«Temas de conversación» by Miranda Popkey

«Temas de conversación» es el debut de Miranda Popkey (Santa Cruz, California, 1987): una novela que muestra un retrato heterogéneo de la vida de su narradora a lo largo de dos décadas, y donde aborda con gracia, maestría, ingenio y sin tapujos temas de conversación controvertidos como las paradojas del deseo femenino y los elementos que componen nuestro propio storytelling vital.

“Somos lo que contamos y lo que reprimimos, lo que escondemos y lo que decimos.”

Además de escritora, Popkey es editora, traductora y trabajadora social. Está Licenciada en Humanidades por la Universidad de Yale, y tiene un máster en escritura creativa por la Washington University de Saint Louis. Y asiduamente colabora en medios como The New Republic, The New Yorker, Harper’s y The Paris Review.

“El deseo de tener el control es muy poderoso. Y a veces es más fácil sabotear algo –incluso algo que te hace feliz– porque así controlas cómo termina.”

A lo largo de estas 192 páginas, Popkey nos habla de un viaje de juventud a la costa adriática con los diarios de Sylvia Plath, hasta su actual vida de madre soltera en California, pasando por sus diferentes fracasos amorosos, episodios recurrentes de autosabotaje o la búsqueda quimérica de la estabilidad, así como confidencias y anécdotas varias sobre sus conflictos y vaivenes emocionales, con los que es fácil empatizar.

“El libro trata sobre explorar cómo, cuándo y por qué exponer un punto de vista particular también supone asumirlo.”

La mayoría de las conversaciones que la narradora mantiene son con otras mujeres, y en ellas ahondan en los detalles y en las diferentes problemáticas de género.

“Creo que para algunas mujeres heterosexuales, una conversación con un hombre heterosexual siempre tiene un cariz sexual, aunque no sea de manera consciente o ni siquiera se desee. Al menos para mí fue así durante muchos años. Era difícil mantener una conversación con un hombre sin una evaluación o juicio sexual. Ya no me ocurre pero pensé que mi protagonista tendría, durante la mayor parte de la novela, tratar de determinar si el hombre está interesado en ella o intentar que lo esté. También creo a veces es más fácil confesar algo vergonzoso a una extraña que nunca vas a volver a ver que hacer lo mismo con alguien a cuyo juicio tendrás que seguir enfrentándote el resto de tu vida.”

Curiosamente, después del último capítulo, incluye un par de epílogos: «obras (no) citadas» y «obras citadas», donde enumera títulos de películas, libros, series de televisión, newsletters o webs que le han influido y que quiere recomendar como el libro «Cómo debería ser una persona» de Sheila Heti o el de Miranda July: «El primer hombre malo», la newsletter «Leyendo el tarot» de Jessa Crispin, la película «L.A. Confidential» de Curtis Hanson, el cortometraje de Wes Anderson «Hotel Chevalier» o las temporadas 1-3 de la serie «El ala oeste de la casa Blanca» de Aaron Sorkin.

“Me sentía en deuda con esas obras que aparecen citadas porque quiero darle la oportunidad a otras personas de leer, ver o escuchar lo que yo había leído, visto o escuchado si quieren. Todo se basa en lo que vino antes.”

Y en la parte de agradecimientos menciona a su terapeuta en San Luis, a Louise Glück, que fue su profesora de poesía en Yale y quien la animó a escribir; a Mária Švarbová, la increíble fotógrafa autora de la portada del libro, así como a San Romanoff y Bozlee Samadzadeh-Hadidi: «por querer incluso y particularmente cuando insisto en no desear que me quieran».

Un lectura que devoraréis sin pensarlo.

Gatopardo ediciones.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario


Suscríbete

a CC/magazine newsletter

Inspiración y recomendaciones muy top te están esperando...