Vackä: alternativas vegetales al queso de alta calidad, sabrosas y nutritivas

El mercado mundial del queso vegano alcanzó los 2.500 millones de dólares a finales de 2020. Según «Transparency Market Research» esta industria alcanzará un valor de 7.000 millones de dólares en 2030. Y es que además de que la alimentación vegana no es solo una tendencia actual y futura, sino una filosofía de vida, que ha venido para quedarse.

Desde la pandemia, la demanda de alternativas a base de plantas ha aumentado significativamente, y el queso vegano se ha convertido en una tendencia considerable.

Ya son muchos quienes, motivados por el amor a los animales, por apostar por una dieta más saludable o por alternativas, en este caso, a los lácteos (debido a intolerancias alimenticias), se decantan por una alimentación vegana 100%. Por ello, el incremento de productos de calidad veganos está en aumento y afortunadamente cada vez hay más proyectos con alma que están produciendo verdaderas delicias de gran calidad.

Actualmente un 65% de la población es intolerante a la lactosa y un porcentaje alto tiene la necesidad de bajar el consumo de productos de origen animal por cuestiones éticas y de sostenibilidad y para prevenir problemas cardiovasculares.

Un buen ejemplo es Vackä (significa «despertar» en sueco), una marca que diseña y elabora quesos tradicionales con los valores y la tecnología del siglo XXI. Este interesantísimo proyecto que nació en 2014, tiene como misión facilitar la transición hacia una dieta más saludable y sostenible conservando la cultura alimentaria. Y es que sus fundadores, Maxime y Ana, aprovecharon su propia transición hacia una dieta basada en plantas para crear alternativas vegetales al queso de alta calidad, sabrosas y nutritivas. Básicamente porque se dieron cuenta que el queso era un alimento del que costaba mucho prescindir. En 2015, se mudaron a Barcelona para crear un proyecto que aportase algo diferente a ese cambio de paradigma que ellos querían y quieren para el mundo. Dicho y hecho.

Abrimos un pequeño restaurante en el barrio de Gracia, donde hicimos todo tipo de pruebas de quesos, que luego ofrecíamos a nuestros ‘early consumers’ dentro de los platos.

En el 2019, tras una campaña muy exitosa de Crowfunding trasladaron el restaurante y abrieron un espacio obrador de quesos en Nest City Lab, un laboratorio urbano de sostenibilidad con certificado LEED Platinum, que está ubicado en el barrio de Poble Nou. Desde entonces hasta principios del 2021 estuvieron desarrollando proyectos de I+D y de packaging para su propia línea de productos, que lanzaron el pasado marzo con el sello ecológico.

Nos gusta el queso, lo amamos, lo que no nos gustan son las consecuencias que tiene su producción en el planeta y los seres vivos, es por eso que creemos importante mantener esa diversidad y la cultura quesera, con los valores que necesitamos para construir un mundo más justo.

Tras todo este camino y con el fin de poner foco en elaborar sustitutos de calidad al queso de origen animal que satisfagan a las personas más reticentes, han ampliado el obrador y han dejado el restaurante en stand by. Principalmente porque las alternativas vegetales existentes no tienen calidad y hay muy pocas opciones.

Tanto las personas con una alimentación plant-based, así como las que están en proceso de reducir su consumo de proteína animal consideran que las opciones actuales son poco saludables y son vistas como artificiales.

Por todo ello y debido a que la alimentación es una de las industrias que más impacto tiene sobre el medio ambiente y la salud de las personas, en Väcka sienten que tienen la responsabilidad de crear un camino nuevo que incorpore todos los valores necesarios en este proceso.

De nuestras propuestas también depende el éxito de esta transición.

Y también quieren comprometerse a acelerar esta transición con un producto innovador y de alto valor nutricional. De ahí que todos sus quesos sean fermentados y contengan probióticos y enzimas vitales para nuestro organismo y para poder reforzar el sistema inmune.

Sin más, no podemos hacer otra cosa que recomendárnoslos. Son saludables, respetuosos con el medio ambiente y además ¡están buenísimos!.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario