Stefan Sagmeister y su ponencia “Beautiful Numbers” llega al IED Madrid

Stefan Sagmeister, uno de los mayores genios de la creatividad de las últimas décadas, presenta su ponencia «Beautiful Numbers» en el IED Madrid, que el próximo 2024 cumple 30 años en la capital como escuela de referencia en profesiones artísticas y como dinamizador cultural imprescindible para entender el presente de Madrid como una de las principales capitales del diseño.

Esta charla, que además supone el cierre del Festival Moments, forma parte de su gira española, en la que, desde la creatividad, reivindica una mirada al presente con optimismo.

El diseñador visitará las sedes del IED – Florencia (29 de noviembre), Madrid (30 de noviembre) y Bilbao (1 de diciembre), Hondarribia (1 de diciembre, Espacio PEN) y Málaga (2 y 3 de diciembre, en Marbella Design Academy y Club MOM) – en una gira de «TALKs» entre el 29 de noviembre y el 3 de diciembre, en las que, coincidiendo con la publicación de su nuevo libro, expondrá la manera en la que observa el mundo desde una perspectiva a largo plazo.

“Con Beautiful Numbers reivindica una mirada optimista desde la creatividad.”

«Aquellos medios de comunicación inmediatos como Twitter, o las noticias que se lanzan cada hora, crean la impresión de un mundo fuera de control, con la democracia en peligro, conflictos en todas partes y a todas horas y un panorama general de fatalidad. Pero si observamos la evolución del mundo desde una perspectiva a largo plazo, casi todos los aspectos relacionados con la humanidad parecen mejorar. Cada vez menos personas pasan hambre, menos personas mueren en guerras y catástrofes naturales, más personas viven en democracias – y viven vidas mucho más largas – que nunca. Hace 200 años, 9 de cada 10 personas no sabían leer ni escribir, ahora es sólo 1 de cada 10.» Stefan Sagmeister

Gira y nuevo libro: Now is Better

«Now is Better» (Phaidon) es el nuevo libro de Sagmeister, en el que, a través del diseño y la creatividad, expone distintos datos estadísticos, recopilados sobre el momento actual, que demuestran que, en contra del pesimismo y el fatalismo que recogen las redes sociales o los medios de comunicación, desde una perspectiva a largo plazo, la humanidad no ha hecho sino mejorar. Para ello, mira datos como los que se refieren a la prevalencia del hambre en el mundo, a las tasas de alfabetización, la esperanza de vida, y al número de víctimas de guerras y catástrofes naturales.

“En su nuevo libro aúna el diseño con información estadística para mostrar una visión sorprendentemente positiva del momento actual.”

Este libro es a su vez una hermosa exploración basada en los hechos del progreso humano a lo largo de los tiempos, con la que nos insta a elegir la gratitud y el positivismo frente al pesimismo y la desesperación.

“Mediante este conjunto de obras explora cómo el diseño puede llegar al corazón de las personas y mejorar sus vidas.”

«Now is Better» aborda cuestiones relacionadas con la calidad de vida a través de estadísticas e información recopilada, revelando que – a pesar de cómo nos sintamos en el día a día – las cosas son mucho mejores ahora que antes.

“Sagmeister transforma ingeniosamente diferentes datos informativos en asombrosas obras de arte.”

Los datos visualizados se muestran incrustados en óleos del siglo XIX, bordados en lienzos o transformados en dinámicas impresiones lenticulares y vajillas pintadas a mano, muchas de las cuales se han expuesto en galerías de todo el mundo. Los estallidos de colores primarios, las deslumbrantes superposiciones geométricas y las ilusiones ópticas ayudan a dar vida a estadísticas alentadoras, y cada obra de arte se explica con más detalle mediante un pie de foto e información adicional en el endmatter.

Los temas positivos subyacentes en todo el libro se ven reforzados por un prólogo del psicólogo Steven Pinker, gran autoridad en el lenguaje y la mente; un ensayo del historiador del diseño Steven Heller; y una conversación entre Sagmeister y Hans Ulrich Obrist, conservador y director artístico de las Galerías Serpentine de Londres.

“Los cuadros históricos utilizados en esta serie proceden de la propia familia Sagmeister.”

Sus bisabuelos paternos, Gebhard y Rosalia Sagmeister, abrieron una pequeña tienda de antigüedades en Bregenz (Austria) en la década de 1870. Los objetos que la pareja no vendió se guardaron en el desván de la casa de la infancia del diseñador y ahora se han transformado en las obras que aparecen en este libro.

«La mayoría de nosotros preferimos la vida a la muerte, la comida al hambre, la salud a la enfermedad y la paz a la guerra. Preferimos vivir en democracias que en dictaduras, preferimos estar informados que ser ignorantes… y tenemos más posibilidades de encontrar una solución a estos problemas desde una posición de reconocimiento de los éxitos pasados que desde un lugar de fatalidad y pesimismo.» Sagmeister

El libro se presenta en un estuche troquelado con tipografía personalizada que interactúa con las ilustraciones de la cubierta. Cada libro incluye una impresión lenticular diseñada por Sagmeister, que expresa el creciente porcentaje de la población mundial que vive en democracias entre 1915 y 2015.

Entrevista a Stefan Sagmeister

Asimismo, aprovechando su visita a España, tuvimos el placer de entrevistarle, y esto fue lo que nos contó. Pasen y lean.

En tu nuevo libro, «Now is Better», animas al pensamiento a largo plazo y nos recuerdas que hay muchas cosas en el mundo que están mejorando. ¿Cómo surgió la idea de crear este libro? Y ¿cuál ha sido el principal reto?

Empecé a reflexionar sobre este tema cuando me invitaron a participar en una residencia como diseñador en la American Academy in Rome.  Trabajaba en un estudio precioso y participaba en las comidas y cenas fantásticas en su patio junto a artistas, escritores, arquitectos y arqueólogos. Estas eran comidas de tipo salón con cambios constantes de compañeros de mesa. En una velada, acabé sentado al lado de un abogado muy avispado que trabajaba en la Corte Europea: empezamos a hablar de política y me dijo que lo que ahora estamos experimentando en Hungría, Polonia y Turquía, pero también en Brasil y EE.UU., es en realidad el fin de la democracia. Así que después de cenar, ¡me puse a investigar!

¿Cuándo comenzó la democracia moderna? ¿Cómo le ha ido estos dos últimos siglos? ¿Dónde nos encontramos ahora? Pues, en 1823, se podría decir que solo existía una democracia, la de Estados Unidos. En 1923, ya había 18 países democráticos, después de la Primera Guerra Mundial. En 2023, tenemos 96 países democráticos, por primera vez en la historia de la humanidad, más de la mitad de la población mundial vive en una democracia, así que no podía estar más equivocado:

“No solo no estamos viendo el final de la democracia sino que estamos viviendo la edad de oro de la democracia.”

Esto me resultó interesante, porque se trata de una persona inteligente, educada, que claramente no se entera del mundo en el que vive.

¿Siempre has sido una persona optimista? Y, un optimista ¿nace o se hace?

Sí, soy optimista, y sí, creo que nací así. Pero también creo que el optimismo es indicio de un pensamiento racional. Si el resultado final de una situación puede ser excepcional o terrible – cuando las probabilidades son exactamente 50/50- entonces mis posibilidades de éxito mejoran claramente si lo enfoco desde una perspectiva positiva y no pesimista.

Y si las cosas ahora son mejores que en el pasado – el argumento central de la serie «Beautiful Numbers» – es de sentido común suponer que van a seguir mejorando en el futuro.

«Now is Better» también ha sido una exposición preciosa y fascinante de impresiones lenticulares originales, que se muestran junto a intervenciones en cuadros históricos que exploran el estado del desarrollo humano. Con esta exposición has destacado el progreso global a través de la representación artística de datos estadísticos a largo plazo. ¿Cómo surgió este proyecto? ¿Tienes planes para mostrar esta exposición en otros países y hacer de ella una exposición itinerante?

¡Sí! Ahora mismo hay una exposición de gira por México. Hay otra en Asia, en Seúl (Corea), y que seguirá en Shanghái (China). El año que viene, traeremos la exposición a Austria y esperamos poder llevarla de gira por una amplia variedad de países europeos. También estamos hablando con varios lugares de España.

Los lienzos en esta exposición son cuadros europeos antiguos que buscaste a lo largo de Austria, tu tierra natal. ¿Puedes compartir alguna anécdota que viviste durante el proceso de búsqueda de estos cuadros?

Revisé la historia de mi propia familia para ver en qué se diferenciaban las vidas de mis tatarabuelos, Jacob y Johanna Sagmeister, de las nuestras: resulta que eran completamente diferentes, ¡murieron seis de sus hijos! ¡Y no sufrían una maldición! No estaban malditos ni tenían una suerte terrible, sino que así era cómo era la vida hace 200 años en el resto del mundo.

Las siguientes generaciones de Sagmeisters, mis bisabuelos, tampoco lo tuvieron mucho mejor, murieron cinco de sus hijos. Pero ambos sabían leer y escribir, lo cuál les hacía de la élite en aquellos tiempos, ya que solo el 15% de sus contemporáneos estaban alfabetizados. Mis bisabuelos eran propietarios de una pequeña tienda de antigüedades en mi ciudad natal en Austria. Todo lo que no se vendía se guardaba en la buhardilla de la casa en la que crecí en Bregenz, hasta hoy. Así que estuve revisando algunos de estos cuadros históricos incorporándolos a visualizaciones de datos con el objetivo de que los espectadores posiblemente quieran colocarlos en los salones de sus casas, como recordatorios de que, si se mira el mundo desde una postura más alejada, obtendremos una perspectiva diferente.

Se integran los datos en óleos del siglo XIX, se bordan sobre los lienzos o se transforman en impresiones lenticulares y platos pintados a mano para transmitir un mensaje esperanzador. ¿Quién ha participado en este proceso creativo completamente artesanal?

Normalmente trabajo con distintos equipos dependiendo del medio. Los óleos del siglo XIX los creamos en un estudio en las Navy Yards de Brooklyn.

Llevo mucho tiempo impartiendo una clase en el departamento «Designer as author, designer as entrepreneur» en la School of Visual Arts de Nueva York. Con el tiempo, el deseo de tener el control sobre el contenido de nuestros diseños en vez de promocionar el producto de servicio de otra persona se convirtió en un aspecto primordial de nuestra actividad.

“El objetivo es recordar diariamente que el enfoque actual de noticias terribles no significa necesariamente que el mundo se esté acabando.”

Si miras el desarrollo humano desde la perspectiva del largo plazo, hay muchas cosas que son muy positivas. De todas las cosas que hemos diseñado, la ropa es de los medios más íntimos, personales e inmediatos.

Estamos viviendo actualmente un momento histórico con muchos roces debidos a temas religiosos, ideológicos y políticos que llevan a varios conflictos y guerras terribles. ¿Cómo conseguimos enfocarnos en las perspectivas más optimistas que retratas sobre el estado de la sociedad, en vez de sucumbir ante la embestida de desgracias que nos encontramos en las redes sociales y los medios?

Impartí una presentación de «Now is Better» hace dos semanas en Lviv, en Ucrania, 2 años después de que comenzara la guerra allí. Y sorprendentemente para mí, el feedback fue tan intenso que estamos hablando de llevar la exposición allí, así como publicar una versión ucraniana del libro.

En Israel y Gaza, muchos de mis amigos piensan que la situación está completamente perdida y que, tras décadas de conflicto, nunca habrá una solución. Aún así, siento que pensar a largo plazo puede aportar esperanza incluso a esta situación.

Por otro lado, los británicos y los franceses libraron una guerra sangrienta continua durante cien años. Sin embargo, ahora es casi impensable que estos países pudiesen revivir aquella matanza.

Tu charla «Beautiful Numbers» mantiene el mismo enfoque optimista y es una celebración, desde una perspectiva creativa, que mira el presente con esperanza. ¿Qué puedes compartir para aquellos que no puedan asistir?

“Muchos de mis amigos viven en un estado de pesimismo. Creen que el mundo está fatal y que solo empeora. Si sigues las noticias, esta mentalidad ciertamente tiene sentido.”

También creo que hay una forma completamente distinta de mirar el mundo: desde la perspectiva del largo plazo.

¿La creatividad puede cambiar el mundo?

Ahora mismo, el 50% de la población mundial vive en ciudades. Para esta parte de la población todo lo que les rodea ha sido diseñado, desde las lentillas a la ropa, las sillas, las viviendas, las calles, los parques, la ciudad… Este entorno diseñado afecta al habitante de una ciudad exactamente de la misma manera que la naturaleza afecta a una persona indígena que vive en una selva.

Se pueden diseñar bien o mal. Y sea como sea afectará a la persona. Claro que hay productos que pueden hacernos la vida más fácil, pero tendemos únicamente a fijarnos en ellas cuando fallan estrepitosamente. Puedo ir en un avión que asciende sin darle importancia alguna a lo increíble que es el trabajo de diseño que supone, porque solo me fijaré realmente en él cuando se estrelle.

Por cierto, ¿qué opinas de la publicidad hoy en día? Y ¿sobre las redes sociales?

“La publicidad tradicional está experimentando una crisis porque Google y Meta se han llevado todo su dinero.”

No creo que mucha gente que no sea del sector la eche mucho de menos.

Las redes sociales han creado una cantidad de problemas enormes, principalmente la segregación de adultos en distintos campos políticos y las publicaciones que llevan a la envidia entre adolescentes, además del acoso online para grupos de todas las edades.

¿En qué proyectos trabajas actualmente?

Teniendo en cuenta de que no se prevé un fin de noticias negativas a corto plazo, seguiré intentando mostrar la otra perspectiva del largo plazo durante bastante tiempo.

Sobre Stefan Sagmeister

Stefan Sagmeister fundó en 1993 la empresa Sagmeister Inc., con sede en Nueva York, y desde entonces ha diseñado para clientes tan diversos como el Museo Guggenheim, los Rolling Stones y la HBO. Su obra forma parte de colecciones de museos de todo el mundo, como el Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Museo de Arte de Filadelfia, el Instituto de Arte de Chicago, el Museo de Arte Moderno de San Francisco y el Museo de Artes Aplicadas (MAK) de Viena. Imparte clases en el departamento de posgrado de la School of Visual Arts de Nueva York. En la actualidad Stefan está considerado uno de los diseñadores gráficos y creativos más importantes del siglo XX-XXI.

(*) Imágenes facilitadas por IED.


 BACK


 BACK TO TOP