Arte y diseño cerámico by Eguzkine

Descubrimos las creaciones de Eguzkine Zerain cuando estuvimos en Lanzarote hace unas semanas. Concretamente en el hotel en el que nos alojamos, el Buenavista Lanzarote Country Suites. Todas las mañanas nos servían los desayunos en sus vajillas y quedamos fascinados. Tanto que decidimos ir a su tienda-taller para hacernos con algunas adquisiciones de su marca Eguzkine. Y como no podría ser de otra manera, caimos en la tentación. Y es que como podréis comprobar, las porcelanas de esta creadora alavesa son puro arte.

A continuación os dejamos la entrevista que le hicimos donde nos cuenta como surgió todo, así como su pasión por esta increíble isla canaria.

¿Cuándo, cómo y por qué decidiste dedicarte a la cerámica?

A los 15 años vine a Lanzarote por primera vez a visitar a mi hermana mayor que vivía aquí. Pasé tres meses inolvidables y no me quería ir… Aunque creo que desde que me bajé del avión sentí que quería quedarme para siempre.

Así que regrese todos los veranos soñando con cumplir 18 años y quedarme aquí. De hecho, fue a los 20 años cuando por fin vine para quedarme. Y justo el mes que llegué comenzaba un curso de dos años de reproducciones arqueológicas al que me apunté y en el que pude explorar muchos materiales para la creación y reproducción de piezas; entre ellos el barro de las montañas de Lanzarote. Aprendí las técnicas y la historia de la cerámica Canaria.

Lo curioso es que desde pequeña ya tenía un lazo hecho con la arcilla y solía comprarme barro a escondidas y hacia esculturas en mi habitación. De ahí que este curso me diese la oportunidad de desarrollar aún más mi gusto por la arcilla. Y a los 22 años abrí mi primer taller de cerámica y mis primeras primas las vendó en los centros turísticos y en el mercado de Haría.

Aún así, y por más tesón que le puse tuve que abandonar mi sueño pues emprender algo así a tan tierna edad no era fácil. Pero seguí trabajando con barro siempre que pude, con otras personas y de otra manera, lo que me aportó mucha experiencia. Después de aquello, lo dejé por completo y me dediqué a viajar y a estudiar Educación Infantil, otra de mis pasiones: aprender desde la experimentación.

Sin embargo, las ganas de crear y vivir de ello siempre estuvieron latentes en mí y hace 7 años tomé la decisión de dedicarme a la cerámica. Invertí todo lo que tenia en ese momento en todo tipo de materiales nuevos para mí y comencé el taller en el salón de mi casa y en el jardín. En pocos meses encontré esta casa en Teseguite, y poco a poco la fui convirtiendo en mi casa taller. Estar en la carretera, visible al público, hizo que pudiera entrar en contacto con las personas que me visitaban, y este contacto es mi máxima fuente de inspiración: estar con las personas, hablar, compartir y crear juntos.

«Mis piezas son la unión entre mi pasión por la arcilla y la pintura, el amor que siento por Lanzarote, y las personas que entran al taller, con las que comparto ese mismo amor por la isla y el arte.»

¿Qué materiales empleas para elaborar tus piezas?

Las piezas están elaboradas con porcelana Limoges y barros refractarios de diferentes colores. La mayoría están esmaltadas para el uso culinario aunque también hay piezas decorativas, como lámparas o esculturas.

Llevas a cabo talleres. ¿Puedes contarnos un poco más al respecto?

Hasta ahora he realizado talleres acompañando a las personas que me lo pedían a llevar a cabo sus propias ideas o proyectos. Ahora no puedo ofrecer este tipo de taller, pero espero hacerlo más adelante.

Actualmente mi propuesta como taller es tener la experiencia de esmaltar dos piezas de porcelana; ofrecer los materiales y la información necesaria para explorar libremente.

¿Podrías decirnos algunos de los lugares en la isla que usan tus creaciones? ¿En qué otros lugares de la península y más allá tienes clientes?

Mis creaciones están en Buenavista Lanzarote Country Suites, en el Hotel Palacio de Ico, en el Hotel Nautilus, en La Bodega De Santiago, en Coentro, en Volcán grill La Corona.

En los comienzos trabajé con el Hotel Santo Mauro en Madrid y también hice toda la vajilla para un restaurante en Ibiza la Masía d’en Sort, pero que no ha podido abrir.

Me han propuesto trabajar en diferentes galerías en Madrid, Paris e Italia, pero de momento no he querido ampliar el mercado por las características de mi proyecto. He preferido dedicarme al cliente particular y mantener la esencia de atención personalizada. Aún así, estudio la manera de poder participar en algunas de esas propuestas, siempre que sean coherentes con mi esencia.

¿Alguna anécdota desde que empezaste con tus cerámicas?

Entrar al taller creo que habla de mí y de todos los encuentros mágicos que suceden en este espacio. Aunque todo lleva mi esencia imperfecta, es muy clara la diversidad en las formas y acabados. Muchas veces me preguntan cuantos artistas trabajan en el taller… jejeje

¿Haces vajillas por encargo?

«Realizo vajillas por encargo y a medida, y siempre me gusta escuchar las ideas del cliente para crear juntos y llegar a personalizar las creaciones.»

Envío a todo el mundo, con un packaging especializado y bajo mi responsabilidad de que todo llegue en perfecto estado.

Ahora se puede los pedidos se hacen desde la web eguzkine.com, vía email y también por Instagram @eguzkine__ Pero estoy preparando una tienda online a la que se podrá acceder desde la web actual.

(*) Fotos: Aída Rivero Díaz (@Aidarivero__)


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario