La Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner

Howard Gardner (Scranton, Pensilvania; 11 de julio1943) es un psicólogo, investigador y profesor de la Universidad de Harvard, conocido en el ámbito científico por sus investigaciones en el análisis de las capacidades cognitivas y por haber formulado la teoría de las inteligencias múltiples.

De hecho, y en relación a esta teoría, Gardner consideraba que no hay una inteligencia única sino que hay hasta ocho tipos de inteligencia distintas. Y además, tanto él como sus colaboradores apuntaron que la inteligencia académica, es decir, la que está relacionada con la obtención de titulaciones y un buen expediente académico, no es un factor decisivo para conocer la inteligencia de una persona.

Cada ser humano tiene una combinación única de inteligencia. Éste es el desafío educativo fundamental.

Las Inteligencias Múltiples de Gardner:

La inteligencia musical

La tienen más desarrollada aquellos que tiene capacidad para tocar instrumentos y componer piezas musicales con facilidad.

Inteligencia corporal y cinestésica

Esta inteligencia hace referencia a las habilidades corporales y motrices que se requieren para manejar herramientas o para expresar ciertas emociones. En ese caso, principalmente destacan actores, deportistas, cirujanos, performers y artistas.

Inteligencia intrapersonal

Se refiere a aquella inteligencia relacionada con el autocontrol de nuestras emociones, el conocimiento de uno mismo y todos los procesos relacionados, como autoconfianza y automotivación. Quienes tienen esta inteligencia más desarrollada son las personas resilientes.

Inteligencia interpersonal

Implica la capacidad de establecer relaciones con otras personas. Las personas que destacan en la inteligencia intrapersonal son empáticas.

Esta inteligencia es muy valiosa para cualquiera, y suelen tenerla más desarrollada profesores, psicólogos, terapeutas, abogados y pedagogos.

Podemos ignorar las diferencias y suponer que todas nuestras mentes son iguales. O podemos aprovechar estas diferencias.

Inteligencia naturalista

Esta clase de inteligencia fue añadida posteriormente al estudio original sobre las «Inteligencias Múltiples de Gardner», concretamente en el año 1995. Gardner consideró necesario incluir esta categoría por tratarse de una de las inteligencias esenciales para la supervivencia del ser humano (o cualquier otra especie).

La inteligencia naturalista es la capacidad de categorizar elementos del entorno reconociendo sus diferencias y el modo en el que se relacionan entre sí, y de utilizar esta información para interactuar con ellos de manera beneficiosa.

De ahí que quienes destaquen con este tipo de inteligencia sean los naturalistas y exploradores como Charles Darwin, capaces de adentrarse en entornos naturales, identificar las distintas especies animales y vegetales, aprenderse las características definitorias de cada una y utilizar esta información en su propio beneficio.

Inteligencia lingüístico-verbal

Se trata de la habilidad para la comunicación oral, para escribir, aprender otros idiomas y también incluye la gestualidad. Quienes mejor dominan esta capacidad de comunicar se supone que son políticos, escritores, poetas, periodistas, actores…

Inteligencia lógico-matemática

Este tipo de inteligencia se vincula a la capacidad para el razonamiento lógico y la resolución de problemas matemáticos. De hecho, los test de coeficiente intelectual (IQ) se basan en este tipo de inteligencia y, en menor medida, en la inteligencia lingüística. Los científicos, economistas, académicos, ingenieros y matemáticos suelen destacar en esta clase de inteligencia. La rapidez para solucionar este tipo de problemas determina cuánta inteligencia lógico-matemática tenemos.

El objetivo de la educación es ayudar a las personas a usar mejor sus mentes.

Inteligencia visual-espacial

Esta es la habilidad que nos permite observar el mundo y los objetos desde diferentes perspectivas. Las personas que destacan en este tipo de inteligencia suelen tener capacidades que les permiten idear imágenes mentales, dibujar y detectar detalles, además de un sentido personal por la estética. En esta inteligencia encontramos pintores, fotógrafos, diseñadores, publicistas, arquitectos, creativos…

Lo más interesante de todo es que Gardner considera que todas las personas disponemos de las ocho clases de inteligencia, aunque en cada uno de nosotros unas destacan más que otras, no siendo ninguna de las ocho más importantes o valiosas que las demás. Gardner también apunta que se requiere dominar gran parte de ellas para enfrentarnos a la vida, independientemente de la profesión que tengamos.

Todos los seres humanos tienen todas las inteligencias. Pero diferimos, por razones genéticas y experienciales, en nuestro perfil de inteligencias en cualquier momento.

Sin más, lamentablemente la educación que recibimos todavía se centra en contenidos y procedimientos enfocados a evaluar principalmente la inteligencia lingüística y la lógico-matemática. Pero como ya sabéis, eso es insuficiente para desarrollarnos, para tener las herramientas adecuadas para gestionar la vida y sobre todo para sacarle el máximo partido a nuestras potencialidades. Food for thought.

La inteligencia se modifica a lo largo de la historia y no es una sustancia en la cabeza como es el aceite en un tanque de aceite. Es una colección de potencialidades que se completan.

(*) Foto: Jeswin Thomas.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario