Yeite bar: ríe, baila, bebe y disfruta

Yeite bar, cuyo nombre es una palabra que en la jerga argentina se utiliza para referirse a un truco astuto e ingenioso de manera improvisada que da un buen resultado, acaba de abrir sus puertas en la capital con un concepto que fusiona diversión, música e innovación en cócteles para deleitar todos nuestros sentidos.

Dirección: C/ Conde Duque, 14 (Madrid)

En cuanto entréis en Yeite, os sentiréis seducidos por una atmósfera envolvente, «donde el cálido resplandor azul evoca la sensación de un oasis nocturno bajo la luna». Así de sugerente lo cuentan sus creadores. Y no les falta razón.

Su sugerente y cuidadosa selección musical abarca desde vinilos de hip hop, funk y rock hasta ritmos más actuales como el afro dance y el trap, y lo cierto es que hace un match perfecto con la propuesta de coctelería de Lucas López Dávalos.

Tal y como ellos mismos destacan, el desafío creativo de Lucas para el desarrollo de sus cócteles ha sido la búsqueda de sensaciones que oscilan entre lo placentero y lo sorprendente, transportando a los comensales a lugares mágicos a través de combinaciones innovadoras de ingredientes de alta calidad.

Porque está claro que coctelerías hay muchas, pero que realmente innoven y vayan más allá de lo esperado… no hay tantas. De ahí que en Yeite hayan tenido muy claro desde un inicio la idea de combinar tecnología y artesanía, utilizando equipamiento de grado profesional y creando tanto esencias como destilados, con el fin de elevar la experiencia.

Asimismo, y para acompañar estos exquisitos y únicos cócteles como la «Champeta», que tiene una mezcla de vodka, palo santo, taguete, manzana e hinojo, el «No es para tanto», que lleva whisky escocés, dátiles, xocolat, mole bitter y umeshu, el «un día de mierda» a base de gin seco, vermut dry, empirical ayuuk y bitter peychaud’s o el «tengo el vicio de dejarme llevar», cuyos ingredientes son bourbon, croissant falernum, quintos y vinagre de jerez, Yeite ofrece una variedad de bocados elaborados con productos frescos y de temporada.

Desde su riquísimo brioche de pastrami con mayonesa de hierbas, pasando por la stracciatella con calabaza en aceite de albahaca y las anchoas cantábricas con manteca noisette sobre brioche hasta el crudo de pez limón con pomelo blanco y aceite de lima kaffir. Mmmm…

El interiorismo ha corrido a cargo de Plantea Estudio, y el concepto gira en torno a una imponente barra de piedra que funciona como epicentro, ya que desde allí los bartenders preparan los cócteles e interactúan con los clientes.

“Con Yeite, hemos creado el bar que siempre quisimos disfrutar nosotros mismos.” Damian Harburguer

Su arquitectura descontracturada se combina con materiales nobles y robustos, como las preciosas sillas de madera hechas a medida, sus taburetes de acero inoxidable de Frama y las pequeñas mesas de piedra. La iluminación, cuidadosamente seleccionada con piezas mayoritariamente clásicas como las minimalistas lámparas de pared de Alvar Aalto para Artek, aportan un toque teatral y atemporal al ambiente del bar.

Otro de los factores diferenciales de Yeite es la experiencia sonora, la cual es excepcional gracias a que cuentan con un sistema de sonido profesional que ha sido diseñado para adaptarse a las necesidades del momento. Además, el bar ha sido insonorizado como un estudio de grabación profesional.

Muy recomendable.

(*) Fotos by Verónica Alvez Farias, proporcionadas por Yeite.

BACK
BACK TO TOP