Red Rocket, sobrevivir al sueño roto americano…

La semana pasada fuimos a ver la última película de Sean Baker. Y es que tras ver «Tangerine» y «The Florida Project», que nos encantaron, teníamos mucha curiosidad por ver su último estreno.

«Red Rocket» no defrauda, todo lo contrario. Y es que este director está demostrando ser un experto en retratar las cloacas del supuesto sueño americano, que ya sabemos todos que de sueño tiene bien poco…

Para poneros en contexto, tenéis que saber que la historia empieza cuando Mikey Saber, protagonista indiscutible, vuelve a Texas City al ritmo del «Bye Bye Bye» de NSYNC y huyendo de una situación rocambolesca y tras fracasar en el porno. El reencuentro con su ex mujer, pero con la que sigue casado, y su ex suegra es el detonante de una serie de sucesos surrealistas, por llamarlo de alguna manera. Y es que Mikey, interpretado increíblemente por Simon Rex – un actor de películas sin mucha trascendencia, pero que demuestra tener un talento enorme – no piensa acostumbrarse a esa vida sin brillo y sin ilusiones, donde la supervivencia es el único aliciente. Él quiere más, él quiere volver a recuperar el apogeo que vivió cuando era una super estrella del porno, y tiene claro que no hay escrúpulos que valgan para conseguir lo que quiere. A este «Don Quijote» le acompañan una serie de secundarios maravillosos, muchos de ellos actores no profesionales, que actúan como los «Sancho Panza» perfectos de este antihéroe trumpiano.

“Mikey es una especie de Ulises que se cree mejor que los demás por haber logrado, al menos por un tiempo, salir de esa marginalidad.”

Dicho esto, Mikey os caerá muy bien, al menos en un inicio. Es un buscavidas carismático, guapo, atrevido, con una personalidad arrolladora, muy divertido, pero a su vez es un jeta y, tal y como demuestra a lo largo de todo el film, es capaz de cualquier cosa por tal de sobrevivir y de lograr sus objetivos. Por ello, probablemente entréis en conflicto con él: porque pasa de caerte fenomenal a parecerte un verdadero cretino, un canalla y un cabrón. De todos modos, nosotros os recomendamos que os guardéis los juicios para el cine fórum de después de la peli.

Una comedia agria llena de mensajes sobre la «White trash»

«Red Rocket» es un retrato de todas esas vidas deshechas por un motivo u otro, y que o han tirado la toalla o se mueven básicamente por inercia como auténticos zombies. Desde obreros reventados después de trabajar horas y horas en empleos automáticos, que recurren a las drogas para superarlo; hasta familias enteras que trapichean con la droga como forma de vida o chicas que, engañadas, ven en la pornografía un futuro fácil y motivador para ganador dinero rápidamente y aspirar a algo más que lo que el pueblo les depara…

“Sean Baker disecciona como nadie las vidas vacías de personajes olvidados de la América profunda, cuya única motivación es aguantar y sobrevivir, aún sabiendo que no hay futuro.”

La fotografía de Drew Daniels

Sean Baker consigue trasladarnos a la América más olvidada, la más pobre, la más triste y la más fea, pero destilada fantásticamente por la impresionante dirección de fotografía de Drew Daniels. Éste apuesta por el empleo de la película de 16mm, y a través de ella nos muestra imágenes luminosas e incluso bellas de lugares, personas y situaciones poco atractivos en apariencia.

Del ostracismo a la admiración

Esto es una práctica muy americana: puedes pasar del olvido o del castigo más absoluto al vitoreo, tal y como le ha sucedido al actor Simon Rex, ex estrella de la MTV, que fue cancelado hace unos años en Estados Unidos por unos vídeos grabados al inicio de su carrera, donde se masturbaba para conseguir dinero con el que pagaba el alquiler y la comida del hijo de su novia.

El actor demuestra tener un gran talento y lleva la película a su máximo esplendor. No es nada fácil su papel, pero él no solo lo defiende sino que logra Matrícula de Honor.

También nos gustaría destacar el papel de Suzanna Son – no os olvidéis de su nombre, pero esta chica promete -, quien hace de la «Lolita» de Mickey y que cuya interpretación es magnífica. De hecho, ha recibido múltiples nominaciones, incluida la de mejor personaje secundario en los Film Independent Spirit Awards.

Sin más, «Red Rocket» es un film magnético, imperdible y fascinante en todo lo que plantea. No dejéis de ir a verla al cine.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario