo el espacio del COAM.

Hace unos días estuvimos hablando con ella sobre sus proyectos, sus orígenes, sus influencias y sus principales inquietudes, y esto fue lo que nos contó. Pasen y lean.

Autodefinición

Siempre me pareció muy complicado definirse a uno mismo, y estas cosas de decir listas de cosas favoritas concretas o describir algo con pocas palabras. Quizás diría que soy una persona muy espontánea, dispersa, impulsiva, pasional, alegre, muy sensible…

Creo que lo que hago, mi estilo, mi personalidad… tienen mucha conexión.

Al final lo que enseñamos al mundo es un poco el reflejo de lo que somos por dentro, como vestimos, el carácter… Todo está conectado, al menos en mi caso siempre lo dicen. Lo de autodefinición al final es un poco como instagram, la gente se define poniendo lo más bonito, pero lo menos bonito lo saben los que nos rodean, así que esta pregunta quizás habría que hacerla con el comodín del público jajaja.

¿Qué querías ser de pequeña?

De pequeña veía lejísimos lo de ser mayor, y aún lo veo ahora. No recuerdo plantearme que quería hacer en una vida de mayor y de seria, no sé, pero me gustaban mucho las artes y la creatividad, eso siempre fue así. Según me dicen en casa siempre decía que quería dibujar y pintar, que es lo que me pasaba el rato haciendo.

De hecho con 7 años monté con una amiga una tienda de dibujos en el hórreo de al lado de casa , y repartimos por todos los buzones de los vecinos unas tarjetas para invitarlos.

Yo no me acuerdo muy bien, pero mi madre siempre me lo recuerda partiéndose de risa.

La verdad es que era super tímida y me encantaba dibujar, hacer collage, cortar mi ropa y cambiarla… Mis padres siempre me pedían que hiciera las felicitaciones para enviar por navidad a sus amigos, y cada vez que llegaba la navidad ya veía yo venir el encargo anual de mis primeros clientes jajajaja

En el cole se me daba fatal memorizar cosas (y esto es algo que me sigue pasando a día de hoy), solo era capaz de memorizar más o menos si hacía dibujos y coloreaba todas las páginas para acordarme de los colores y donde estaban puestos. Hace un tiempo mis padres hicieron la típica limpieza en casa, y encontré los cuadernos de cuando era pequeña. ¡Eran una fantasía! Todas las páginas estaban pintadas, daba igual de que asignatura fuese, pero todas estaban llenas de dibujos y colores, hasta el fondo de las páginas coloreado entero, de arriba abajo. Aunque fuera la libreta de religión, pues yo dibujaba un Jesucristo, unas crucecitas y cosas así temáticas y las coloreaba.

¿De qué manera llegó el arte a tu vida? ¿viene de familia?

Mi padre es arquitecto y mi madre no se dedica a nada relacionado con el arte, pero es de las personas que conozco con más gusto, ambos tienen mucha sensibilidad. Supongo que de ahí viene algo, en casa siempre se maman cosas.

Como me gustaba mucho el arte desde pequeña me motivaron, me llevaban a expos, me regalaban cosas para pintar, etc.. En mi cole no había bachiller de artes así que estudie el de sociales, y cuando llegó la hora de decidir la carrera, yo todavía no había llegado mentalmente a ese punto por así decirlo. No tenía ni idea de qué hacer, ni conocía la mitad de las cosas que se podían estudiar. Siempre pienso como que he ido un poco por detrás de lo que se espera de cada persona en cada momento, (mis amigos me dicen de coña que es porque soy de finales de diciembre). En ese momento de decidir la carrera, a los 17 años, por inseguridades y demás cosas que tenemos, ni me planteé estudiar arte. O sea, siempre me encantó, pero a la vez no sé porqué, me veía como muy fuera de ese mundo.

En mi caso, al contrario de lo que suele pasar, recuerdo que mi madre me decía que hiciera Bellas Artes, y yo le decía ¡pero cómo voy a hacer eso yo! La otra opción que me planteé fue psicología, porque me encantan las personas y la mente humana, pero al final tampoco fructiferó esa idea y terminé diciendo: «bueno pues empresas, ¡que es lo que hace la gente que no tiene ni idea de qué hacer!» A los 21 acabé la carrera (todavía no sé cómo, porque me lo pasé muy bien aunque de la carrera ni idea) y me cambió la vida en todos los sentidos. Fue como el momento vital en que todo se tambalea y tienes que parar la carrera, en la que vamos metidos desde que somos pequeños, haciendo lo que parece que hay que hacer, y descubrir quién eres en realidad y qué es lo que quieres de la vida. A partir de ese momento, el arte empezó de verdad a formar parte de mi vida, y empecé también a enseñar lo que hacía al mundo (cosa que me costó mucho, porque me daba mucha vergüenza).

Creo que, como se suele decir, lo que está para uno, al final acaba saliendo en un momento u otro.

¿Como definirías tu estilo?

Creo que con algo como… espontáneo, alegre, honesto, colorista, informal… No sé, siempre me cuesta el tema de explicar las cosas que hago. Creo que es porque para mí no tiene tanto trasfondo, es algo visceral, sin ninguna explicación, y me cuesta mucho poner palabras a algo que sale irracionalmente, sobre todo porque mi campo es el visual.

Mi relación con el arte es algo como muy natural, muy humano y muy honesto.

Soy muy visual y esteta. Siempre se me dio muy bien la composición y los colores, y supongo que mi estilo va muy por ahí. No quiero transmitir ningún mensaje profundo, ni enseñar a nadie algo super técnico que no voy a entender ni yo, simplemente transmito mi manera de ver el mundo y hago algo que me hace feliz y que tiene la capacidad de hacer felices a otras personas.

Muchas veces me fijo en las cosas que pinto, y veo que hay muchas figuras de personas, animales, cosas de la naturaleza… y no sé, al final es como que la parte irracional de mí quiere decir algo a lo que no sé (ni me gusta) poner palabras. Me encanta cuando viene alguien que tiene alguna obra mía y me dice: «¡es que me levanto y me anima el día ver tu obra en el salón!» o «¡es que me transmite una alegría este cuadro!» Otras veces me dicen: «háblame de tu obra». Así, en frío, a palo seco. Y lo que suelo contestar es que mi obra soy yo, toma algo conmigo y charlemos de la vida, y verás de que va mi trabajo y mi estilo.

¿Cuáles son tus principales fuentes de inspiración y referencias artísticas de todos los tiempos?

Hay muchísimos artistas que me encantan y me han influido, y cada día descubro nuevos, tanto conocidos como no conocidos. Si me pusiera a enumerar se saldría el párrafo de la pantalla y tampoco me gusta nombrar sólo tres o cuatro. Hoy en día estamos rodeados de imágenes por todos lados, y creo que influye también todo lo que tenemos alrededor desde que somos pequeños, las personas que nos rodean, todo lo que vemos y vivimos en nuestro día a día: desde un paseo por la calle, una obra de teatro, una conversación, una forma en unos azulejos rotos, algo que descubrimos un buen día y nos impacta muchísimo…. No sé, creo que todo eso se queda almacenado en cada uno de nosotros junto con las influencias artísticas que vamos cogiendo de cualquier ámbito, y cuando te pones a crear, pues todas esas cosas salen y se mezclan con uno mismo.

Para que haya inspiración, sobre todo creo que hay que trabajar mucho. Porque cuando haces cosas, muchas veces te surgen otras que no tenías en mente y salen de repente.

Hay veces que hay bloqueos, claro, y a mí me ha pasado esto infinitas veces, y es muy frustrante y me digo: «bueno pues ya está, ya no me va salir nunca nada más, no sirvo para esto» (ella dramática jajaja). Pero al final si lo que haces está de verdad metido en tu persona, aunque tengas bloqueos, puede más ponerte a ello otra vez que dejarlo, porque no te planteas otra cosa.

También tengo que decir que soy muy perfeccionista y lo paso mal muchas veces con cosas que hago y según mi filtro no están a la altura, pero supongo que esto es una lucha infinita cuando te dedicas a algo que, en cierta manera, plasma tu alma en ese momento que lo has creado.

Otras de mis principales fuentes de inspiración es mi familia y mis amigos, a la hora de la motivación y de ver en el espejo de alguien lo que me parece que hay que hacer en la vida, que al final es dedicarte a algo que te haga feliz y tratar de hacer felices a los que te rodean.

Además de tus cuadros, desarrollas todo tipo de productos que puedan llevar tus dibujos. Desde ropa hasta alfombras, cerámica, complementos… ¿Qué puedes contarnos al respecto?

Sí, aparte de la pintura hago diseños para distintos productos, pero siempre partiendo de dibujos, pinturas o collages hechos a mano. Al principio tenía mucha manía a la parte digital, porque yo soy muy analógica (soy de las que van a las tiendas en vez de comprar por Internet porque me gusta hablar con humanos terrícolas), pero creo que ofrece otra manera de componer y diseñar, y hoy en día es una parte que utilizo bastante.

Me gusta mucho tener la posibilidad de trabajar en ambos mundos, el arte y el diseño. Creo que están relacionados entre sí pero a la vez es muy distinto pintar un cuadro, hacer una pieza cerámica, diseñar un pattern, o hacer un dibujo para plasmar en una alfombra.

Muchas veces me han dicho lo de.. bueno pero… «¿eres más diseñadora o más pintora?» como si diseñar un print fuera menos que hacer un cuadro, y para mí todo forma parte de lo mismo. No sé, para mí se trata de crear cosas usando distintos soportes, y no hay algo que sea más o menos importante. También creo que es una manera de acercar el arte a personas que no están tan metidas en el mundo artístico, llevándolo a veces a cosas que todos usamos en nuestro día a día.

También haces imagen gráfica, dirección de arte o Ilustración y has colaborado con empresas y organismos como AC Hotels by Marriot, Grupo Kabuki, La Cartuja de Sevilla, Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Kaiku Caffè Latte o la Comisión Europea, entre otros. ¿Cómo mantienes el equilibrio entre tu trabajo como diseñadora para el Museo Thyssen, tu trabajo de freelance y tu carrera artística?

Bueno, primero aclarar que equilibrio en mi cabeza… poco jajajaja. Paso mucho tiempo trabajando, porque al final me gusta mucho a lo que me dedico y cuando me pongo a ello se me pasa el tiempo volando. Hasta que estoy contenta con el resultado no paro, así que diría que mantengo el equilibrio trabajando mucho, aunque a veces tampoco es tan bueno, porque si estoy en medio de algo muy metida ¡me olvido hasta de comer!

Soy muy inquieta, me encanta hacer proyectos de todo tipo, y como mi perfil es bastante versátil me da la oportunidad de trabajar con un montón de soportes, personas y materiales diferentes.

Y esto es algo que disfruto mucho, poder hacer cosas tan diferentes pero siempre desde un punto personal.

Hay veces que el cuerpo me pide más diseñar, y es algo para mí como más fácil o más rápido por así decirlo, más funcional. En cambio cuando voy a pintar supone como una parte añadida de preparación; cambiarme de ropa, recogerme el pelo, descalzarme… Es como más corporal, más profundo. Por eso es algo que me gusta hacer sola.

No me gusta pintar en directo, porque para mí es algo íntimo, como la meditación.

Yo no soy capaz de meditar porque mi cabeza va a mil, pero cuando pinto, libero la mente de cosas y para mí es lo más parecido a hacerlo. Suelo pintar por las noches, cuando la mayoría de la gente duerme, porque es cuando estoy más tranquila. Estoy yo con los lienzos y ya está. Salga o no salga algo, no hay nada que moleste.

¿Sigues algún proceso creativo concreto a la hora de enfrentarte a un nuevo proyecto?

La verdad es que no suelo usar siempre el mismo proceso para nada, cada proyecto es diferente. Soy bastante impulsiva, y según el momento en que esté cuando me surge un proyecto nuevo pues lo abordo de una forma u otra. He de decir que a mi me motivan mucho todos los proyectos. Quiero decir, cuando hago algo nuevo, me da igual si el cliente es más grande o menos, para mí es crear algo para alguien y conseguir que lleguemos a un punto en que los dos estemos felices y orgullosos, así que me pongo a tope con lo que sea e intento que mi visión y la de la persona o empresa que me lo encarga quede plasmada lo máximo posible. Supongo que el proceso empieza por el prueba/error y así hasta el infinito en mi caso.

¿Podrías adelantarnos algo de lo que vas a presentar en Urvanity?

La Galería Arniches 26 nos propuso hacer unas obras colaborativas con otros 4 artistas, que son Ángela Mena, Xavi Ceerre, Jesús Crespo y Studio Lenca.  La idea es que yo hiciera unos diseños, collages o pinturas, impresos en tela de lienzo, y desarrollar unas obras con cada uno de los otros 4 artistas. Es una propuesta bastante diferente. Nunca he hecho una obra colaborativa de este tipo. Cada uno tiene un estilo y una manera de hacer, pero al final el proceso ha sido divertido y creo que el resultado ha sido muy positivo.

Es bastante curioso adaptar lo que crean dos personas y que ambos, aún teniendo estilos muy diferentes, veamos cómo pueden encajar y formar así algo nuevo.

¿En qué estás trabajando en estos momentos?

Pues aparte de Urvanity,  justo tengo una expo individual en la Galería Arniches 26 que se inaugura el día 19 y durará hasta el 27 de febrero.

Estoy bastante contenta con esta exposición porque a pesar de las prisas, los tiempos y demás cosas que van siempre en contra, creo que es la expo más personal que he hecho hasta ahora.

Quiero que cuando alguien entre en la galería diga: «Vale, ya sé quien es Carlota» y que sin tener que contar nada, que la gente diga: «Creo que entiendo un poco a esta persona o lo que pasa por su mente». Aparte de esto estoy preparando diseños para la siguiente expo del Museo Thyssen que se inaugura en marzo, y preparando otros trabajos de diseño y pintura privados.

Tu mantra para 2022

Pues en cuanto a actitud: ¡la honestidad y proyectar proyectar y proyectar!

Siempre estoy con esto, pero no me refiero solo al trabajo, sino a todos los aspectos de la vida. Pensar en positivo y visualizar las cosas que nos gustaría que nos pasen.

Disfrutar de las pequeñas cosas porque, somos muy afortunados y muchas veces lo valoramos muy poco, y me incluyo en esto.

BACK
BACK TO TOP

Deja un comentario