Los arcoíris textiles de Gabriel Dawe

Hoy os queremos hablar de un artista multidisciplinar mexicano, actualmente afincado en Dallas (Estados Unidos) que nos fascina.

“Trabajo con textiles para desafiar las normas de género y el pesado bagaje de estereotipos con los que crecí.”

Se llama Gabriel Dawe y su trabajo se caracteriza por hacer instalaciones site-specific creadas a partir de metros y metros de hilos de colores. Visualmente sus obras son impresionantes, pero lo mejor es el transfondo que hay detrás de todas ellas.

Y es que cuando era niño, por el hecho de ser un hombre, no se le permitía tejer. Las mujeres de su familia no lo veían bien. Por este motivo, cuando creció y tuvo claro a qué iba a dedicar su vida, decidió revelarse de esas prohibiciones machistas y sin sentido creando estos increíbles arcoíris textiles con los que crea ilusiones ópticas a partir de sus miles de hilos entrelazados, que juegan con la luz y el color.

Esta serie es uno de sus trabajos más representativos y más conocidos, y se titula Plexus por la red de tejidos que conforma nuestro sistema nervioso – es decir, la unión de las venas y nervios -, así como por la interconexión que se establece entre nosotros y nuestro entorno. Si tenéis la suerte de poder enfrentaros a alguno de ellos os daréis cuenta de que debido a su curiosa construcción tendréis la sensación de que se trata de un haz de luz multicolor, generado por alguna fuente interna o externa.

“También quiero rendir tributo al folclore mexicano y reflexionar sobre normas machistas, que por desgracia siguen muy vigentes en mi país.”

Para llevar a cabo sus luminosas, coloridas e hipnóticas instalaciones emplea una herramienta diseñada por él mismo, similar a una aguja gigante, con la que hilvana hilos kilométricos. Y para instalarlos necesita unas diez horas de trabajo, ya que la intención de Gabriel Dawe es coser sus arcoíris al espacio expositivo en el el que se ubica.

(*) Fotos: Gabriel Dawe.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario