How to have sex: una nueva mirada sobre el consentimiento y las relaciones sexuales

«How to have sex» es la inquietante e inteligente ópera prima de Molly Manning Walker, que narra las vacaciones de fin de curso de tres adolescentes británicas, donde beber, salir de fiesta y ligar son clave para vivir el mejor verano de sus vidas. Sin embargo, y mientras todo eso ocurre, también deberán enfrentarse a las complejidades del sexo, a las secuelas del desfase, al consentimiento y al autodescubrimiento, entre otras cosas.

El origen

Curiosamente, «How To Have Sex» fue una sorpresa totalmente inesperada para Molly Manning Walker. Al terminar su formación como directora de fotografía en la Escuela Nacional de Cine y Televisión de Londres, cuando comenzó a trabajar tras las cámaras en publicidad y en televisión, incluyendo la miniserie titulada «Mood» de 2021 y «Scrapper», ganadora del Gran Premio del Jurado en el Festival de Sundance en 2023. Fue entonces cuando Walker se dio cuenta de que ya era hora de hacer su primer largometraje. Afortunadamente, después de que su primer corto titulado «Good Thanks, You?» fuera seleccionado para la semana de la crítica en Cannes, Film4 le brindó a la cineasta la oportunidad de escribir un guión preliminar.

A Walker le llegó la inspiración para su largo en una boda, rodeada de amigos del colegio, al recordar unas vacaciones adolescentes, similares al spring break americano pero más cutre, y en una ciudad muy turística del Mediterráneo.

Durante ese evento, tuvo la oportunidad de hablar con amigas y de contrastar recuerdos que pensaba que había imaginado, pero que resultaron reales cuando todas ellas se lo confirmaron. Uno de ellos consiste en una escena en la que una chica le hace una mamada a un chico en el escenario de una discoteca. Así que este fue el empujón que Walker necesitaba para escribir su historia y poder convertirla en película.

“No me había dado cuenta de cuánta influencia sexual habían tenido esas vacaciones en mi vida, y en la de todos con quienes hablé en esa boda.” Walker

La realidad supera la ficción

La directora y su equipo montaron grupos de debate en todo el Reino Unido, centrándose en ciudades clave como Manchester, Nottingham y Londres, para descubrir cómo se sienten los jóvenes acerca del sexo hoy en día.

Los jóvenes con los que hablaron se dividieron en grupos de hombres y grupos de mujeres. Se les invitó a leer partes del guion de «How To Have Sex» y compartir su opinión.

Lo que pasó, entre muchas revelaciones, es que se sorprendieron muchísimo con la reacción de algunos de estos jóvenes tras leer la primera escena de agresión, ya que al finalizarla no la consideraron como tal e incluso le echaron la culpa a la chica por haberse emborrachado tanto…

Por ello, y tras estas declaraciones, tanto ella como su equipo se dieron cuenta de la importancia de hacer esta película.

No es un tutorial sobre sexo

Aunque el título del primer largometraje de Molly Manning Walker juega voluntariamente al equívoco para subvertir las expectativas que genera una frase propia de un tutorial sobre sexo, no lo es.

En este caso, y como os avanzábamos, la historia se centra en tres amigas de la infancia, que actualmente tienen 17 años, y que tras terminar los exámenes de acceso a la universidad, viajan a Grecia con la única intención de salir de fiesta como si no hubiese un mañana. Además, y para añadir más presión todavía, Tara, la protagonista, también busca perder la virginidad.

Nada más llegar a su destino conocen a un grupo de chicos con los que viven noches de desenfreno y excesos… A todo este melange se suma la presión que ejercen las amigas de Tara para que ésta tenga su primera experiencia sexual, y el resultado es terrible. Y hasta aquí podemos leer.

Un casting ganador

La misión de Walker era encontrar a tres chicas que interpretaran a tres mejores amigas, con el fin de llevar a la audiencia a un viaje que nos recordara la libertad y la euforia que se viven en unas primeras vacaciones de adolescente. Para ello, trabajó con la directora de casting Isabella Odoffin, con quien ya lo había hecho en sus anteriores cortos.

Mia McKenna Bruce interpreta a Tara, que es quien lleva el peso de la mayor parte de la película. Lo hace increíble. Trasmite una energía inusitada en la pantalla, donde pasa de sentirse eufórica a compasiva, cariñosa, también follonera, divertida y catatónica.

Para encontrar actrices que parecieran amigas de verdad, Walker ideó un casting en TikTok en el que las candidatas tuvieron que subir un vídeo y de esta manera poder tener una idea de cómo eran personalmente. Acertaron de pleno, y tanto Lara Peake, que interpreta al personaje de Skye, como Enva Lewis, que hace lo propio con Em, están extraordinarias.

Banda sonora

Aunque «How To Have Sex» está ambientada en 2023, la música de la película hace un guiño al ambiente en este tipo de fiestas. Para ello, trabajó con el compositor James Jacob, un ex-DJ de Ibiza y Ayia Napa, que estaba de gira bajo el nombre de Jakwob.

Fue quien se encargó de crear un set de 70 minutos de música solo para la película.

Preparación y procesos estéticos

Como directora de fotografía, Walker siempre tuvo claro que el lenguaje visual de «How To Have Sex» sería crucial, y por ello eligió al director de fotografía Nicolas Canniccioni, cuyo trabajo con la cámara en películas como «Yo maté a mi madre» (2009) de Xavier Dolan, reflejaba la emoción y la energía necesarias para capturar esta visión del mundo a través de los ojos de las chicas: esa libertad y sensación de tener posibilidades, sin sentirse manipuladas.

Walker hizo el guión gráfico de toda la película a mano, pero se lo guardó para sí misma, y luego hizo una lista de planos de toda la película con fotografías. Actualmente hay una «biblia» de 300 páginas, plano por plano. Muchas de las referencias de Walker provienen de TikTok, aunque el diseñador de vestuario George Buxton también se inspiró en gente que veía por la calle a la que se paraba a hacerles fotos de sus outfits.

Walker también grabó innumerables vídeos durante las noches de fiesta y recopiló vlogs de YouTube de los turistas para dar referencias a diseño de producción y vestuario.

El heteropatriarcado y la cuestión del consentimiento

Recomendamos «How to have sex» por la mirada cómplice, sensible e indulgente de su directora.

Walker adopta en todo momento la actitud de no juzgar sino de mostrar ciertas situaciones con el propósito de que nos hagamos preguntas y reflexionemos sobre la sexualidad femenina, sobre el sexo y los límites del deseo, sobre las desigualdades culturales, sobre la necesidad de evasión por parte de los adolescentes, sobre la presión que ejerce el grupo cuando somos jóvenes, sobre cómo accedemos a hacer ciertas cosas por tal de ser reconocidos y molar, sobre el enquistado sistema heteropatriarcal en el que por desgracia seguimos sumidos, así como sobre el consentimiento.

Asimismo, el objetivo fundamental de «How To Have Sex» es iniciar conversaciones, especialmente entre los adolescentes, sobre los recuerdos de esos momentos de euforia y la importancia de las amistades, pero también de esos momentos que a menudo están acompañados de vergüenza y silencio.

Consultar cartelera.

(*) Fotos proporcionadas por Avalon.

BACK
BACK TO TOP