Pretend It’s a City by Martin Scorsese y Fran Lebowitz (Netflix)

La serie documental «Pretend It´s a City» acaba de aterrizar en Netflix y, ya os adelantamos, que es una joyita. Está producida y protagonizada por Fran Lebowitz y Martin Scorsese, y dirigida por éste último, y lo cierto es que es una delicia llena de humor inteligente y corrosivo e ironía. Consta de 7 episodios de menos de 30 minutos de duración, con los que no podréis parar de reír. Y es que el sentido del humor de ella y las risas espontáneas y cómplices de Scorsese son contagiosas.

Se nota que son amigos de verdad y que hay una gran química y entendimiento entre ellos, y todo eso consiguen trasladárselo al espectador. Además, ambos comparten una pasión común que es su amor por Nueva York, y de ahí que se hayan unido de nuevo para conversar sobre esta ciudad que a tantas personas fascina, después de Public Speaking.

“La gente a menudo me pregunta por qué sigo aquí. Y contesto: ‘De acuerdo, ¿qué otro lugar sugieres?’ El caso es que si se me ocurriera un sitio mejor ya estaría allí”.

Quienes no conozcáis a Fran Lebowitz  tenéis que saber que algunos críticos literarios la consideran una Dorothy Parker moderna, y que es toda una institución neoyorquina. Esta escritora, ensayista e ingeniosa cómica de 70 años, fue durante 10 años taxista en Nueva York y limpiadora de casas. Nunca le gustó trabajar hasta que descubrió su gran talento para escribir y opinar, y con el que a día de hoy se sigue ganando la vida y recibiendo múltiples elogios por su buen hacer. Por si esto fuera poco, fue colaboradora habitual de la revista Interview de Andy Warhol y también es famosa por su estilo masculino a la hora de vestir, que nunca abandona. Fran vive sin móvil ni tablet, y, según ella, es la única persona en toda la ciudad que mira por dónde va… y la única que se fija en el suelo, donde hay cosas muy interesantes como anuncios, frases inspiradoras, placas conmemorativas, graffitis…

El principal foco de estas hilarantes conversaciones entre estos dos popes es Nueva York, quienes hacen especial hincapié en su red de transportes, en la limpieza de la ciudad y en las nuevas generaciones que habitan en ella. Aunque también hablan sobre libros – ella tiene más de 10.000 y gracias a ellos se siente inmensamente rica -, películas y sobre la vida en general. Y es que Fran da rienda suelta a sus divagaciones sobre distracciones mortales, sobre lo terrorífico que le parece la renovación de Times Square, así como sobre los inconvenientes del metro y algunos desastres arquitectónicos; sobre los taxistas, sobre el dinero, y sobre la vez que Charles Mingus la persiguió por la calle; o sobre los placeres culpables que detesta, sobre la tecnología, sobre las fiestas… entre otros temas.

“Sé que enfurezco a mucha gente, pero a esas personas les preguntaría: ‘¿Quién soy yo? ¿acaso tomo decisiones por ti?’. ¡Si no estoy a cargo de nada! Entendería que les molestara si cada vez que digo que algo debería ser de determinada forma yo pudiera cambiarlo… Pero si pudiera cambiarlo la que no estaría enfadada sería yo. La rabia es porque no tengo poder, pero sí muchas opiniones”.

Imperdible.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario