Villa Capri, la nueva apuesta del grupo Big Mamma en Madrid con sabor a Mediterráneo

El grupo Big Mamma vuelve a dar la campana con un nuevo concepto centrado en la vida en Capri en los años 70, donde el hedonismo y el buen comer eran los ejes centrales. ¡Bienvenidos!

(*) Fotos: Jérôme Galland.

Contacto: 914 41 62 99
Dirección: C/ Hortaleza, 118 (Madrid)
Horario: De lunes a miércoles de 13 a 16 h. y de 19:30 a 22:45 h. Jueves y viernes: de 13 a 16 h. y de 19:30 a 23:15 h. Sábado y domingo: de 12:45 a 16:30 h. y de 19:30 a 23:15 h.

Tras Bel Mondo, le toca el turno a Villa Capri: un reducto de paz y color, donde desconectar del calor asfixiante de Madrid y recluirse en un lugar único, donde comeréis a base de bien comida italiana de origen, con una calidad enorme.

“Esta segunda trattoria nos traslada a un día de vacaciones en la costa Amalfitana, rodeados de flores y con un toque muy funky.”

Villa Capri – cuyo nombre representa el restaurante de una mujer de Nápoles que se ha mudado a la costa Amalfitana, y que recrea en él todas las historias que ha vivido en la isla – cuenta con 160 puestos en un espacio de más de 250 m2 en pleno centro de Madrid. Aquí el chef romano Nicholas Amici innova a partir de las recetas clásicas italianas, y las elabora con productos de temporada traídos directamente de pequeños productores italianos y locales – trabajan con más de 150 PYMES Italianas de diferentes partes de la bota -. Como la burrata traída directamente de Puglia o los jugosos tomates San Marzano de Paolo Ruggiero, hasta la increíble mozzarella di buffala de Salvatore Corso. Además, también trabajan con productos de temporada de la Huerta de Aranjuez y con marisco de Galicia.

Gracias a ello, sus platos saben increíble. Desde sus deliciosos antipasti como la tarta tatín de tomates, los tacos de atún o el carpaccio, pasando por su amplia selección de pastas caseras realizadas a diario, hasta sus crujientes pizzas, y, por supuesto, sus ricos postres caseros como la mejor tarta de queso que hayáis probado en la capital o sus cocktails, preparados en el momento.

Y es que en Villa Capri los sabores son únicos y no te remiten a ningún otro sitio. Y se nota que le ponen cariño. Es algo que detectaréis en cuanto os pongan los platos en la mesa.

“Nuestro objetivo es ofrecer una deliciosa y generosa comida al mejor precio, cuidando al más mínimo detalle.”

Además de contar con un servicio excelente, por lo que más destaca Villa Capri es por la experiencia. Y es que todo ha sido pensado para que no solo disfrutemos de la comida sino para que ésta sea inolvidable.

Por ello, han tenido en cuenta hasta el más mínimo detalle: desde los platos de cerámica pintados a mano con nombres de horóscopos, la iluminación del local, las mesas con sofás medialuna, los diferentes ambientes hasta los baños (no os vayáis sin hacerles una visita). Todo suma y todo vale la pena. Y de nuevo ha sido el Studio Kiki quien ha diseñado y ambientado este novísisimo hotspot de la ciudad, convirtiéndolo en un objeto de deseo.

Sin más, os recomendamos que vayáis y lo descubráis. La terraza, con los caballitos de mar de piedra de 1,5m de altura, rescatados de la piscina de un castillo abandonado en Sicilia, es preciosa, pero nosotros optamos por el primer salón, donde está la barra con los sirenos…

“Todos sus espacios han sido obra del estudio de diseño londinense Studio Kiki.”


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario