«El hombre en busca de sentido» de Viktor Frankl

Hay libros que te marcan más que otros, y este es de esos que recuerdas, que relees y que te aportan.

«El hombre en busca de sentido» es el estremecedor y revelador relato escrito por el psiquiatra austriaco Viktor Emil Frankl, donde nos narra su experiencia en los campos de concentración. Se publicó en Alemania en 1946, primero bajo el título «From Death-Camp to Existentialism» en 1959 y más tarde, en 1962 tras no haber tenido mucho éxito esta primera edición, decidieron cambiar a su título actual: «Man´s Search for Meaning». Ha sido traducido a medio centenar de idiomas y se han vendido millones de ejemplares en todo el mundo. De hecho, según la Library of Congress  de Washington, es uno de los diez libros de mayor influencia en Estados Unidos.

“El sufrimiento deja de serlo cuando encuentra un sentido…”

Viktor Frankl estuvo viviendo/sobreviviendo en diferentes campos de concertación durante la Alemania nazi, donde sufrió muchísimo y fue sometido a situaciones infrahumanas y torturas de todo tipo. Os daréis cuenta que no entra en mucho detalle en todo lo que aconteció en aquellas terribles circunstancias, ya que como él mismo dice, la intención de este libro es ahondar en los efectos psiquicos de los reclusos: cómo se abatían o degradaban ante el sufrimiento, mientras otros parecían madurar interiormente. De esa observación dedujo que no es sufrimiento en sí mismo el que madura o enturbia al hombre, sino que es el hombre el que da sentido al sufrimiento.

“Comprendí que un hombre despojado de todo todavía puede conocer la felicidad si contempla al ser amada. Incluso en un estado de desolación absoluta.”

Durante todos esos años de sufrimiento, Frankl sintió lo que significaba una existencia desnuda, así como perderlo todo. Padeció hambre, frío y brutalidades imposibles de creer, y estuvo muchas veces al borde de la muerte. Sin embargo, y a pesar de todo ello, pudo reconocer que la vida es digna de ser vivida y que la libertad interior y la dignidad humana son indestructibles.

“De acuerdo con la logoterapia, podemos descubrir el sentido de la vida de tres modos: realizando una acción, aceptando dones de la existencia o por el sufrimiento.”

Viktor Frankl es el creador de la logoterapia, método psicoterapéutico que se centra  en el sentido de la existencia y en la búsqueda de ese sentido por parte del hombre, que asume la responsabilidad ante sí mismo, ante los demás y ante la vida. Y es que fue él quien descubrió que disponer de una meta, de una intencionalidad y de una finalidad, a pesar de estar bajo condiciones dramáticas, ayuda a restablecer la fortaleza de los reclusos, ya que les da un sentido en su vida. Un camino que seguir…

“Quien tiene un porqué para vivir puede soportar casi cualquier cómo.” Nietzsche

Como vosotros mismos descubriréis, «El hombre en busca de sentido» es mucho más que el testimonio de un psiquiatra sobre los hechos y los acontecimientos vividos en un campo de concentración, es una lección de vida, que es necesario interiorizar.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario