«El acto de crear: una manera de ser», la piedra filosofal de Rick Rubin

Rick Rubin (Nueva York, 10 de marzo de 1963), el legendario productor musical y uno de los más prolíficos y multifacéticos de las últimas décadas, ha publicado «El acto de crear: una manera de ser». Un libro en el que gracias a sus consejos y a su visión sobre la vida y la creatividad consigue inspirarnos e impulsarnos a nutrirla y a liberarla al máximo.

“Me propuse escribir un libro acerca de cómo crear una gran obra de arte. En lugar de eso, se reveló como un libro acerca de cómo Ser.” Rick Rubin

78 áreas de pensamiento y 4 secciones principales

«El acto de crear: una manera de ser» destila sabiduría en 78 áreas de pensamiento, que van desde «Todos somos creadores», «Mira hacia dentro», «Pruébalo todo», «La mentalidad de la abundancia», «Cómo escoger», «Terminar para volver a empezar», «Por qué creamos arte?» hasta «Lo que nos contamos». Un viaje estimulante y una experiencia lectora trascendente.

Asimismo, «El acto de crear: una manera de ser» se divide en cuatro secciones principales que son:

1. La fase de semilla: Rick Rubin considera que cualquier «chispa creativa» es una semilla. Y una semilla es algo que puede convertirse en algo más grande. Por este motivo, nos aconseja que propiciemos el surgimiento de muchas de ellas.

2. La fase de experimentación: Una vez tenemos las ideas, nos propone que mantengamos la mente abierta y que nos hagamos preguntas del tipo: «¿Qué pasaría si…?» con el propósito de no obcecarnos en una sola opción y por ende, no caigamos en la trampa de la visión de túnel.

3. La fase de la elaboración: Esta es la fase de la acción. Aquí es donde reside el trabajo duro y la perseverancia. A pesar de que Rubin nos dice que no nos dediquemos a nuestro proyecto más tiempo del necesario. Es decir, que si nuestro proyecto es de hace demasiado tiempo, y por lo que sea no está fructificando, puede que nos hayamos alejado de la semilla o idea original.

4. La fase de finalización: Este es el momento en el que debemos centrarnos en pulir y trabajar los detalles. Nuevamente Rick Rubin nos recomienda que no nos perdamos en la búsqueda de la perfección y que sigamos adelante. «Si crees que sólo una pieza musical o artística definirá quién eres, lo más probable es que estés equivocado».

“La creatividad no se limita a la creación artística. Todos llevamos a cabo actos creativos a diario.” Rick Rubin

Ideas y consejos sobre el proceso creativo y la vida

Rubin ha trabajado con artistas como Johnny Cash, Brian EnoBeastie Boys, Red Hot Chili Peppers, Run DMC, Public EnemyEminemKanye West, Metallica Jay Z, entre otros, y durante décadas ha influido enormemente en la industria de la música.

Tras todo este tiempo, ha decidido compartir todas esas vivencias y learnings trabajando con músicos y artistas para que todos, sin excepción, podamos explorar nuestra creatividad, y superemos los obstáculos y desafíos que se presentan en el camino.

En este sentido, lo más interesante son los nuevos prismas que aporta para volver a contextualizar los problemas y las estrategias útiles para enfrentarnos a los retos. Para ello, aborda temas como «La importancia de la colaboración y el trabajo en equipo», «La importancia de tomar riesgos y explorar nuevas ideas», «Cómo encontrar la inspiración y la motivación para crear», «Cómo superar los bloqueos creativos y las críticas negativas» o «Cómo cultivar una mente creativa y mantenerla a lo largo del tiempo». Siempre con el objetivo de encontrar nuestra propia práctica, independientemente de que requiera de una rutina o principalmente pase por dejarnos llevar por nuestro instinto.

Otro de los puntos fuertes de este libro es su capacidad para cerrar la brecha entre la teoría y la práctica. Rick Rubin entrelaza a la perfección reflexiones filosóficas, conocimientos psicológicos y ejercicios prácticos, creando un enfoque holístico de la creatividad. Para ello, los lectores somos guiados a través de actividades e indicaciones que ayudan a desbloquear nuestro potencial creativo, fomentando una comprensión más profunda de nuestra voz artística y brindando herramientas prácticas para superar bloqueos creativos.

Entre los ejercicios creativos que recomienda, está, por ejemplo, el de golpear una almohada con toda nuestra fuerza durante cinco minutos seguidos, para a continuación escribir durante otros cinco minutos de manera automática, «sin pensar«.  Y entre las prácticas que debemos evitar destaca: no prestar atención a los detractores; no perseguir dinero y/o fama y no competir con trabajos anteriores, entre otras muchas. Desde su punto de vista, la clave para lograr la grandeza es «querer hacerlo lo mejor que podamos, sea lo que sea».

A lo largo del libro, Rick Rubin también presenta un argumento convincente a favor de la creatividad como un aspecto fundamental de la existencia humana. A partir de sus experiencias personales y de una investigación en profundidad, Rubin demuestra cómo participar en el acto creativo puede trascender los meros esfuerzos artísticos y convertirse en una forma de vida transformadora. Por ello, nos anima a aprovechar nuestro potencial innato y a embarcarnos en un viaje de autodescubrimiento y autoexpresión.

Por otro lado, «El acto de crear: una manera de ser» también explora el papel vital de la atención plena y la presencia en el proceso creativo. Al cultivar la conciencia y estar plenamente presente en cada momento, las personas podemos aprovechar nuestra intuición y acceder a una fuente ilimitada de inspiración. Rubin demuestra hábilmente cómo la atención plena puede mejorar la expresión creativa, lo que conduce a una mayor autenticidad y creaciones artísticas significativas.

“Vivir como un artista es un modo de estar en el mundo. Consiste en afinar la sensibilidad para sintonizar con las notas más sutiles.” Rick Rubin

Como complemento a la recomendación anterior, Rubin nos anima a aceptar nuestra vulnerabilidad, a salir de nuestra zona de confort y a asumir riesgos en nuestras actividades creativas.

En definitiva, y como podréis comprobar cuando lo leáis, este libro fascinante, narrado por el propio Rubin, con la ayuda del escritor Neil Strauss, es una especie de manual de instrucciones lleno de misticismo, alegorías de la naturaleza y trasfondos meditativos, que ofrece una combinación de aliento, inspiración y consejos sobre la naturaleza de la creatividad, el arte y el hecho de formar parte de la raza humana. Un libro muy inspirador para cualquiera que se encuentre en un viaje de autodescubrimiento y expresión artística.

“Estamos vivos para expresarnos. Y crear arte puede ser el método más eficaz y hermoso de hacerlo.” Rick Rubin


 BACK


 BACK TO TOP