Brutus: una trattoria moderna en la Plaza Gomila de Mallorca

Brutus abrió sus puertas hace un año aproximadamente, y se trata de un restaurante de estética brutalista. Nos encanta tanto por su estética y por su deliciosa cocina así como por su privilegiada ubicación en plena Plaza Gomila, el centro de uno de los barrios más emblemáticos de Palma, El Terreno.

Sitio: brutusrestaurante.com
Dirección: C/ Robert Graves, 2, Palma (Mallorca)

Su nombre y su decoración hacen referencia al Brutalismo, movimiento arquitectónico de los años 50.

Curiosamente, hasta los años 80 El Terreno, era el barrio más glamuroso de Palma donde prestigiosos escritores y artistas como Jimi Hendrix, Ray Charles o Tom Jones se dejaban ver por las calles y los residentes salían a cenar por los locales y bares convirtiéndose en la zona de ocio nocturno más popular.

Sin embargo, durante las últimas décadas el barrio ha sufrido una desmejora y decadencia, y de nuevo y gracias al Proyecto GOMILA están sacándole brillo para que recupere su auténtico esplendor.

El Proyecto GOMILA

Este proyecto nace con la iniciativa de la familia Fluxà, propietaria de la marca mallorquina de zapatos Camper. Ellos adquirieron varios edificios y solares en la plaza y solicitaron a los arquitectos GRAS y MVRDV que desarrollasen un proyecto de revitalización, con un total de 7 edificios con cromatismo e identidad propios. Dicho y hecho.

Actualmente hay cinco edificios terminados que corresponden a la primera fase y que incluyen el Centro Gomila, que constituye el corazón del barrio.

El edificio blanco donde se encuentra Brutus, se trata de una renovación de un diseño de 1979 del arquitecto Pere Nicolau. El mismo cuenta además con un amplio patio, oficinas y apartamentos que se elevan alrededor de este elemento central en una serie de terrazas y balcones escalonados. Junto al Centro Gomila están las casas rojas conocidas como Las Casitas, rematadas por un paisaje de terrazas en la azotea que permite a los vecinos socializar juntos.

Al otro lado del Centro Gomila, situado en una prominente esquina de la calle, se encuentra Las Fabri-Casas, un conjunto de casas adosadas con tejado en diente de sierra completado con fachadas de cerámica azul.

Detrás hay un edificio de apartamentos de baja emisión de carbono construido con bloques de tierra comprimida, con una piscina comunitaria en la azotea que ofrece vistas al cercano castillo de Bellver. Por último, al otro lado de la calle, en la misma Plaza Gomila, se encuentra el edificio ecológico La Plaza, una transformación de un edificio existente que alberga una reposición del histórico Bar Bellver, oficinas y una azotea comunitaria con vistas a la bahía y la catedral.

Interiorismo by Sandra Tarruella Interioristas

Como os avanzábamos, el naming de Brutus hace referencia al Brutalismo, y esto es algo que se ve reflejado en el uso de hormigón, tonos grises… características que sirvieron como punto de partida para la reforma del espacio, manteniendo parte de la estructura original con casetones vistos, paredes, pilares y suelos de hormigón.

El interior es abierto y cálido debido a la combinación de madera y hormigón, así como lámparas y mobiliario de diseño principalmente de madera de Ipé y Teca, y detalles como vigas pintadas en amarillo y paredes de color azul añil.

Igualmente, el espacio de comensales del local se zonifica gracias a dos grandes alfombras de gresite, que permiten colocar distintos tipos de mesas, redondas y cuadradas.

La conexión entre el interior y la terraza se logra mediante carpinterías acordeón, permitiendo una transición fluida. La terraza, diseñada como una prolongación del interior, presenta una topografía de macetas a diferentes alturas, iluminadas por la noche para crear un ambiente mágico.

Un restaurante honesto y dinámico

En lo gastronómico, Brutus ofrece una cocina abierta al comedor de influencia italiana y también pizzas, y con servicio de brunch, comidas y cenas, donde la presencia de horno de leña para elaborar sus platos está omnipresente.

Gracias a sus 3 grandes barras: bar-coctelería, zona de pastas y horno de leña, hacen de esta trattoria contemporánea  un espacio dinámico y honesto en el que poder contemplar la preparación de los diferentes tipos de platos.

Con una carta que solo utiliza productos de temporada y sabores mediterraneos, Brutus tiene como objetivo trasmitir y compartir amor por el producto, cercanía calidad y sencillez. Entre sus delicias destacamos la berenjena asada con tomate San Marzano y pesto; el carpaccio di tonno; los espaguetis Cacio e Pepe, los Paccheri al pomodoro, con burrata y albahaca, la corvina al horno de leña con salsa gremolata y tomatitos o el tiramisú cremoso o la tarta caprese de chocolate sin gluten. Mmmm…

Muy recomendable.

(*) Fotos: Salva López proporcionadas por Brutus.

BACK
BACK TO TOP