Fat veggies: oda a los vegetales, al fuego, al humo…

Dirección: C/ París, 168 (Barcelona)
Horario: Todos los días de 13 a 15:30 h. Delivery y Takeaway: 13 a 21:30 h.

Precio medio: 25 €/pax

El cocinero venezolano Juancho Martini y su equipo – su hermano y Alex de Mendoza,  ha vuelto a la carga con una oda a los vegetales, que comparte la misma esencia del fuego con su némesis carnívora Fat Barbies. Se llama Fat Veggies y aunque ha abierto hace apenas un mes y medio, su éxito está asegurado.

“Utilizamos solo los mejores proveedores e ingredientes locales, orgánicos y ecológicos; desde los vegetales, hasta la madera de olivo que utilizamos para ahumarlos.”

Ubicado en el Eixample Esquerre, este novísimo ha llegado para hacernos disfrutar, pero sobre todo para sorprendernos con sabores inusitados, donde los vegetales y las ascuas son el centro de todo. Aunque también hay espacio para los encurtidos y fermentaciones. Como comprobaréis, en Fatt Veggies experimentan con ingredientes de calidad, orgánicos y de proximidad, y métodos de preparación ancestrales adaptados a la cocina moderna.

Entre sus delicias destacan:

El pan plano de patata fermentada con zaatar. ¡Os sorprenderá su sabor!; el increíble curry japonés de boniato y mantequilla de castañas; el bocadillo de celery, chucrut de hinojo y mayonesa de mostaza, que es uno de nuestros favoritos; el babaganoush con setas shiitake y furikake, que se trata de un condimento japonés de alga nori; el plato de zanahorias, romesco y gremolata… ¡brutal!; la col picuda con vinagreta de dátiles y dukkah, que es una mezcla característica de frutos secos y semillas muy empleado en la cocina de Oriente Medio o las remolachas con labneh, que es una especie de queso de yogur de color blanco elaborado con leche de oveja, de vaca y ocasionalmente de cabra. ¡Delicioso!

Como descubriréis, su carta varía en función de los productos de temporada. Por ello, probablemente cuando vayáis haya algunos cambios, como es el caso de las croquetas y alguna que otra verdura.

Aquí los detalles importan…

Todos ellos los sirven en su preciosa vajilla artesanal, y son muy sabrosos ¡y todo un festival para los sentidos!. De hecho, casi que os olvidaréis que lo que estáis comiendo son vegetales, debido a la complejidad de cada uno de sus bocados.

Otro aspecto a subrayar son sus bebidas caseras y naturales elaboradas por Celine Brantegem como la kombucha de sauco y menta o el zumo de uvas fermentadas, y sus postres – ¡al loro con el brownie de sésamo y cardamomo! -.

“En Fat Veggies nos esforzamos para que todo sea artesano, casero y elaborado con nuestras manos.”

Sin más, os recomendamos que vayáis a probarlo, ya sea en su acogedor local con terraza, cuya decoración también se trata de un proyecto propio o haciendo uso de su servicio a domicilio. ¡Salud!


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario