«La terrible historia de las cosas bellas», un ensayo de Katy Kelleher

La periodista y ensayista estadounidense Katy Kelleher especializada en escribir artículos sobre arte, diseño, naturaleza y ciencia en publicaciones como The New York Times, es la autora de «La terrible historia de las cosas bellas. Ensayos sobre deseo y consumo» (Alpha Decay), una colección de ensayos magníficos, lúcidos y adictivos sobre los objetos bellos, nuestra relación con ellos y lo que esconde su producción.

A través de sus investigaciones, Kelleher ha descubierto el verdadero coste que comporta satisfacer nuestros deseos, y ha concluido que detrás de todo objeto hermoso se esconde inevitablemente una historia de dolor, extorsión y decadencia.

Consumir menos y establecer vínculos con las cosas que usamos y admiramos

La periodista estadounidense recorre en su libro la historia de diez brillantes ensayos en los que nos muestra que esconde la industria del lujo, mientras aporta datos históricos así como recuerdos personales y reflexiones empáticas, en las que asume que desear la belleza es algo intrínseco al ser humano.

“No es necesario comprar cosas nuevas. Siempre habrá algo que reparar que nos conecte mejor con nuestra historia y con los demás.”

Todas estas investigaciones han provocado que la autora solo compre ropa de segunda mano, ya que no quiere apoyar a la industria de la moda.

Además, aunque está convencida de que la belleza es positiva para nosotros, considera que debemos contemplarla desde otras perspectivas menos consumistas y obsesivas. Porque no se trata solo de tomar decisiones de consumo mejores sino de considerar el impacto que tenemos en el mundo y tratar de reducirlo.

El deseo vs consumismo

Tal y como asegura Kelleher, el deseo es una parte increíblemente importante de la vida humana, ya que es lo que nos impulsa a hacer cosas, a crear y a amar. Pero el deseo no se trata solo de obtener lo que queremos. El deseo se trata de querer. ¿Qué sucedería si cada uno de nuestros deseos se cumpliera? ¿Qué haríamos? ¿Cuál sería el sentido de la vida entonces? El deseo también trata de la carencia. Necesitamos el deseo y necesitamos experimentar algún nivel de carencia para vivir plenamente. Hay un elemento de dolor, de necesidad, de anhelo, incorporado en nuestra mente.

“Nos sentimos atraídos por la belleza, pero también nos sentimos atraídos por la oscuridad.”

Por otro lado, el consumismo excesivo no tiene que ver con la belleza sino con las apariencias y el estatus. Hay muchas personas que compran demasiadas cosas porque creen que eso hará que sus vidas sean mejores, es algo insconsciente, pero que encierra un vacío que lo material jamas podrá llenar.

“Hay muchas formas de experimentar la belleza y de disfrutar de cosas hermosas sin gastar un céntimo.”

Sin más, y como os avanzábamos, la lectura de este libro es imperdible. Se devora gracias a la prosa y al ingenio de su autora.

A la venta en vuestras librerías de barrio.


 BACK


 BACK TO TOP


Suscríbete a nuestra dosis
de inspiración semanal