Un asunto de familia de Hirokazu Koreeda

Ayer mismo vimos «Un asunto de familia»/ Shoplifters (Manbiki Kazoku) de Hirokazu Koreeda y nos encantó. Ha recibido múltiples nominaciones y galardones, entre los que destaca la Palma de Oro a la mejor película en el Festival de Cannes en 2018. Y es que no es para menos: porque tanto la historia, como el modo en el que está dirigida, las interpretaciones de todos y cada uno de los actores, así como la dirección de fotografía e incluso la banda sonora (Haruomi Hoson) son impecables.

Como siempre, y sin querer haceros spoiler, os podemos contar que «Un asunto de familia» narra la historia de una peculiar familia muy humilde, cuyo modus operandi para subsistir pasa por realizar hurtos en tiendas de barrio y supermercados. Una actividad que principalmente llevan a cabo «los padres» y los niños… Sin embargo, y a pesar de no estar actuando correctamente, todos ellos forman una familia muy bien avenida, donde se dan cariño, se cuidan y se protegen por encima de todo.

Uno de esos niños es Lin, una pequeña desamparada, que ha sido descuidada y maltratada por sus padres, a los que oyen pelearse entre ellos, mientras ella yace en la intemperie, hambrienta y sola. Este hecho, hace que salten las alarmas en esta familia al ver a la niña sufrir y deciden cuidar de ella, sin analizar bien las consecuencias de ese acto humanitario pero que no está tipificado de esa manera por la ley…

A partir de ahí, Koreeda nos muestra cómo esta singular clan sobrevive como puede, mientras se van sucediendo una serie de sucesos que desembocan en lo previsible, a pesar de que en todo momento sobrevuela una sensación de esperanza perpetua, que no consigue disipan, ni siquiera en el desenlace del film…

Como podréis comprobar si decidís verla (está disponible en Filmin), «Un asunto de familia» es tierna, espontánea, muy reflexiva, delicada y áspera cuando debe serlo, pero sobre todo es auténtica, gracias a la maravilla de guión que la sustenta y, como os indicábamos al inicio, y a sus grandísimos actores. Está repleta de detalles y gestos que pueden pasar desapercibidos o no resultar significativos, pero que sirven para hilvanar esta historia llena de amor, en la que el director hace que nos planteemos temas muy relevantes sobre el significado de ser padres y sobre la familia como institución. Porque como dice Nobuyo Shibata, «la madre», no solo es madre la que da a luz, planteando un debate sobre la losa que supone nacer en una familia que no te desea, que no te da amor, que incluso te maltrata, pero de la que no puedes huir y en la que te sientes irremediablemente atrapado debido al lazo de la sangre…

Sin más, en «Un asunto de familia» nada es lo que parece, y por ello, lo mejor es no sacar conclusiones precipitadas. Así que os invitamos a dejaros llevar y sorprender por Koreeda, liberaos de cualquier tipo de prejuicio y sumergíos en este film magistral.

(*) Foto portada: cartel «Un asunto de familia».


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario