Stutz, el emotivo documental de Jonah Hill sobre su terapeuta

Jonah Hill está en la mente de muchos de nosotros por sus pelis cómicas o por su papel en El lobo de Wall Street, a pesar de haber fascinado a la crítica con su debut en la dirección con «Mid90s» en 2018. Sin embargo, lo que pocos saben es que más allá del estereotipo que parece que le persigue hay una persona absolutamente diferente, que como podréis comprobar a través de este documental, es profunda, vulnerable, muy sensible y generosa. Tanto, que ha decidido crear este documento gráfico para que todo lo que él ha aprendido gracias a su terapeuta sea de dominio público, y sirva para ayudar al mayor número de personas posible.

Puede parecer pretencioso, pero no lo es. Basta con enfrentarse a «Stutz», uno de los recientes estrenos de Netflix, para comprender la valía del mismo.

El paciente analiza al terapeuta y viceversa

Jonah Hill conversa con su terapeuta Phil Stutz, un renombrado psiquiatra entre las estrellas de Hollywood, con quien lleva años trabajando y analizando sus diferentes crisis, traumas e inseguridades, fruto de su físico y de la muerte de su hermano, entre otras cosas.

Lo más interesante del formato es que no se trata de visionar sesiones de terapia, sino que en este caso es Hill quien muestra un interés genuino por saber más sobre su psicólogo. Para ello, le hace preguntas personales que ayudan a componer la figura de Stutz, y a su vez ahonda en sus métodos para que todos podamos aprender a aplicarlos.

Un proyecto personal

“Haber crecido con sobrepeso era algo que puede sonar que no es para tanto, pero a mí me jodió intensamente.”

Juntos tienen conversaciones sinceras, donde el actor reconoce que cuando conoció a su terapeuta estaba en su mejor momento profesional tras el éxito de películas como «Supersalidos» «Infiltrados en clase», aunque la realidad es que él se sentía terriblemente mal al sentirse rechazado. Principalmente, fueron los medios quienes no cesaron de verter críticas brutales sobre su peso. Todo aquello le provocó grandes inseguridades que le llevaron a dejar de creer en sí mismo y a entrar en un bucle de autodestrucción.

“Creí que el éxito y los premios me librarían del dolor de la vida, así que trabajé duro para conseguir esa imagen. Pero no curó nada de eso y me deprimió aún más.”

Un tributo a su psiquiatra

Stutz, apellido de su terapeuta, es justo eso: un homenaje a él, por haberle ayudado y seguir ayudándole durante todo este tiempo. Hill se siente tan agradecido de todo lo logrado gracias a él, que quiere capturar la esencia de todas sus lecciones para fijarlas y para darles una mayor dimensión. Y la verdad es que es de agradecer. Phil Stutz comparte sus técnicas y son realmente reveladoras y útiles.

Además, es bonito ver la relación tan estrecha y de tanto cariño que existe entre los dos.

“Stutz muestra la importancia y los beneficios de la terapia psicológica.”

Sin más, os recomendamos que lo veáis y que incluso lo veáis más de una vez. Vale la pena interiorizar sus mensajes.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario