Volver a confiar by Germán Jurado

“Confía en que tienes una naturaleza buena y compasiva. Eres parte del Universo, estás hecho de estrellas” Thich Nhat Hanh

Etimológicamente “confianza” deriva de la palabra “confiar”, formada por un prefijo con (todo, junto) y la raíz -fi- del verbo fiar, del latín fidere (confiar) y este de fides (lealtad, fe y confianza).

Así que podríamos decir que la confianza es la cualidad de volver a conectar con “todo” y hacerlo con lealtad y fe, pero;¿qué significa este “todo”?

Dependiendo de la creencia, la vía o la religión que cada uno practique, este “todo” tiene diferentes nombres, aunque siempre apunta hacia una misma dirección; Dios, la Fuente, Buda, Eso,..pero es algo que no se puede nombrar, ya que está antes de todo pensamiento. El dedo que señala a la Luna, no es la Luna. En el momento que se quiere identificar este “todo”, con un nombre y una forma, desaparece.

Confiar es volver a conectar con esa cualidad innata que permanece dentro de cada uno de nosotros, ese “todo” que no depende de nada exterior que pueda suceder.

No aumenta ni decrece con los resultados, tanto buenos como malos. Ni disminuye o se hace más grande con la condición, la relación o la situación que estemos experimentando.

Nada de esto puede llegar tocar a este “todo”, ni tan siquiera acariciarlo, ya que no existe de forma separada a la vida y vive ajeno a cualquier tipo de dualidad mental.

De hecho, esta idea equivocada de estar separados unos de otros, esta confusión mental, hace que no podamos experimentar esta confianza plena con el “todo”. Esa fuente inagotable que nace de nuestro ser y nos devuelve la esperanza, la confianza y la fe, en mitad de la fría y oscura noche.

Un haz de luz que nos atraviesa y nos da calor recordándonos que, el verdadero potencial se encuentra en la  respuesta, impulsada por nuestra verdadera naturaleza, y no está en lo que pueda llegar a suceder.

Una invitación profunda de la propia vida, a sostener la incertidumbre conectando de nuevo con nuestro corazón, el amor y la compasión, y actuar poniéndonos al servicio de “todo”, de todos, caminando juntos, sin miedo, ayudándonos unos a otros y recuperando la confianza y la fe.

@german.jurado

(*) Foto: Anna Shvets


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario