Hotel Brummell: un sueño hecho realidad

Sitio: Hotel Brummell
Contacto: 931 258 622
Dirección: C/ Nou de la Rambla,174 (Barcelona)

Desde 85 €

Viajar, comer rico, el arte, leer, ir a conciertos y los hoteles, son algunas de las cosas que más nos gustan de la vida. Y hoy os vamos a hablar de un lugar, que pertenece a una de estas categorías.

Se llama Hotel Brummell, está en Barcelona y es un boutique hotel precioso creado gracias al esfuerzo del austríaco Christian Schallert, creador del negocio de postales, Urbarna. Está ubicado en el emergente barrio Poble-sec, donde desde hace un tiempo a grandes referentes gastronómicos como el restaurante Xemei o Mano Rota.

Como os adelantábamos, el Brummell es pequeño pero lo tiene todo. 20 habitaciones y 2 apartamentos en un edificio de 1870 reformado con un gusto exquisito por la arquitecta Inma Rábano y el estudio Blankslate, creado dos australianos residentes en Barcelona y que a su vez fueron los fundadores de los Federal Cafés. Un espacio increíble, donde te sientes mejor que en casa, y donde hay un collage perfecto entre mobiliario actual diseñado a medida con antigüedades europeas y de Sri Lanka, obras originales de artistas locales y, sobre todo, un ambiente agradable que te invita a la calma, a disfrutar, sin prisas.

El patio interior es como un vergel urbano repleto de plantas, que además cuenta con las puertas originales del lugar a modo de decoración. Resulta ideal para tomar el desayuno los días más cálidos o un vino después de haber pasado el día descubriendo la ciudad.

Hotel Brummell es un oasis urbano creado por amigos. Alejado de todo y, a la vez, a un paso de distancia de ciudad, mar o montaña.

Y la piscina, ubicada en el primer piso, es ideal durante el verano. No es muy grande pero es suficiente para el número de huéspedes.

Brummell es un nuevo concepto de lujo casual. Menos brillo, menos ostentación y más alma.

Otra de las cosas que más nos encantan de este hotel son los detalles. Y Brummell está repleto de ellos. Desde la recepción, donde cuentan con la tienda con objetos locales y de otros lugares del mundo, muy bien escogidos. Raro será si te vas sin comprarte nada. Desde guías de viajes, revistas, joyas de autor, textiles de Marruecos, obra original de artistas, chocolates gourmet, productos de belleza de marcas independientes de gran calidad, etc…

Las habitaciones también resuman ese exquisito gusto gracias a los productos para el baño de Malin + Goetz. ¡Una gozada! Todas las habitaciones tienen obras de arte, un mat de yoga, para ir gratuitamente a las clases de The Garage by Verónica Blume, que se encuentra justo al lado, revistas, wifi, TV y una carta con posibilidad de pedir comida del mejor restaurante flexiteriano de la ciudad: Teresa Carles. Por si esto fuera poco, tienen máquinas expendedoras en cada planta con un contenido cuidadosamente seleccionado – hasta los snacks son saludables y tienen ¡packagings chulísimos! -; una sauna, perfecta para una o dos personas, ideal para acabar el día de la mejor manera; un Honesty Bar, con algo de pica-pica y bebidas variadas – ya no cuentan con restaurante in house, ya que la zona está plagada de una oferta extraordinaria -, pero sus desayunos están riquísimos – tienen buffet y carta – y una amplia oferta de entretenimiento como el Bed & Bike con opciones de picnic, eventos de música, arte y colaboraciones….

Brummell es toda una experiencia inolvidable.

“Architecture cannot be totally explained but must be experienced.” Geoffrey Bawa

(*) Fotos: Hotel Brumell.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario