Lamb: una metáfora excéntrica sobre la maternidad y la pérdida

Últimamente estamos viendo pelis que nos están encantando. No todas son estrenos ni películas de las que se esté hablando en estos momentos, pero las que os recomendamos son cintas con las que hemos disfrutado muchísimo.

Dicho esto, hoy os queremos hablar de «Lamb» de Valdimar Jóhannsson. Una película islandesa que mezcla terror, drama y cine fantástico, y que está basada en una historia procedente de cuentos populares islandeses sobre el hecho de ser padres, el amor y la pérdida de un ser querido y la reciprocidad entre la naturaleza y los humanos. Se alzó con el premio a Mejor Película, Mejor Actriz y el «Citizen Kane» para su director en el Festival de Sitges 2021, y también fue galardonada con el «Un Certain Regard – Premio a la Originalidad» en el Festival de Cine de Cannes del mismo año. Por si esto fuera poco, fue seleccionada por el comité de los Oscar de Islandia para representar al país en la carrera por el premio a mejor película internacional.

El poder de una raza que se considera superior

Los protagonistas de este film son una pareja de granjeros en crisis, que deciden ilusionarse de nuevo en un mundo en el que parece que próximamente se podrán hacer viajes en el tiempo. Esa ilusión consiste es volver a ser padres, pero… de una cría de oveja que en realidad es un engendro: mitad humana y mitad animal. Al hacerlo, la desvincularán sin reparos de su auténtica madre, un animal, dejando patente que en la cadena trópica el humano está por encima del ganado ovino…

Visualmente es muy hermosa

«Lamb» es pura poesía visual. Bellísima mires donde mires. Incluso en esos momentos en los que el equilibrio parece desmoronarse y las aristas de cada uno de ellos se vuelven terribles…

Tanto la fotografía de Eli Arenson, la música como los silencios… todo está perfectamente hilvanado e insistimos, hasta el drama resulta hermoso.

El deseo voraz de una nueva maternidad

Otro de los temas que toca el film es la maternidad y la familia. Y para ello, tampoco ahonda mucho en el pasado de este matrimonio. Parece que perdieron a una hija, pero no desvelan las causas ni sabemos cómo era. Lo que sí queda claro es que esa pérdida causó grandes estragos en la pareja y nunca más volvieron a ser los que fueron en los momentos felices.

Por ello, cuando vislumbran la posibilidad de criar a un nuevo ser, optan por ir hacia adelante (sobre todo ella, interpretada magníficamente por Noomi Rapace), obviando cualquier juicio o creencia que pueda condenarlos. De hecho, ni siquiera una tercera persona en escena es capaz de hacerles cambiar de parecer o de cuestionarse sus actos. El deseo de ser padres es demasiado potente y arrasador.

Se trata de una nueva oportunidad de ser felices, de construir una familia… y eso tiene tanta fuerza que lo puede todo.

El misterio de la vida y el poder del origen en un final contundente

Los seres humanos siempre nos hemos creído superiores a los animales, considerándolos en la mayoría de ocasiones como fuente de alimento y en el mejor de los casos como seres de compañía… pero demostrando siempre nuestra superioridad. De ahí que «Lamb» no solo cuestione eso sino que deje claro que no hay que subestimarlos… Y hasta aquí podemos leer.

Sin más, os recomendamos que la veáis. Es bella, pero también áspera, magnética y concluyente.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario