Entrevista a Sergio Sancho, creador de la feria de Nuevo Arte Contemporáneo URVANITY

La semana pasada estuvimos charlando con Sergio Sancho, creador de Urvanity, la feria de Nuevo Arte Contemporáneo, que tendrá lugar del 27 al 30 de mayo en la sede del COAM (C/ Hortaleza, 63. Madrid). Fue una conversación muy interesante sobre arte, los inicios del proyecto, las novedades de esta edición y mucho más.

Pasen y lean.

Autodefinición

La curiosidad es lo que me define. Me ha llevado a muchos sitios y a muchos campos, que de otra manera no habría llegado. El tiempo es lo único que me limita, pero mi curiosidad hace que esté investigando constantemente y descubriendo.

“Mi padre era muy emprendedor y he heredado de él esta forma de ser y actuar.”

¿Qué querías ser de pequeño?

Realmente mi pasión frustrada es la arquitectura. Siempre me ha gustado mucho, lo que pasa es que el dibujo técnico me costaba pero con esfuerzo lo conseguía, pero con el dibujo artístico soy nefasto. Es verdad que con el tiempo y haciendo dibujos con mis hijas piensa que quizás tenía más dotes de las que creía jajaja Pero sí, quería ser arquitecto o cocinero. La cocina me apasiona. De hecho, estuve trabajando de cocinero en Londres y nunca descarto dejarlo todo y dedicarme a cocinar. Es mi pasión.

¿De donde te viene tu pasión por el arte? Y cómo fueron tus primeras aproximaciones a él?

Al principio de todo se dieron dos circunstancias. Una fue cuando conocí a la que ahora es mi mujer. El marido de su hermana es artista, y con él tuve mi primer acercamiento con el arte contemporáneo como tal. Y la segunda fue que en la agencia en la que yo empecé a trabajar, La Despensa, resulta que en el primer sitio donde estábamos había una galería en el espacio común. Tras un tiempo trabajando allí, Julio Flanagan hizo una exposición, y de repente sentí que aquello conectaba conmigo increíblemente. Tanto que incluso compré mi  primer cuadro, y a partir de ahí empecé a investigar e ir a exposiciones y a ferias.

Los primeros artistas que más me gustaban y con los que me relacionaba no tenían apenas presencia aquí. Solo había una galería en Barcelona, Iguapop, que realmente abanderaba este tipo de artistas. Aquellos artistas que tanto me gustaban me conectaron con otros, que a su vez me conectaron con otros artistas urbanos americanos y así sucesivamente… Y luego hubo más movimiento aquí, en Madrid, en parte a través de Montana Gallery, a pesar de que en aquel momento estaba más centrada en el graffitti. Lo cierto es que hace 12-13 años no había nada.

¿Cómo, cuándo y por qué surgió Urvanity?

“Cuando me surgió la idea estaba trabajando en La Despensa. En aquel momento mi pasión por el arte estaba muy desarrollada y empezaba a ser obsesivo.”

Cuando decidí llevar a cabo el proyecto, hablé con mis jefes, con quienes tenía y sigo teniendo muy buena relación, y me dijeron que adelante. Así que paralelamente a mi trabajo en la agencia, empecé con Urvanity. Es decir, a las 8 llegaba a mi casa y era entonces cuando empezaba mi jornada laboral con la feria.

En esa primera edición, tuve dos colaboradores importantes que eran freelances y trabajaban desde casa. Aún así, fue un año muy duro y difícil, en el que tuve que compaginar mi trabajo con la feria, entre otras cosas. Además, justo cuando decidí montar esta feria, surgió una muy parecida en París, Urban Art Fair. Ellos trabajaban principalmente con galerías y artistas franceses, así que fui a verles y empecé a establecer relaciones con ellos. Tras aquella experiencia decidí postponer Urvanity un año. Y lo cierto es que me vino bien, porque también conocí a una galería holandesa que en aquel momento ya había llevado algunas obras de Banksy y sentí que esta sería la oportunidad. Así que para el primer año de Urvanity traje el solo de Banksy gracias a esta galería.

“La primera edición fue muy bien, y de hecho sobrepasamos las expectativas, a pesar de que al principio la gente estaba muy escéptica. Se dieron cuenta que nacimos para cubrir un hueco.”

El segundo año seguí trabajando en la agencia, pero con la mente puesta en tener que dejarla, ya que me surgió la idea de crear Urvanity projects, proyectos de gestión cultural, y eso fue lo que hice. Me causó mucho dolor, porque con la agencia y sus fundadores sigo teniendo una relación excelente, ya que ellos en cierta manera me incultaron esa parte creativa y me abrieron la cabeza hacia campos, que a día de hoy que han venido muy bien.

¿Qué abarca el nuevo arte contemporáneo?

“Nacimos 100% urbanos, porque era la manera de demostrar que hay otro tipo de artistas. Ahora estamos yendo y evolucionando hacia un mix, donde hay muchos artistas que no son urbanos pero que beben de esa iconografía, de ese lenguaje, de lo tecnológico.”

Lo cierto es que nosotros siempre hemos hablado de nuevo arte contemporáneo, a pesar de que se trata de un término que nosotros no hemos acuñado, sino que revistas y publicaciones americanas ya empleaban este término para referirse a este tipo de arte y de corrientes artísticas. Principalmente porque el arte contemporáneo es un contenedor excesivamente amplio.

Lo que queremos, en definitiva, es que la gente vea que tenemos una identidad propia y que somos homogéneos en el discurso. Por ello, tratamos de comisariar mucho y que haya un diálogo con las galerías para que todo sea coherente.

¿En que situación se encuentra el coleccionismo de arte urbano en España?

“A día de hoy el coleccionismo de arte urbano en España se encuentra en el mejor momento, teniendo en cuenta que le queda mucho por desarrollarse.”

Creo que en los últimos cinco años hemos hecho crecer el mercado, y son las propias galerías quienes nos lo corroboran. Antes vendían todo fuera y ahora empiezan a ver que hay un mercado muy interesante aquí, ya que hay mucha gente que se ha dado cuenta que este tipo de arte sí que conecta con ellos. Este es un mercado en crecimiento, a pesar de que ya hay muchos artistas que ya están en un momento increíble como Edgar Plans, Javier Calleja Rafa Macarrón. Los tres han estado representados en la feria y ahora mismo están triunfando internacionalmente, y eso es genial.

“Nuestro propósito es convertirnos en un referente europeo.”

¿Cuáles son las buenas nuevas de esta edición?

Este año ha habido una apuesta fuerte y clara por trabajar más con galerías nacionales, y creo que la gente puede sorprenderse con los artistas que van a presentar estas galerías que ya conocían. Asimismo, una de las cosas potentes es que este año hemos puesto hincapié en tener premios de adquisición y residencia: la Montresso Art Foundation otorgará un Premio de Adquisición y un Premio de Residencia a dos de los artistas participantes de Urvanity. La Fundación Nadine seleccionará a un artista para una residencia de tres meses en Madrid, donde desarrollará una obra que será expuesta y comercializada. Y las prestigiosas Colección MER y la Colección SOLO participarán también con un premio de adquisición en el que seleccionarán un artista, cuya obra pasará a formar parte de ambas colecciones de arte. De esta manera, aportamos un incentivo para los artistas y a su vez es una manera de ir consolidando la feria.

Seguimos con nuestro programa de Muros – con estos 4 artistas: Case Maclaim, Gerada, Mario Makey y Helen Bur – y con nuestro programa de Talks y conversaciones sobre arte en el Espacio Mahou, que incorporará una instalación diseñada por los arquitectos Takk.

Y este año también contaremos con el apoyo de artistas internacionales new media como Onkaos, que presentará una propuesta de arte NFT.

¿Qué nuevas incorporaciones de artistas participarán?

Por ejemplo, Marria Pratts, que este año viene representada por un par de galerías; Imon Boy, que está desputando muchísimo; Juan Miguel Quiñones, que viene con una propuesta increíble de la que no podemos adelantar nada; Sergio Mora y Lusesita, que han preparado algo muy guay; Paco Pomet, que es otro artista que nos encanta; Victor Castillo… La verdad es que ¡hay muchos! y muchas propuestas fascinantes.

¿Qué papel juegan las redes sociales en los artistas del Nuevo arte contemporáneo?

“Las redes sociales son fundamentales, aunque está claro que no puedes medir a los artistas por el número de seguidores.”

Sin embargo, lo que sí que permiten las redes es saber el número de gente al que llegan. Por supuesto, que un artista no vale más o menos por su impacto en redes sociales, pero lo que sí que ha pasado es que muchos de estos artistas urbanos han sabido jugar un papel muy bueno con ellas, hasta convertirse en artistas globales, que de otra manera hubiese sido muy difícil. Las redes sociales han sido muy relevantes para amplificar su alcance más rápidamente.

¿Qué valoración puedes hacer de la trayectoria de la feria?

Todavía está en un momento muy incipiente. Hay que ir poco a poco e ir consolidando el proyecto, pero estamos muy contentos.

¿Cuáles son tus principales referencias artísticas?

Todd James, Kaws, que ha tenido una influencia brutal en mí, sobre todo porque me encanta todo el mundo del Toy, Javi Calleja, que es un artista que me gusta desde siempre o Yoshitomo Nara, Haroshi, Gary Baseman, Ron English, Robert Nava… La verdad es que son muchos los artistas que me han influenciado en una época u otra y que me encantan…

¿Has tenido que insistir mucho para contagiar tu amor y pasión por el arte a tus hijas?

No, porque mi casa es un sitio-estímulos jajaja A veces pienso que mis hijas van a querer vivir en paredes blancas jajaja porque mi casa es una locura, ya que ha ido creciendo alrededor del arte que he ido comprando. Tenemos pendiente hacer una reforma para poder organizar todo lo que tengo.

Creo que toda esta cultura está muy cercana a la iconografía de los niños, así que les gusta, a pesar de que desde muy pequeñas han aprendido que esos Toys no se tocan jajaja

¿Cómo ves el futuro del arte contemporáneo y el de los artistas y coleccionistas?

Soy una persona optimista por naturaleza, y creo que cada año el mercado está creciendo cada vez más, que se va consolidando. Y sí que creo que debería haber una ley de mecenazgo y revisarse el tipo impositivo al que se tasa el arte, entre otras cosas, para potenciar e incentivar el coleccionismo. Pero a pesar de  la pandemia, este mercado no se ha resentido como otros.

¿Por qué deberíamos ir a Urvanity y qué no nos deberíamos perder?

“Tenéis que venir a Urvanity, porque no os va a dejar indiferente. Es una propuesta en torno al arte distinta.”

Entradas disponibles aquí.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario