La casa-estudio Masquespacio es un sueño multicolor

El estudio de interiorismo Masquespacio presenta su increíble casa-estudio en una vivienda de 1925 típicamente valenciana de la que se enamoraron inmediatamente.

Tal y como ellos mismos aseguran, el camino hasta dar con este lugar no fue fácil, pero lo mejor de todo es que tras todos estos devaneos para dar con la casa de sus sueños, por fin lo lograron. El resultado es una belleza de hogar, lleno de color, luz, fantasía y mucho diseño.

El hogar y lugar de trabajo de Ana Hernández y Christophe Penasse es una residencia de principios del siglo XX, con una personalidad muy clara y con un interior sorprendente y único. Lo más interesante es que han mantenido la esencia de esta edificación clásica y le han aportado su propia idiosincrasia. La mezcla entre ambos mundos es un perfect match.

“Nuestra intención siempre ha sido mantener la esencia del carácter histórico de la casa, respetando la belleza de su pasado.”

Cuando la historia y el diseño contemporáneo se dan la mano

Nada más cruzar su umbral, se puede apreciar cómo conservaron los originales suelos de mosaico hidráulico valenciano, junto con los rodapiés y el techo, en combinación con las paredes de ladrillo visto.

Dado que aquí se encuentra su oficina, añadieron un contraste de colores al carácter original, y crearon mesas utilizando una celosía similar a la de la fachada, combinada con madera de colores. Las cortinas con capas de diferentes coloridos tienen como objetivo aportar un toque de calidez al espacio.

En la sala de reuniones, también están presentes las cortinas con capas y la mesa con patas de celosía y tablero de madera, que conecta con los materiales de su oficina. En esta área, sin embargo, utilizaron un microcemento de color en el suelo y una textura rugosa en algunas paredes. Estas dos últimas incorporaciones de materiales crean un punto de conexión con los materiales que usaron en su vivienda, ubicada en el primer piso de la casa, ya que desde este espacio se accede a la cocina y a la sala de estar.

La casa también cuenta con un patio interior, donde crearon un jardín interior que funciona como punto de transición entre espacios. Esta área tan versátil sirve tanto para un almuerzo familiar, como para hacer deporte o para realizar una sesión de fotos, entre otras cosas.

En la planta de arriba, el punto culminante proviene del juego de formas cuadradas, triangulares, circulares y semicirculares. Estas les recuerdan a su época de diseño gráfico, aunque nos comentan que a otras personas les evocan a la época en la que desarrollaron proyectos New Memphis.

Aquí, aunque quisieron respetar la belleza de los detalles antiguos del edificio, también optaron por combinar una estética con un toque brutalista, y además reinventada con su particular contraste de colores, materiales artesanales, texturas y formas.

En lo que respecta a la cocina/salón, lo cierto es que se trata de un ambiente diáfano donde se reconoce inmediatamente el juego de contrastes de formas por los materiales utilizados. En este caso, buscaron materiales más sofisticados como el mármol, el aluminio, el microcemento y los azulejos hechos a mano.

El mobiliario, diseñado íntegramente por su estudio como parte de las colecciones Mas Creations, aspira a resaltar en todo momento sus texturas, formas, materiales y colores particulares.

Entre todas ellas, cabe distinguir la colección CONO, parte de la primera colección que diseñaron y produjeron directamente en su estudio, utilizando impresión 3D en arcilla y terminada a mano. En esta zona también añadieron cortinas para aportarle un toque más cálido, mientras que la escalera que conduce a la azotea de mantenimiento se conservó en su estado original.

Al salir de la cocina/salón, se accede a una pequeña terraza por un pasillo, y un poco más adelante se encuentra el baño, que llama la atención por su toque de color amarillo creado con azulejos artesanales y por la pared realizada con la tradicional técnica mediterránea del trencadís.

La pared acabada en cemento rugoso recuerda a la sala de reuniones de la planta baja y al carácter parcialmente industrial del edificio. A la izquierda han colocado una cortina hecha a medida, que da privacidad a esta zona.

Al final del espacio, encontramos la joya de la corona: su dormitorio, donde instantáneamente la cama en forma de bola con un toque de color flúor capta toda la atención. Esta cúpula que, según ellos, les ofrece una desconexión total al final del día, fue diseñada por su estudio y fabricada por un robot 3D.

Al lado derecho de la cama, han creado una pequeña sala de televisión con más piezas de sus colecciones, mientras que al lado izquierdo tienen una sala de meditación con un toque rosa flúor.

Como podréis comprobar por las imágenes, esta impresionante casa llena de creatividad e inspiración representa muy bien la trayectoria del estudio y el estilo artístico que han ido desarrollando durante todos estos años, desde los inicios gráficos hasta su inspirador toque de New Memphis con un aire a veces futurista. Un lugar que no deja indiferente y que es una oda a su imaginario y a su amor por València.

(*) Fotos: Luis Beltran.

BACK
BACK TO TOP