Shiva Baby: la ópera prima de Emma Seligman

«Shiva Baby» es la primera película de Emma Seligman, y está basada en un cortometraje homónimo de la directora protagonizado por la misma actriz, Rachel Sennott. Se trata de una comedia surrealista, ácida y cruda, que tiene lugar en uno de esos eventos posteriores a un entierro, que lleva a cabo la colectividad judía de Nueva York, y donde Danielle acude, tras un encuentro con un amante, que es una especie de sugar daddy que le hace regalos y le da dinero para ayudarla con sus estudios como «compensación» por sus servicios. Un lugar donde tiene lugar toda la trama y que acaba resultando asfixiante, ya que se convierte en el epicentro de todas sus preocupaciones y donde todas ellas convergen gracias a la aparición de una serie de personas con las que no imaginó que podría toparse: desde Maya, una amiga de la infancia y ex-novia a una serie de curiosas y bizarras personalidades, pasando por ese amante, su mujer y otras sorpresas… Una especie de Cluedo, donde Danielle no tiene que encontrar al asesino sino tratar de ser invisible para que nadie descubra todas sus caras ocultas…

«Shiva Baby» puede resultar incómoda en muchos momentos debido a la excelente interpretación de la talentosa Rachel Sennott, que logra trasladar, gracias también a los gestos de su rostro, esa misma incomodidad y pánico que ella siente al espectador, mientras muestra algunas de las problemáticas identitarias de las familias judías de clase media-alta así como la presión que todavía esta comunidad sigue ejerciendo sobre sus miembros, a pesar de estar en tiempos de mayor apertura mental.

Como podréis comprobar cuando la veáis en Filmin, «Shiva Baby» es un cocktail de enredos, nervios, falsas apariencias, confusiones, rumores, malos entendidos, sexo, deseo, identidad y decepciones que resulta fascinante, a pesar de no ahondar demasiado en muchas de las micro historias que se desarrollan. Aún así, la película consigue agarrarte del cuello y no dejarte hasta que acaba. Es como una canción de los Ramones, debido a su ritmo, a sus diálogos rápidos y a la variedad de secundarios. Todo se va sucediendo casi al son del efecto dominó, hasta que la madeja se va desenredando pero sn dejar de it desembocando en situaciones tragicómicas cada vez más rocambolescas…


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario