MadBlue2021: Bienvenidos a la capital de la sostenibilidad

Parece que esto es una realidad, y que Madrid se ha convertido en el punto de encuentro donde hablar del presente y del futuro del planeta. Una iniciativa privada fundada por Luis Prieto, y que ha contado con el apoyo del Gobierno de España, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento, para que este festival, el MadBlue, se convierta cada año en uno de los grandes acontecimientos de la ciudad.

En este encuentro que tendrá lugar del 20 al 22 de abril, Madrid se convierte en punto de encuentro para debatir, dialogar, y descubrir soluciones en torno al futuro y la sostenibilidad. Y en él participan científicos como Fernando Valladares, emprendedores como Gunter Pauli (padre de la economía azul), expertos en diseño como Alice Rawsthorn (The NY Times), empresarios como Carlos González Perandones (director general de Nationale-Nederlanden España), Jorge Villavecchia (director general de Damm) o Javier Goyeneche (fundador y CEO de Ecoalf), deportistas como el skater Danny León o músicos como Lucas Vidal. Y también exponen artistas como Amparo Sard, Carlos Garaicoa, Patrick Hamilton, Manolo Paz, Isidro Blasco, Nuria Mora, Alberto Baraya, Gabriela Bettini, Sandra Cinto, Christian García Bello, Mona Hatoum, Susana Solano, Baltazar Torres, Françoise Vanneraud o Cinthia Marcelle.

El punto de partida son los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, a partir de los cuales se desarrolla el encuentro internacional más importante en innovación, tecnología y cultura, que tiene lugar en Madrid en la primavera de 2021.

“Conferencias, exposiciones, instalaciones artísticas, talleres, foros… MadBlue es un festival que busca impulsar la economía de las regiones a través de la innovación en múltiples sectores de actividad, cuyo objetivo es conseguir un desarrollo sostenible, ciudades inteligentes, economía circular y ecológica e inversiones en nuevas tecnologías.”

Una de las intenciones Luis Prieto, su creador, es convertir a Madrid en la ciudad de la sostenibilidad, así como ser capaces de atraer, retener, reunir talento en Madrid para convertir la ciudad en un punto de encuentro del pensamiento y la acción. De ahí que el MadBlue también sea un proyecto estratégico de recuperación de la economía a través de la inversión en soluciones y tecnologías orientadas a la sostenibilidad.

Asimismo, e independiente del certamen, Madrid se ha llenado de una serie de instalaciones artísticas, acciones culturales y exposiciones que funcionarán como llamadas de emergencia al compartir un compromiso con la diversidad, la igualdad, la ecología, la innovación y con un modo de estar en el mundo económicamente más responsable y cuidadoso con el medioambiente.

El Centro de Cultura Contemporánea Condeduque acoge varias instalaciones de diferentes:

Patrick Hamilton (El invernadero rojo, 2020), nos habla de la economía y el cambio climático a través de un invernadero metálico cuyos cristales han sido reemplazados por metacrilato rojo, generando una sensación asfixiante desde su interior; Manolo Paz (Los mares del mundo, 2019), rinde un tributo a los océanos rescatando redes de pesca para generar una enorme obra que reproduce los colores de las aguas; Carlos Garaicoa (Línea rota de horizonte, 2021) narra la relación de la naturaleza con el espacio urbano a partir de un conjunto de árboles talados, característicos de los parques, como ejemplo de naturaleza maltratada o mutilada; Amparo Sard (Rompiendo el mar, 2021), trata las consecuencias medioambientales irreversibles con trozos de material de desecho y reciclados hasta crear un mar roto; los fragmentos tienen caras brillantes y bellas que ocultan lo residuos que el mar engulle de manera permanente, siniestra, con unas consecuencias terribles de las que desconocemos su verdadero alcance, pero que parecen conducirnos hacia la asfixia individual, hacia el suicidio colectivo; Isidro Blasco (There Is No Place Like Home, 2020) reflexiona sobre nuestra forma de mirar y contextualizar los lugares. Se trata de una acumulación de elementos que narra una experiencia personal tras una catástrofe compartida por toda la humanidad. En paralelo, el mismo centro madrileño acoge la exposición colectiva El crimen perfecto. Comisariada por David Barro, nos muestra cómo nuestro paraíso terrenal se ha convertido en un paraíso perdido, más allá de las apariencias. Esa suerte de naufragio nos concede la dimensión del mundo, una realidad que se resquebraja y con ella la utopía, como las grietas de una piscina. El crimen perfecto presenta trabajos de Alberto Baraya, Gabriela Bettini, Sandra Cinto, Christian García Bello, Mona Hatoum, Susana Solano, Baltazar Torres, Françoise Vanneraud o Cinthia Marcelle. Los artistas participantes en la muestra cuestionan lo que nos rodea y nuestra percepción del mundo. Con ellos entendemos que en el crimen perfecto, el crimen es la propia perfección.

En Medialab Prado:

La artista Laura González Cabrera (Quero ver o mar, 2021) realiza una intervención pictórica sobre sus cristaleras, generando unas estructuras que evocan el movimiento rítmico del mar. Algunas de ellas contienen palabras, apenas legibles, de tres poetas exigiendo al espectador atención, tiempo y esfuerzo para descubrirlas.

En La Casa Encendida habrá:

Una intervención de Nuria Mora (Where is my Mind, 2021) que convierte su fachada en soporte para un enorme mensaje empleando el alfabeto náutico. Una serie de toldos situados en las ventanas proyectan otros modos de enfocar el arte urbano más allá de las habituales acciones pictóricas, actuando sobre el patrimonio histórico de una manera efímera y sostenible acorde con las preocupaciones y responsabilidad de MadBlue.

“MadBlue aspira a ser el summit de referencia en desarrollo sostenible de Europa en el marco de los ODS de Naciones Unidas.”

Ojalá esto sea el principio de algo realmente importante y de gran impacto para el mundo.

Sobre Luis Prieto:

Emprendedor con una dilatada experiencia profesional en multinacionales de sectores diversos. Ha trabajado en Ernst & Young, Mondelez Internacional o Barclays Bank. En 2011 se muda a San Francisco, California, donde se involucra en diferentes proyectos de innovación en startups en fase de lanzamiento. Allí descubre un estilo de vida conectado con la naturaleza y empieza a estudiar modelos de negocio e iniciativas de comunidades cuyo propósito vital es la conservación del medioambiente a través de diferentes disciplinas e industrias. En 2016 regresa a España y crea Piel de Atún, una organización que buscaba, a través de la voz colectiva, paliar los efectos del cambio climático y la pérdida de vida submarina. MadBlue es una consecuencia de ese punto de partida y el objetivo sigue siendo el mismo: que ciudadanos de todo el mundo aprendan sobre las causas sistémicas de contaminación, tomen medidas y obtengan crédito por sus acciones.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario