Entrevista a Ezequiel Pini, fundador del estudio de diseño 3D Six N. Five

Six N. Five es un estudio de diseño especializado en diseños 3D preciosistas, minimalistas y evocadores. Basta con enfrentarse a uno de sus diseños para caer rendido ante su particular idiosincrasia. Aunque el estudio nació en Buenos Aires, la sede actual se encuentra en el barrio de Poblenou (Barcelona), desde donde crean composiciones (imágenes, films y objetos) contemporáneas elegantes y con una atmósfera hipnótica, que en muchos casos se confunden con la realidad, y que están a medido camino ente ek el arte y el diseño.

Hace unos días entrevistamos a su fundador, Ezequiel Pini, y esto fue lo que nos contó. Pasen y lean.

¿Cuándo, cómo y por qué decidiste montar el estudio?

El estudio lo fundamos a mediados del año 2014 en Buenos Aires, Argentina.

“Después de un período de trabajo en distintos estudios, realmente sentí que necesitaba hacer mis propias cosas, transmitir mi propio mensaje.”

Tuve hermosas experiencias trabajando en estudios, conocí gente agradable y aprendí mucho. Pero después de un tiempo, pensé que necesitaba mi propio espacio, para desarrollar mis propias ideas, para conseguir mis propios clientes.

Siento similitudes en esta situación con el momento en el que buscas un poco de independencia y dejas la casa de tus padres.

¿Por qué Barcelona?

En el año 2013, tuve la experiencia de vivir y trabajar en Madrid por un período de 6 meses. Esa experiencia de vivir afuera de mi país me hizo pensar que podría desarrollar mi carrera fuera. Básicamente por eso, dos años después de haber creado Six N. Five, y teniendo a la mayoría de nuestros clientes fuera de nuestro país, pensé que era un buen momento para mudarme y tener nuevas experiencias fuera.

“Barcelona siempre fue mi favorita. Para mí es una ventaja vivir en un lugar donde la gente habla tu mismo idioma, la playa y la montaña están muy cerca, compartimos cultura y suceden muchas cosas buenas.”

 ¿Cuál es tu background?

Estudié la carrera de Diseño Gráfico en la Universidad de Buenos Aires. Mientras estudiaba, trabajé en algunos estudios, primero como desarrollador y luego como diseñador web. Después de eso, pasé a la animación 2D y, por último, trabajé como diseñador 3D, donde me sentí más cómodo, y eso es lo que sigo haciendo hoy en día.

¿De dónde surge tu pasión por el 3D?

Yo creo que a partir de haber descubierto la herramienta.

“El universo del 3D es ilimitado y permite recrear cualquier idea y que luzca como una imagen, video o experiencia real.”

¿Cuáles son tus principales fuentes de inspiración?

Realmente encuentro inspiración en todas partes, creo que todo puede ser una fuente de inspiración.

“Trabajar con 3D me da la posibilidad de combinar una textura que me guste, con una forma que me encanta y colocarlas por ejemplo, en un edificio o espacio donde me gustaría vivir.”

Por eso, cuento con una amplia colección de referencias e inspiración que ayudan en mi trabajo diario. Como diseñador veo muchas imágenes, y por este motivo intento estar al día en todas las tendencias de diseño que ocurren en las diferentes áreas.

¿Cuáles son tus referentes?

Esta pregunta siempre me cuesta mucho responder porque no se me viene nadie específico a la mente. Admiro colegas y artistas que son humildes, que trabajan duro por lo que quieren y logran los resultados deseados.

“Si tengo que elegir a mis referentes, no puedo elegir a nadie más que a mis padres.”

Vuestras creaciones están llenas de imaginación, poesía, vanguardia, innovación y mucho diseño. ¿Cómo definiríais vuestro estilo?

Podría elegir algunas palabras para hablar sobre nuestro estilo: sutil, suave, conceptual, gráfico, mayormente pastel y a veces provocativo. El alma del estudio tiende a situarse en la frontera entre el arte y el diseño. Creemos que ambos tienen similitudes, pero son completamente diferentes, por lo que nos encanta explorar el mundo quedándonos en esa frontera. Nuestra segunda mejor característica es que también nos encanta crear imágenes que puedan producir algo más en el espectador: un sentimiento, una sonrisa, placer o incluso incomodidad.”

No es fácil, pero a veces lo logramos y nos sentimos muy orgullosos de nuestro trabajo cuando esto sucede.

¿Cómo es el tipo de cliente que trabaja con vosotros? ¿Suelen daros bastante libertad?

Por suerte sí. Si bien en los primeros años esto no pasaba, debo confesar que los ultimos años han sido muy buenos. Los clientes nos llaman porque encuentran en nosotros un estilo, una forma de ver las cosas, de diseñar. Y nos dan mucha libertad y confianza. También tenemos la suerte de trabajar para clientes directos en estos últimos años, y todas las experiencias han sido muy buenas.

¿Seguís algún proceso creativo concreto o abordáis cada proyecto de una manera diferente?

Nuestra forma de abordar los proyectos es bastante similar a estudios de los diferentes rubros del diseño. Voy a ser un poco técnico, pero empezamos a buscar referencias de iluminación, materiales, espacios y texturas, un moodboard. Luego iniciamos la proyección en un boceto, dibujando o en ocasiones haciéndolo directamente en el software 3D. Allí modelamos, colocamos luces y cámaras como se hace en el mundo real y comenzamos el proceso de sombreado. Aquí probamos combinaciones de colores, luces, posiciones, modelos hasta llegar a un resultado donde nos sentimos felices y renderizamos.

El proceso más largo es conseguir realismo. Pasamos muchas horas o incluso días dependiendo del proyecto, agregando imperfecciones, polvo y detalles para que se sienta más realista.

Habéis trabajado para grandes diseñadores y marcas como Studio Urquiola, Patricia Bustos, Fedrigoni, Nike, Burberry, Massimo Dutti, Uniqlo, Microsoft, Cassina o RicardoBofill, así como con grandes directores de arte nacionales e internacionales. ¿Con quién os encantaría trabajar? Y ¿qué proyecto os ha marcado especialmente de todos los que habéis llevado a cabo?

¡Hay muchas marcas muy bonitas! Nosotros somos muy apasionados con nuestro trabajo y cada nuevo proyecto que incorporamos al estudio, lo vemos como un desafío. Creo que el cliente que más nos ha marcado y con el que seguimos trabajando juntos es Microsoft. Hemos creado muchos fondos de pantalla para sus dispositivos, algo que nos parecía inalcanzable años atrás. Esto definitivamente marcó un antes y después.

Este año pasado pasasteis de lo virtual a lo real con Six N. Five Objects. ¿Qué tipo de productos podemos comprar? ¿Cada cuánto tiempo los vais a ir actualizando?

¡Sí! Ha sido un desafío y seguimos en ello. En el mundo de lo «real» todo cuesta un poco más y los tiempos son mucho más largos. Nosotros estamos acostumbrados a diseñar y ver el resultado casi instantáneamente, y cuando dejas la pantalla, no funciona igual. Eso nos ha dado un buen aprendizaje. Actualmente, muchos están en etapa de prototipo, y otros en producción.

“Este año lanzaremos algunos productos, que serán ediciones limitadas y muy selectas.”

Imaginamos que en uno o dos meses ya podremos lanzar algunos, y a finales de año ya tendremos unos 7 productos disponibles.

Uno de vuestros próximos proyectos es vuestro propio showroom. Una maravilla que refleja muy bien vuestro universo. ¿Qué podéis contarnos al respecto?

Sí, en realidad será nuestro espacio. Estarán los escritorios donde llevamos nuestro trabajo digital, una zona con realidad virtual, un espacio de taller con impresora 3D… y la parte delantera la utilizaremos como showroom.

“La idea es que nuestro espacio sea multidisciplinar, y que a la vez esté abierto para mini eventos, para juntarse con colegas… Queremos que allí pasen muchas cosas.”

¿En qué estáis trabajando en estos momentos?

No podemos nombrar a los clientes por contratos de confidencialidad, pero sí puedo decir que estamos haciendo unos vídeos e imágenes para algunos de los clientes con los que ya trabajamos anteriormente. A la vez, estamos terminando nuestro primer cortometraje, que es un vídeo de entre 3-4 minutos, con el que llevamos muchos meses trabajando.

Un sueño

Mi sueño es poder seguir diseñando siempre.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario