Moby Doc: un autoexamen sobre la vida y obra de uno de los iconos de la música electrónica de los 90’s

Richard Melville Hall aka Moby – tomó su nombre artístico del libro más famoso de su conocido tío tatarabuelo, Herman Melville, «Moby-Dick» – fue uno de los iconos electrónicos de los años 90. Vendió 20 millones de discos y tuvo muchísimo éxito, al menos en lo que se refiere a su faceta musical, pero ¿qué hay de su vida personal?

Este es el punto de partida de este genial, honesto, innovador y reflexivo documental, que no solo nos aproxima a la vida y a los orígenes de este músico neoyorkino, zurcido emocionalmente por viejas heridas que hasta hace poco seguían supurando… sino que a su vez consigue, sin pretenderlo, que los espectadores también hagamos un autoexamen existencial por nuestra trayectoria vital.

Moby tuvo una infancia muy dura, con una madre alcohólica y de personalidad volátil, un padre también adicto al alcohol que le abandonó y un montón de personajes secundarios que lo único que aportaron fue más dolor y estragos a este niño sensible e indefenso, que se refugió en los animales para encontrar ese cobijo y ese aliento que sus progenitores fueron incapaces de darle.

En este documental repasa su vida y sus experiencias vitales, así como su éxito en el mundo de la música electrónica.

En esta biografía autonarrada destacan muchos elementos que la hacen única. Por un lado, está el hecho de que Moby habla directamente a la cámara, abriéndose en canal y surcando por sus mares más oscuros, y por otro lado, está el uso de todo tipo de recursos como imágenes y material de archivo, distintas localizaciones de referencia de su vida, pero también otros más teatrales como la escenificación de sesiones con su psicóloga o la recreación de escenas trágicas de su infancia gracias a la ayuda de amigos suyos, así como los intertítulos de cine mudo, sus propios dibujos o las charlas y las declaraciones de sus amigos David Lynch y David Bowie.

Asimismo, otro de los aspectos que más nos ha gustado de este documental es el tono en el que él mismo nos cuenta como llegó al éxito sin apenas creérselo, el éxtasis que eso supuso en su vida, sus adicciones varias, su vida okupa, sus relaciones sexuales con strippers, su narcisismo loco, su infelicidad más absoluta acompañada de deseos por desaparecer, y también su activismo animalista como uno de los pilares de su vida.

Como os adelantábamos, el documental Moby Doc se caracteriza por esa mezcolanza de momentos gloriosos con otros oscuros y dolorosos. Y eso es lo que hace que empaticemos con él y nos acerquemos a su vida real. Porque a veces es inevitable esa tendencia que tenemos de creer que una persona de éxito no tiene problemas o al menos que el dinero las soluciona, pero nada más lejos de la realidad. En el caso de Moby, la forma en la que vivió su éxito tan repentino como compositor de música con su álbum «Play» en la década de los 90, fue algo alucinante, pero también le supuso muchas otras fatalidades, como él mismo cuenta.

Una de las bellezas del documental es escuchar sus grandes éxitos interpretados por una orquesta increíble con unas cantantes fascinantes, cuyas voces elevan el sentido de sus reveladoras letras.

Sin más, os recomendamos muchísimo que lo veáis. Está disponible en Movistar +.

Moby Doc es un viaje emocionante, repleto de altibajos, alegrías, éxitos y fracasos, y que sobre todo busca comprender el sentido de la vida…


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario