TVboy: la calle es mi museo

Contacto: Libros Cúpula

Edición rústica con solapas: 21,90 €

TVboy, el artista de Palermo (Sicilia) que lleva más de 13 años viviendo en Barcelona, es uno de los máximos exponentes actuales del arte pop urbano.

«Apaga la tele y sé el protagonista de tu propia vida.»

Curiosamente, este libro que os recomendamos entró en imprenta en febrero de este año para que estuviese en librerías en marzo, y TVboy decidió incluir ¡una imagen de la Mona Lisa con mascarillas haciéndose un selfie! – según nos cuenta su intención era denunciar la cancelación del Mobile World Congress debido a la «fobia de Occidente» al contagio (por eso así la imagen de la Mona Lisa, símbolo del continente), insinuando que el cierre del congreso tendría más que ver con un boicot a la tecnología china que con el supuesto temor a la propagación del virus; y también quería reflexionar en torno a nuestra relación con la tecnología, que en determinadas ocasiones puede asemejarse a un virus, que nos convierte en esclavos -. La verdad es que este ejemplar es sobre todo un retrato de personajes contemporáneos con mucho sentido del humor, ironía y grandes dosis de filosofía de vida para que reflexionemos al respecto.

Hasta el momento ha expuesto en ciudades como Roma, Milán, Barcelona, Madrid, Berlín, Munich, Londres, Miami o Las Vegas. En todas ellas ha llevado sus viñetas satíricas, a través de las cuales consigue reconciliar a rivales políticos y futbolísticos, cuestionar situaciones injustas para la sociedad como el cambio climático, el consumismo o la situación de los refugiados y abogar por la lucha por los derechos de la comunidad LGTBI o el feminismo.

«Una divertida e irónica reinterpretación de la sociedad actual a través del arte callejero.»

Además de poder disfrutar de lo más significativo de la obra de TVboy en este libro, lo interesante es profundizar en la carga emocional reivindicativa de cada una de sus obras, ya que en cierta manera actúa como remover de conciencias. Para que os hagáis una idea, el artista ha pintado besándose a Pedro Sánchez y Pablo Casado o a Puigdemont con Mariano Rajoy, ha convertido en santo al director y fundador de la ONG Open Arms y ha representado a Franco como Frankenstein…

Asimismo, que todas estas obras sea impermanentes es algo que le otorga más relevancia si cabo, ya que esa naturaleza efímera le permite expresar una idea incómoda antes de que alguien lo borre.

«El espacio público es un inagotable muro donde el arte no excluye por edad ni nivel cultural.»

(*) Foto portada: REUTERS/Tony Gentile.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario