Het HEM: la nueva meca del arte contemporáneo

Ámsterdam es una ciudad que enamora, pero si el arte es vuestra pasión, vuestro lugar es: Het HEM. Está ubicado en un espacio arquitectónico industrial impresionante, que fue una antigua fábrica de municiones. Ahora, y tras su remodelación y nueva vida, alberga obras e instalaciones de arte contemporáneo, así como un café, un restaurante (Zanini), una terraza en el paseo marítimo con hermosas vistas, una tienda, una biblioteca y un bar. Un hotspot en el que una vez crucéis su umbral no querréis salir.

“Situado en una antigua fábrica de municiones, Het HEM es el nuevo hogar para la cultura contemporánea.”

La historia de Het HEM

En Hembrug (Zaandam), tras las elevadas vallas y unos estrictos niveles de máxima seguridad se encontraban los establecimientos de artillería de 1895, que produjeron armas de fuego, artillería y municiones para el ejército holandés. En 2003 se suspendieron las funciones militares y fue cuando empezaron a instalarse los primeros artistas y creativos. Una década más tarde, algunos empresarios siguieron el visto bueno del gobierno para remodelar este lugar y convertirlo en un área residencial y recreativa.

Desde 2017, Amerborgh International es el propietario de esta antigua fábrica de municiones, ubicada en un titánico edificio blanco de doscientos metros de largo de 1956 a orillas del Canal del Mar del Norte. Y en 2018, Het HEM BV se fundó como una subsidiaria de Amerborgh para proporcionar a la fábrica de municiones un nuevo propósito como lugar de encuentro para la cultura contemporánea. Stichting Het HEM es la fundación afiliada a Het HEM BV, la cual se estableció ese mismo año, y es quien produce el programa artístico multidisciplinario, que se centra en la experimentación, los valores humanos, la experiencia del arte y el contexto único, así como en involucrar activamente a artistas, creadores de cultura, organizaciones y socios financieros locales, nacionales e internacionales, con el objetivo de incrementar la participación cultural y la implicación pública en las preocupaciones sociales. Y todo ello en este imbatible edificio de 10.000 metros cuadrados.

“Het HEM se ha convertido en una base de operaciones para cualquier persona que necesite inspiración, conocimiento crítico y nuevos encuentros para reflexionar sobre nuestro presente.”

El programa artístico

Su programa se basa en diferentes exposiciones, las cuales están divididas en capítulos (chapters), en los que colaboran con distintas personalidades que pueden formar parte activa o no del arte contemporáneo. Cada capítulo/exposición explora una temática/historia de la mano de un invitado especial que, a través de la suya propia, de su experiencia y perspectiva se convierte en el interlocutor de la exposición junto con el equipo de curadores de Het HEM

El capítulo 1NE lo llevaron a cabo con Guilliaume Schmidt & Edson Sabajo; el capítulo 2WO con Nicolas Jaar; el capítulo 3HREE con Maarten Spruyt y su exposición actual la hicieron con Simon (e) van Saarloos. Los comisarios implicados son Rieke Vos, Laurens Otten y Vincent van Velsen.

“En Het HEM artistas de todo el mundo pueden experimentar libremente.”

Y a su vez ofrecen una plataforma para diversas disciplinas como las artes visuales, la danza, la música, el arte de la luz y el sonido, el teatro y el cine, así como la ciencia, la política y la filosofía.

“Het HEM es un lugar de intercambio y un refugio para la creación, la experimentación y la exposición de las disciplinas artísticas más heterodoxas.”

Una charla con Kim Tuin, directora de Het HEM

Antes de liderar este increíble proyecto, la joven Kim Tuin fue uno de los directores de TrouwAmsterdam, un centro cultural temporal (discoteca, restaurante, espacio artístico) ubicado en Amsterdam Oost, así como la directora de un antiguo astillero / área cultural conocido como NDSM Werf en el norte de Amsterdam. Ambas experiencias contribuyeron a la visión que he desarrollado para Het HEM.

“Los lugares donde los artistas tienen que relacionarse con un entorno crudo a menudo aportan resultados sorprendentes y se genera una conexión especial, que es percibida por el espectador.”

¿Cuándo, cómo y por qué decidiste afrontar este desafío?

El propietario del edificio me pidió que viniera a echar un vistazo en 2017, y la verdad fue amor a primera vista. Inmediatamente decidí que quería crear un nuevo centro cultural donde el arte y la experimentación fuesen el núcleo y donde todo fuese posible.

¿Cuál es tu misión?

“Creo que es importante que veamos el arte como un medio para comprender mejor nuestro entorno.”

Existe la idea de que el arte se manifiesta en un entorno elitista, pero es justo lo contrario. El arte está en todas partes, pero hay que aprender a verlo. Usamos el arte para contar las historias de personas que nos inspiran. Junto a ellos, hacemos exposiciones que de alguna manera nos hacen mirar el mundo que nos rodea de una manera diferente.

Mi misión es que todo el que visite Het HEM tenga la sensación de haber mirado a través de los ojos de otra persona, aunque sea por un momento. Este cambio de mentalidad puede inspirar y aportar una visión más amplia de las cosas. Y justamente, esto es algo muy útil en estos tiempos de algoritmos e incertidumbres.

En Het Hem promueves una interpretación personal del arte. ¿Qué tipo de artistas tienen cabida en este increíble y titánico espacio?

La interpretación personal es fundamental para mí. Si el curador o el artista ya explica su arte, por ejemplo, mediante textos de sala, antes de que cualquier visitante haya hecho una conexión previa con la obra de arte, le quita la libertad a la hora de pensar cualquier cosa sobre ella.

Todos somos diferentes y tenemos backgrounds diferentes y, por lo tanto, experimentamos emociones distintas cuando nos enfrentamos a una obra de arte. Y eso está genial, ya que se trata de aprender a confiar en nuestra propia interpretación, algo que a su vez genera confianza en nosotros mismos y nos permite descubrir el arte en la vida cotidiana.

“En Het HEM, principalmente ofrecemos un espacio a artistas que actúan como espejo y cuestionan nuestra sociedad a su manera. Que sean más o menos famosos, su edad o sus antecedentes es algo poco relevante.”

(*) Fotos: Cecilia Camacho


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario