TRAMO, la segunda iniciativa de Proyectos Conscientes

TRAMO es la segunda iniciativa que Proyectos Conscientes, la compañía fundada en 2018 por Felipe Turell y Javier Antequera, tras el éxito de Mo de Movimiento. Un proyecto que va más allá de la restauración, a pesar de que formalmente es un restaurante, y que pone el foco en el trabajo directo con los pequeños productores, la ganadería y la pesca regenerativa y la protección de los ecosistemas salvajes priorizando la proximidad, la artesanía y la recuperación de los oficios.

 

Sitio: www.espaciotramo.com
Dirección: C/ Eugenio Salazar, 56 (Madrid)

Como os avanzábamosTRAMO es inclasificable, porque es muchas cosas a la vez, y porque ante todo representa una manera consciente y respetuosa de trabajar y aportar valor beneficiando tanto a las personas como al planeta.

“TRAMO promueve una alternativa de consumo responsable en la ciudad.”

Un equipo creativo y profesional con mucho talento

El equipo está liderado por el estudio de arquitectura Selgascano y el diseñador Andreu Carulla, quienes se han basado en la práctica colaborativa, la experimentación y el diseño de soluciones centradas en la autosuficiencia, la regeneración y la inclusión social.

Junto a ellos, hay un equipo profesional compuesto por el bioingeniero Ismael Caballero; la experta en sostenibilidad integral y circularidad Cristina Freire (TheNext Sustainability); Zimenta Obras y Proyectos; la consultora estratégica en Humanities and Business, Soulsight; y el estudio de diseño gráfico y branding Relajaelcoco, quienes han ideado una imagen de marca basada en módulos de color que conecta con el trabajo espacial de Andreu Carulla y Selgascano.

El espacio: una nave industrial en el barrio de Prosperidad

TRAMO, la segunda iniciativa de Proyectos Conscientes, y cuyo propósito es seguir redefiniendo el concepto de ocio en las ciudades e impulsar un consumo responsable, se encuentra en una nave impresionante de 466 metros cuadrados ubicada en el barrio de Prosperidad.

El diseño del espacio se ha basado en el respeto del espacio original limitando al mínimo las intervenciones y la introducción de nuevos elementos para que no predominaran sobre la antigua estructura y poder preservar, de esa manera, la esencia original del local. De hecho, se han rescatado y puesto en valor la estructura de la cubierta formada por unas esbeltas cerchas de hormigón y cables de acero, típica de la arquitectura madrileña de los años cincuenta y que hoy en día prácticamente han desaparecido. También se han abierto lucernarios en la cubierta original, y su fachada ofrece un foco de vegetación y luminosidad en un área vecinal de cierta dureza estética.

La distribución del mismo está formada por distintos niveles que crean diferentes ambientes y puntos de vista, siendo la cocina el centro visual de todos ellos y a su vez el generador del espacio.

Todos los materiales utilizados provienen de la bioconstrucción y se han descartado elementos tóxicos para el entorno como son la espuma de poliuretano, lana de roca, pinturas y barnices acrílicos, masillas de silicona…

“TRAMO ha huido del modelo lineal de usar y tirar de la construcción.”

Para ello, ha creado circuitos cerrados durante el proceso de obra, es decir, que gran parte de los elementos constructivos que conformaban el anterior espacio tienen una segunda vida en el nuevo TRAMO. También, parte de la arena obtenida de las demoliciones se ha utilizado para producir la vajilla que se utiliza durante el servicio gracias a la colaboración con Volupte, un estudio de innovación cerámica de la capital.

Toda la madera del local es reciclada y sirve para respaldos de asientos, puertas o frentes de los baños. Todos estos elementos y materiales podrían tener, a su vez, una tercera vida en el futuro.

“Andreu Carulla es el responsable de la propuesta escénica y de mobiliario.”

Modularidad y pozos provenzales

Tanto la propuesta escénica como el mobiliario se basa en la modularidad, que es una técnica de ecodiseño, más eficiente y sostenible, que permite una fácil fabricación, reparación y escalabilidad.

Carulla ha creado un sistema de más de mil módulos cerámicos fabricados artesanalmente, que forman parte de un sistema de climatización natural basado en pozos provenzales y que se integran en el espacio a través de una serie de bancos corridos. Estos módulos de cerámica moldeada por extrusión, producidos por Ceràmiques Est, en La Bisbal (Girona), tienen una doble funcionalidad: canalización térmica del aire del exterior y asiento para el comensal. Por si esto fuera poco, estos conductos cerámicos también aparecen en una pared final del espacio, a modo de sistema adiabático, creando una nube escultural en terracota sin esmaltar que atempera el local y favorece el confort acústico.

Además de con los conductos cerámicos, la modularidad se ha aplicado en el resto del mobiliario de TRAMO (sillas, mesas y lámparas), mediante un sistema de piezas de aluminio extruido que permite su ensamblaje dentro del propio local a modo de mecano. El aluminio es muy ligero y permite ser reciclado infinitamente, además de no liberar, durante todo su ciclo de vida, ningún tipo de emisiones tóxicas.

“TRAMO es un restaurante autosuficiente energéticamente casi al 100% y también es un espacio Power Purchase Agreement.”

Climatización mediante aerotermia

El espacio se climatiza mediante un sistema de aerotermia, pero sobre todo a través de un sistema de pozos provenzales que genera un clima natural en el local, un verdadero hito constructivo en el entorno urbano en España.

Para la construcción de los pozos provenzales, que suponen un ahorro energético de entre el 45 y el 48%, se ha contado con Ismael Caballero, bioingeniero civil y Doctor en Sistemas Energéticos por la Universidad Politécnica de Parma, uno de los seis únicos expertos en bioconstrucción que existen en España.

Son instalaciones aerogeotérmicas de baja temperatura y poca profundidad que aprovechan la temperatura de la capa superficial del subsuelo para refrescar los espacios en verano y aclimatarlos en invierno, mediante un sistema de ventilación mecánica de doble flujo.

Sistema de nebulización para controlar naturalmente la temperatura

Por otro lado, TRAMO incorpora un sistema de nebulización que permite también manejar de manera natural la temperatura y la humedad del restaurante. El agua de esta nebulización, además de regar la vegetación del local, también consigue humectar el espacio. Además el espacio cuenta con diferentes sistemas de reutilización del agua de la lluvia, de los lavamanos y de la humedad de la tierra.

Descarga electrostática

Para aliviar la carga electrostática que se acumula a lo largo del día, se ha instalado en el lavamanos del baño una conexión eléctrica directa a tierra, ubicada a tres metros de profundidad e independiente de la instalación eléctrica general.

De esta manera, al lavarnos las manos, nos descargamos de esos iones, y nuestro cuerpo se relaja y está preparado para disfrutar de un rico y saludable festín.

Confort acústico

Otro aspecto que también les diferencia es el confort acústico. Y es que gracias a la instalación de Geopannel, unos paneles de lana reciclada y prensada bajo la cubierta, absorben el ruido y ayudan a mitigar la reverberación de la nave. Dicho material 100% reciclable producido en la Rioja con un 80% de sus textiles recuperados y un consumo mínimo de energía en su proceso fabricación. Además presenta una gran eficiencia térmica y acústica y una gran durabilidad.

Todo el material que ha sobrado de su colocación en la cubierta, se ha utilizado para el almohadillado de los bancos corridos ya que por su espesor, compresibilidad y propiedades se ha adaptado muy bien a este uso. Esta solución se complementa con un tejido de acabado de la marca PYTON llamado ECO Montana y que, mediante un sistema de tapizado muy sencillo integrado en la propia fabricación de las piezas cerámicas y respaldos que componen el banco, hacen del conjunto una solución constructiva integral.

“También se han utilizado textiles recuperados para producir las luminarias diseñadas por Andreu Carulla.”

Para los uniformes del equipo se ha contado con la colaboración de Köhe, una pequeña consultora textil de A Coruña que apuesta por la creatividad, artesanía e innovación para hacer un uso más eficiente de los recursos generando el menor número de residuos y recursos hídricos posibles.

Tramo a tramo

Tal y como Felipe Turell asegura, con TRAMO vuelven a demostrar que las cosas se pueden hacer de otra manera, en pro de un consumo responsable.

“En Proyectos Conscientes queremos cambiar las cosas, generar impacto; nos gusta fortalecer a nuestros productores y a nuestros equipos.”

Además de funcionar como un restaurante, TRAMO también está disponible para compañías e instituciones alineadas con sus valores y visión ofreciéndoles la oportunidad de organizar eventos, presentaciones y actividades para así convertir TRAMO en una plataforma de colaboración y difusión de proyectos e iniciativas que comparten el propósito fundacional de la compañía.

FUNDAMENTAL, su primera publicación

Esta publicación reúne a todas aquellas voces que han dado forma desde el inicio a todas sus iniciativas.

“Con sus visiones, con sus relatos, trazamos nuestro propio recorrido, que no es otro que el de la búsqueda del cambio, de que las cosas se pueden hacer de otra manera y hay que poner en el centro de las organizaciones a las personas.”

Todos ellos, ingenieros, arquitectos, diseñadores, consultores, expertos en liderazgo o cocineros, han superado sus propias barreras profesionales para sumarse a unos proyectos que son el primer escalón hacia una transformación en la manera de entender el ocio en las ciudades.

Las personas como base de un proyecto de cambio

Uno de los valores fundamentales de Proyectos Conscientes es el compromiso con las personas y el talento, y por ello, con este proyecto refuerzan su deseo de querer ser una plataforma de desarrollo y oportunidad para personas con dificultad de acceso al mercado laboral gracias a la colaboración con entidades sin ánimo de lucro como Asociación Norte Joven, Fundación Tomillo, Fundación Plaza de Los Oficios, Asociación Envera, Diaconía y Fundación Raíces.

Un carta saludable con el comensal y el entorno

Para ello, han creado una serie de recetas elaboradas con materias primas con un cuidado balance proteico, sin aditivos y antiinflamatorias que se trabajan con técnicas no invasivas. Por ejemplo, las alcachofas con yema de huevo curada en sal, que están deliciosas; las anchoas con mantequilla ahumada, que son todo un festival de sabor; el tartar de langostinos de cría de Noray (Valladolid) con tomatillo; las lentejas al curry… Mmmmm…; las almejas de Carril con pochas o la lubina a la brasa que procede de las Islas Canarias de Aquanaria. Sus postres también valen mucho la pena. Entre ellos destacan el flan elaborado con leche fresca de cabra o el Sabayón de chocolate 85% con helado de crema de orujo.

Su carta de vinos biodinámicos, regenerativos y con elaboraciones de mínima intervención también es muy interesante.

En definitiva, y como os decimos siempre, lo mejor es que vayáis a descubrirlo. TRAMO es toda una experiencia para el recuerdo. Muy recomendable.

(*) Fotos: Foto foto fija 1 y 2, fotos slider 1, 2, 3, 5, 7 y 8 y fotos cuerpo de texto 1 y 2 by Ely Sánchez. Foto portada, foto slider 6 y fotos cuerpo de texto 3, 4, 5 y 6 by Juan Baraja.


 BACK


 BACK TO TOP