Entrevista al artista Xevi Solà

Un año más, CC/magazine es Media Partner de UVNT Art Fair, la feria de Nuevo Arte Contemporáneo, que tendrá lugar del 7 al 10 de marzo en su nueva sede de Matadero Madrid. Un espacio para explorar los lenguajes más frescos, integrar diferentes códigos estéticos y encontrar nuevas tendencias en el mundo del arte, así como una feria donde encontrar artistas emergentes, de media carrera y entre ellos algunos grandes nombres de la escena contemporánea internacional.

Entre los diferentes artistas que mostrarán sus obras está el artista multidisciplinar Xevi Solà (Santa Coloma de Farners, España, 1969), que estará presente a través de la galería Alzueta. Sus pinturas de trazos imperfectos y colores vibrantes no solo cautivan sino que nos invitan a reflexionar sobre nosotros mismos y sobre la naturaleza humana.

Hace apenas unos días charlamos con él sobre su arte, sus proyectos y lo que está por venir. Pasen y lean.

¿Qué querías ser de mayor cuando eras pequeño?

Cuando era pequeño quería ser astronauta.

¿En qué momento tu arte se convirtió en tu profesión?

Con 16 años empecé a publicar historietas en una revista profesional, pero la cosa no tuvo continuidad. Al mismo tiempo también me dediqué a hacer caricaturas en la calle.

De hecho siempre he combinado el dibujo o la pintura con otras profesiones hasta hace unos 5 años.

¿Cuáles fueron tus principales motivaciones e influencias?

Con 6 o 7 años unos niños de mi clase se rieron de mí porque no sabía dibujar tan bien como ellos. Recuerdo que eso me sentó muy mal y empecé a dibujar a todas horas… principalmente dinosaurios.

Los artistas que me han influenciado son muchos. Desde dibujantes americanos underground como Corben o Crumb, pintores como Van GoghMunch, Matisse, Alice Neel, Basquiat, Bacon, Freud o Hockney

Pero el que me obsesiona últimamente es Picasso.

Fuiste dibujante antes que pintor. ¿Qué recuerdas de esa etapa?

Sí, como te comentaba, primero fui dibujante de cómics, ya que me gustaba contar historias, y le doy mucha importancia al trazo.

Ahora intento contar las historias con las expresiones de mis personajes.

Durante tus años universitarios descubriste a Lucian Freud y decidiste que ibas a dedicarte al retrato psicológico. ¿Cómo recuerdas esos primeros impulsos creativos?

Me fascinó su dominio del volumen, la anatomía, pero sobre todo descubrí que era posible contar mucho solamente con el poder de la mirada.

A raíz de conocer su obra, me dediqué una época a insinuar estados de ánimo y maneras de ser en mis retratos, pero de una manera muy contenida.

Has dicho que el trazo de un pintor es lo que le hace único, como si fuera una caligrafía. ¿Qué dice tu trazo sobre ti?

Creo que tengo un trazo duro, agresivo, masculino, desordenado, limpio y seguro, pero yo en cambio soy muy inseguro a veces.

Tu arte es figurativo, pero la abstracción tiene una influencia cada vez más hipnótica en ti. ¿De qué manera conviven y los integras en tu obra?

Esa pregunta es muy difícil de contestar, me atrae la abstracción pero no me veo capaz de renunciar del todo a la figuración.

Sin embargo, el realismo y sobre todo el hiperrealismo cada día me parecen más aburridos. A ver qué ocurre…

Tus retratos de jóvenes bellos y enigmáticos son magnéticos. ¿Qué quieres transmitir con esa pose/actitud?

La belleza del cuerpo humano es real y los estereotipos son los que son. Aunque creo que lo que realmente atrae a los demás es la manera de ser. A mí me gusta pensar que pinto «maneras de ser». Quisiera que mis personajes tuvieran, no una belleza magnética sino una actitud magnética frente al mundo.

Por cierto, te han calificado como «el Hockney catalán». ¿Qué opinas al respecto?

Nunca habrá otro Hockney

Su energía, su valentía… además él es un científico y yo soy más bien de letras.

Está claro que a mí me ha influenciado, igual que a muchísimos otros.

Además de los paisajes de colores vibrantes, en algunas de tus obras también mezclas lo pictórico con lo literario, pero de forma minimalista. ¿Cuál es el propósito de esos mensajes que en algunos casos actúan como mantras?

Es un juego que empecé queriendo imitar a David Srigley.

¿Cómo es tu proceso creativo? ¿Es cierto que pintas rápido para recuperar la frescura?

Pinto rápido para que mi pintura sea más gestual, y por tanto también más personal.

“Cada vez busco dejar de corregir los errores, y convertirlos en un sello personal.”

También cada vez busco dejar de corregir los errores, y convertirlos en un sello personal. Aunque de momento casi siempre caigo en la tentación de corregirlos.

¿Cuál es tu relación con la galería Alzueta Gallery?

Alzueta es una galería que establece una relación muy profesional con sus artistas, y eso se agradece porque es algo que no ocurre a menudo.

Creo que han hecho un gran trabajo difundiendo mi obra.

¿Qué nos puedes adelantar sobre tu participación en esta feria de arte contemporáneo?

Vamos a exponer una selección de piezas recientes, figura y paisaje.

¿Qué opinas sobre el panorama artístico actual?

Con la inteligencia artificial los artistas contemporáneos se tendrán que reinventar, como cuando apareció la fotografía y surgieron las vanguardias.

Espero que surjan unas interesantes nuevas Vanguardias 2.0.

“Con la IA los artistas contemporáneos se tendrán que reinventar.”

¿En qué estás trabajando en este momento?

Estoy intentando que mis pinturas se parezcan cada vez más a mis dibujos, y tengo muchas ideas que no quiero comentar por si se quedan en el tintero.

“Estoy intentando que mis pinturas se parezcan cada vez más a mis dibujos.”

Un sueño…

Que el arte sea cada vez más auténtico.

(*) Imágenes proporcionadas por Xevi Solà.

BACK
BACK TO TOP