Supersonic: los Gallagher al descubierto

Este fin de semana fui a ver Supersonic, el documental producido por Asif Kapadia y James Gay-Rees – los creadores del documental ‘Amy’, sobre Amy Winehouse, y con el que ganaron unl Oscar -, y dirigido por Mat Whitecross, que cuenta la historia de Oasis,  la banda de los hermanos Gallagher.

La cinta abarca desde su formación en 1990, pasando por el momento en el que en 1994  se convirtieron en un icono del britpop con la publicación de su álbum ‘Definitely Maybe’, hasta el 10 de agosto de 1996, cuando consiguieron llenar dos noche seguidas el Knebworth Park, y donde actuaron para 250.000 fans del grupo, consiguiendo un récord de asistencia y un hito irrepetible.

Curiosamente, y aunque para este proyecto los creadores tuvieron un acceso sin precedentes a la banda, así como a su familia y sus colaboradores, Noël y Liam ni se cruzaron en el rodaje… Y es que los de Manchester no se hablan desde 2009, año en el que finiquitaron la banda por diferencias irreconciliables.

Asimismo, y a pesar de no tener una relación, se especula sobre una posible reconciliación entre los dos hermanos. Y de hecho, el director de la película asegura que ninguno de los dos ha descartado volver a reunirse algún día, y que incluso Chris Martin, vocalista de Coldplay, ha mediado entre ellos. Sea como sea, lo que está claro es que no tardaremos en saber si esta posible reunión es cierta o simplemente se trata de un deseo de sus todavía miles de fans.

Como podréis comprobar, Supersonic se sumerge en profundidad en la vida, éxito y declive de la banda de Manchester, aunque en todo momento se percibe una especie de ‘mano redentora’, que ejerce muy bien la autocrítica… pero que a su vez es la artífice de que ambos salgan bien parados… Algo tendrá que ver que los Gallagher sean los productores ejecutivos…

La peli mantiene un buen ritmo en todo momento, y saca a la luz momentos inéditos de su infancia, así como sus continuas peleas y enemistades entre ellos y con otros artistas de la industria musical, sus preocupaciones, la relación con sus progenitores, etc… consiguiendo que empatices con ellos, mientras disfrutas de sus himnos.

Sin más, tengo que reconocer que a nosotros nos gustó mucho. Resulta muy interesante ver el meteórico paso que experimentaron Noël y Liam: de ser unos desconocidos a vender más de 80 millones de copias a nivel mundial, y presenciar la reunión de los polémicos hermanos en torno a un mismo proyecto.

(*) Foto de anna-m. w. en Pexels.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario