«Contra el futuro», un relato antiapocalíptico para construir un futuro mejor de Marta Peirano

Marta Peirano es una escritora y periodista española imprescindible. Actualmente es colaboradora de eldiario.es, aunque escribe sobre tecnología, arte digital y vigilancia en numerosos medios – Su TEDx sobre privacidad es también muy recomendable y ha superado los cuatro millones de visitas -. Dos de sus libros más conocidos son: «El Pequeño Libro Rojo del activista en Red», que se trata de una introducción a la criptografía para periodistas, fuentes y medios de comunicación, y  que también es el primer libro del mundo prologado por Edward Snowden; y «El enemigo conoce el sistema». Sin embargo, hoy os queremos recomendar su última obra «Contra el futuro. Resistencia ciudadana frente al feudalismo climático « (DEBATE): un escrito reflexivo y propositivo que habla de las estrategias de acción ciudadana para hacer frente a la aceleración del feudalismo climático y el capitalismo desastre.

“Una de las raras periodistas que realmente se ha especializado en la intersección de la tecnología y el poder.” Edward Snowden

En el mismo, la escritora y periodista analiza los horizontes que con los que nos enfrentamos ante la crisis climática y las diferentes respuestas/soluciones que los seres humanos tenemos para paliarla o al menos evitar que nos extinga antes de lo que imaginamos; y a su vez ahonda en el futuro propuesto por las grandes empresas tecnológicas, y que pasa por depender de ellas hasta para respirar. Por este motivo, Marta Peirano no solo se revela ante esas predicciones que no nos colocan en el lado bueno de la historia sino que propone nuevas fórmulas para poder aspirar a un porvenir mejor y menos catastrofista.

“Creo que confundimos tecnología con futuro al pensar que éste será tecnológico o no lo será y en realidad no es así.”

Tal y como ella afirma, la tecnología puede ayudarnos, pero sin depender de ella totalmente, sino más bien de nuestra capacidad de organizarnos para prevenir, actuar y adaptarnos de forma comunitaria y colectiva a los retos que nos esperan con el cambio climático.

“Los futuros que venden Elon Musk o Jeff Bezos son utópicos. Lo que ellos proponen requiere de una clase de materiales y minerales que son finitos en la Tierra.”

Asimismo, y en relación a esto, Peirano dibuja tres futuros muy negativos y exclusivos en manos de los ricos: castillos flotantes, superciudades y metaverso, y que además requieren de un consumo de recursos un millón de veces superior al de una persona normal. Por ello, la escritora asegura, sin faltarle razón, que el futuro comunitario es mucho menos consumista, mucho más luminoso y sostenible, y que tenemos que apostar por él.

“Hay que ofrecer espacios que no sean de consumo y sean de convivencia, como los parques o las plazas.”

En relación a esto mismo, al considerar la tecnología como la panacea en cierta manera estamos delegando en «lo tecnológico» la solución a todos nuestros problemas, para seguir sin hacer nada y por ende no tener que cambiar nuestro modo de vida. Pero es evidente que esa actitud no es la solución. Las tecnológicas promueven esa actitud paternalista en plan «tú no te preocupes, que ya lo solucionamos nosotros» para que sigamos en ese inmovilismo perenne y continuemos creyendo que como individuos/comunidad no tenemos capacidad de cambio, y que solo entes superiores y tecnológicos pueden hacer algo por cambiar este futuro demoledor. Sin embargo, eso no es cierto, ya que como Peirano dice en su libro, si comparamos las plantas de captura de CO2 con el poder de las comunidades indígenas que conservan unos bosques y selvas capaces de absorber mucho más CO2 nos daremos cuenta que estas últimas son mucho más efectivas, y además no contribuyen a la deforestación, al envenenamiento de los ecosistemas o la pérdida de biodiversidad, entre muchas otras desgracias fruto de la actividad de estos titanes…

“Las tecnológicas buscan salvar su futuro. Para que su futuro exista el nuestro tiene que desaparecer. Su futuro es posible y probable, pero no es el nuestro y tenemos que rebelarnos contra ello.”

Todo por el capitalismo salvaje…

Marta Peirano también afirma que las soluciones que realmente nos sirven son las más fáciles: comer menos carne, viajar menos en avión, control energético… pero que estamos tan sumidos en este estilo de vida que propicia el capitalismo salvaje que resultan incompatibles… Es como un «quiero y no puedo».

“Es apropiado que dejemos de actuar como si los recursos fueran infinitos. Para que nosotros podamos exigir a las administraciones que tomen medidas y decirle a las las empresas que consuman lo necesario tenemos que actuar en consecuencia.”

De todos modos, considera que aunque todos asumamos nuestra responsabilidad con respecto al cambio climático y aportemos nuestro grano de arena con nuestras prácticas diarias, quien tiene la máxima responsabilidad sobre este mal mayor son las multinacionales petrolíferas, energéticas y agroganaderas, que son las que están destruyendo el planeta, y las que siguen haciendo el mal porque los poderes públicos les siguen permitiendo que sigan actuando de esa manera… Y ahí es donde radica esta desgracia continuada.

“Nuestra sociedad debería tener la posibilidad de impedir esa anomalía.”

En definitiva, lo que está claro es que no podemos seguir siendo meros espectadores ante la crisis climática, porque existe y nos afecta a todos. Tenemos que seguir empujando y presionando para que las cosas cambien, porque si nos desanimamos y consideramos que no podemos hacer nada, el final lo veremos antes de lo que esperamos. Y es que la crisis climática no va a cesar por arte de magia y cada vez nos va a afectar más – para muestra este verano infernal -.

”Si no tomamos decisiones ahora, no las podremos tomar más tarde. Y en ese caso será Google quien termine actuando y sus decisiones, te lo aseguro, no nos van a beneficiar.”

Un libro imperdible.

(*) Foto: Álvaro Minguito.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario