Summer Solo Group Show III by SOLO Houses: arte y belleza en plena la naturaleza

Solo Summer Group Show III es una exposición colectiva comisariada por Albarrán Bourdais en el terreno de Solo Houses, que busca integrar el arte con la arquitectura y el paisaje, permitiendo a artistas contemporáneos de primer nivel trabajar otros formatos en relación con el entorno.

 

Horario: De lunes a miércoles: 10 a 13:30 h. y de jueves a domingo: 10 a 17:30 h.

Acceso general: 3 € (Menores de 12 años gratis) y visitas guiadas (Se necesita reserva previa): 8 €

Esta es la tercera edición, y cuenta con un recorrido de casi 2 km, en el que los visitantes se encuentran con las obras y proyectos de grandes artistas en lugares inesperados en plena naturaleza. Una propuesta artística única, que nos invita a frenar, contemplar y despertar nuestra consciencia en relación con el paisaje que nos rodea, en este caso viñas centenarias, campos de olivos y los bosques de carrasca. ¡Es impresionante!

El recorrido nos lleva por caminos y paisajes muy diversos y cada obra crea su ecosistema.

Tal y como nos cuentan, el objetivo es hacer más visible para el gran público la importancia de la naturaleza y de nuestra forma de estar en el mundo, sensibilizarnos sobre los grandes retos que plantean las cuestiones medioambientales y sociales, y devolver al paisaje su calidad de ser vivo que nos inspira.

De ahí que a través de este vínculo sensible con los seres vivos, las obras nos invitan a reconectar con nuestro entorno y a cambiar nuestra forma de actuar, desarrollando otras relaciones con el mundo.

Como podréis ver, el paisaje también actúa como amplificador del acercamiento que tengamos a la obras, creando un entorno ideal que nos hace más receptivos a la belleza de las propuestas.

Los artistas participantes de SSGS III son:

Iván Argote: En «Bridges: we are melting», propone varios puentes de acero y hormigón, con poemas grabados que se pueden leer al cruzarlos, dando a este breve pasaje un sentido introspectivo y reflexivo. El artista utiliza puentes como metáforas de formas de conectar y conciliar con los demás, especialmente en estos tiempos de polarización.

Christian Boltanski: En «Animitas», 500 campanas japonesas han sido colocadas según la configuración de las estrellas la noche en la que nació Boltanski. Cuando sopla el viento, las campanas tintinean suspendidas de delgadas varillas de metal produciendo un delicado repique, mientras que las placas fijadas en cada uno reflejan la luz. Para el artista esta instalación representa las almas de las personas desaparecidas, envolviendo al espectador en un momento mágico de conexión con el universo. «Animitas» se estableció en 2014 en el desierto de Atacama de Chile, y desde entonces se ha replicado en otros contextos.

Pedro Cabrita Reis: Cabrita Reis cuenta con 2 obras: 1) «Assembly #2» es una obra de arte autónoma, que representa a la vez una escultura (y una pieza de mobiliario) y una base para la comunicación, y también para la contemplación. A través de ella propone momentos para el encuentro y nos invita a tomar conciencia del otro y de su diferencia. 2) «Blossom» consta de innumerables tubos rectangulares interconectados que forman un conjunto abstracto y, sin embargo, en este contexto rodeada de olivos, parece un denso ramaje que brota de su entorno natural. De este modo, el artista traduce lo cotidiano y la ausencia de claridad y orden en la belleza de un momento congelado.

Claudia Comte: Comte también cuenta con 2 obras: 1) «Burning Sunset», que es el sexto muro independiente de la serie iniciada por la artista en 2015, y mediante la cual crea un diálogo con el entorno natural. Esta pintura mural, cuyo patrón está generado digitalmente por ella e inspirado en la naturaleza, combina lo digital con lo analógico, rememorando las huellas de la historia de la Tierra y destacando la importancia crucial de los bosques como pulmones de nuestro planeta, especialmente en tiempos de crisis climática; 2) Su monumental escultura, «Nikolai», tallada en mármol arabesco, es un testimonio de su enfoque biomórfico. Su presencia crea un vínculo poético con la historia geológica del mármol, recordándonos la intrincada relación entre el bosque y el océano en nuestro mundo natural.

Dominique Gonzalez-Foerster: «Remember of the coming alien (Alienor)» es una escultura que ha sido desarrollada en colaboración con el escritor y filósofo Paul B. Preciado, y que forma parte de una conversación abierta y continua sobre los extraterrestres. La obra es una versión queer así como una crítica de la escala antropomórfica de proporciones del arquitecto Le Corbusier, y un guiño a la figura histórica de Leonor de Aquitania.

Donna Huanca: «DNA ECHO» es una escultura de acero cortado con láser, adornada con numerosos piercings agrandados, recuerda a un portal o puerta de otro mundo. Ha sido creada como una especie de arquitectura para el cuerpo, y sirve tanto de camuflaje como de refugio.

Koo Jeong A: «MS» es un fragmento extraído de un proyecto que el artista imaginó, donde una enorme pendiente tubular, un «halo», recorre una construcción gigante en forma de anillo de Möebius.

Alicja Kwade: En «Absorption» la artista se apropia de una piedra encontrada original y la invita a una serie de transformaciones a través del escaneo y la duplicación. De este modo, se crea un objeto nuevo e ilusorio mediante la superposición de realidad y apariencia. El cristal del espejo oculta parte de uno de los objetos, pero al mismo tiempo lo completa con la imagen espectacular de la misma parte en el otro.

Bertrand Lavier: Como parte de su trabajo sobre el color, esta obra, «Amarillo», es un neón que forma la palabra amarillo pero que emite un color diferente. Las palabras de neón de Lavier provocan la emoción del color pero confrontan la palabra con la imagen, distorsionando la realidad en el proceso y jugando con nuestras ideas preconcebidas.

Mathieu Mercier: Con «Last day bed» su autor juega con un cruce irresoluto entre la ambición vanguardista de vincular arte e industria, y el gesto duchampiano que desplaza un objeto manufacturado al campo del arte, liberándolo de todo valor utilitario. La escultura ha sido ejecutada en mármol verde en referencia al pabellón alemán de Barcelona llevado a cabo por Mies van den Rohe.

“El gesto duchampiano de Last day bed desplaza un objeto manufacturado al campo del arte, liberándolo de todo valor utilitario.

Esther Stocker: Con este grupo de esculturas conocidas bajo el nombre «Untiltled», la artista crea un paisaje abstracto y artificial que se superpone al paisaje natural. A través de ellas nos propone revaluar la conceptualización de nuestro entorno, y nos invita a romper con proporciones y perspectivas, y a descubrir que nada es lo que parece.

Superflex: «There is an elephant in the room» es una obra del colectivo danés Superflex, quienes han reutilizado la estética de la señalización comercial para reflexionar sobre el cambio climático, la colectividad y la vida entre especies.

Adrien Vescovi: Su obra, «Sand Titre», trata de la vida y del paisaje, y es como un archivo, una memoria compuesta y construida empíricamente a partir de elementos naturales o reciclados. Su forma de coser es una forma de pintar.

Héctor Zamora: Mediante el uso de tubos de andamio rojos, el artista ha creado estas tres formas arquitectónicas – «Excéntrica hiperbólica», «Hyparadial» y «Catenaroide» – que evocan las investigaciones de los arquitectos Frei Otto, Buckminster Fuller y Félix Candela. Estas esculturas también tienen un carácter lúdico como los parques infantiles.

Sin más, os recomendamos muchísimo que vayáis a verla. No tiene parangón y es una oportunidad única para disfrutar de la naturaleza y de evocadoras e interesantísimas obras de arte contemporáneo. Por cierto, para acceder a la ruta de las esculturas del Solo Summer Group Show III tendréis que adquirir las entradas en la Venta d’Aubert.

(*) Fotos by Ely Sánchez.

BACK
BACK TO TOP