Las evocadoras esculturas de Anton Álvarez

Anton Álvarez es un artista y un artesano sueco-chileno que vive y trabaja en Estocolmo. Estudió ebanistería antes de completar su formación en Konstfack, donde estudió arquitectura de interiores y diseño de mobiliario, y también se graduó en el Royal College of Art de Londres. Es conocido fundamentalmente por crear sus propias herramientas de trabajo, con las que hace verdadera maravillas.

De hecho, nosotros le conocemos por sus preciosas esculturas realizadas con una máquina que él mismo ha creado: The Extruder, con la que prensa la arcilla en un extremo de la máquina y, a continuación, recoge la extrusión por el otro extremo. ¿El resultado? Estas formas orgánicas y abstractas cuya textura parece cremosa, a pesar de su rigidez real.

The Extruder – by Anton Alvarez from Anton Alvarez on Vimeo.

Por si esto fuera poco, gracias a sus estudios en diseño de muebles, ha sido capaz de crear su propia máquina de envolver con hilos, a la que ha llamado Thread Wrapping Machine. Se trata de una gran rueca circular, en la que no existen clavos ni tornillos: solo hilos. Sí, sí, y a través de la misma crea estas increíbles y coloridas esculturas. Para ello, ensambla con hilos una serie diferentes objetos y materiales como madera, plástico o metal a golpe de pedal, con el propósito de crear nuevas composiciones más grandes y arquitectónicas.

Su práctica se centra en el diseño de sistemas y la creación de herramientas y procesos para producir objetos escultóricos y arquitectónicos.

Oscilando entre la innovación tecnológica y la artesanía tradicional, las formas escultóricas de Álvarez desafían nuestra percepción del peso y la gravedad, y nos hacen reflexionar sobre la tensión entre estos dos roles. De ahí que Anton Álvarez continúe jugando con los límites, creando obras ricas en tradición, pero al mismo tiempo, absolutamente poco convencionales para crear un entorno escultórico verdaderamente sorprendente e imprevisible.

(*) Fotos: obras de Anton Álvarez.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario