El agente topo: ternura, compasión y realidad

El mensaje es claro: tenéis que verla. Porque «El agente topo» es de esas películas tan necesarias como bellas por todo lo que entrañan. De hecho, desde su estreno en el Festival de Sundance de 2020, ha desfilado por otros muchos certámenes cinematográficos siendo muy bien valorada hasta colarse entre las aspirantes a mejor película documental en los Oscar.

Dirigida y escrita por la chilena Maite Alberdi, «El agente topo» es un documental con recursos de ficción, que narra los pasos de Sergio Chamy, un espía de 83 años que ingresa en una residencia de mayores para investigar el trato que allí recibe una de las inquilinas. A partir de esa premisa surge toda una trama surrealista que se debate entre las risas y las lágrimas.

Y es que«El agente topo» está repleto de mensajes importantes, y te hace reflexionar sobre la vida y la muerte, sobre nuestros mayores y sobretodo sobre la soledad casi nunca elegida… Pero todo ello contado con mucha ternura, sensibilidad, respeto, ingenuidad y un ingenio asombrosos. Está claro que su protagonista, Sergio Chamy, cuya actuación es sublime, es el artífice de que esta carambola suceda, pero sin una dirección y un guión tan maravillosos no hubiese sido posible.

Otras particularidades de esta película que la hacen muy recomendable son: el tiempo que se toma Alberdi para mostrarnos toda la historia; los detalles, como los audios que graba Sergio a Rómulo – su «jefe» – sobre sus meditaciones diarias, que sirven como testimonio de todo lo que acaece en la residencia de ancianos en la que debe permanecer 3 meses o sus problemas iniciales con la tecnología, que además de ser divertidos, resultan esenciales para comprender y reflexionar sobre la vejez, la familia…; así como los personajes femeninos, que juegan un papel fundamental en toda esta historia. Ellas son la cara visible de lo que significa estar recluidas en un lugar en el que las cuidan y les dan cariño, pero que no es su hogar, y al que lamentablemente nunca acuden sus familiares, a pesar de estar vivos.

Sin más, y como os decíamos al inicio, tenéis que ir al cine a ver «El agente topo», y quienes tengáis familia recordad: no dejéis de cuidadles. La vida es una y se acaba más pronto que tarde.

(*) Fotos: fotografamas de la película.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario