Las devoradoras, una novela de Lara Williams sobre crecer y encontrar tu lugar en el mundo

Nuestras recomendaciones literarias van en aumento, y en esta ocasión le toca el turno a una de nuestras últimas lecturas. Se llama «Las devoradoras» y es la primera novela de Lara Williams sobre el hambre de vivir.

Esta historia narra la vida de la treinteañera Roberta, insegura, vulnerable y con un don para cocinar, y de Stevie, su antítesis complementaria. Tras conocerse en el trabajo, se hacen amigas, se van a vivir juntas y un buen día crean el «Supper Club»: un colectivo de mujeres cansadas de sentirse marionetas de sus propias vidas, de tener que cumplir con ciertas exigencias absurdas que las empequeñecen, del patriarcado… y que se reúnen en diferentes localizaciones para disfrutar sin restricciones, sin prejuicios y sin normas.

“La premisa del Supper Club es sencilla: un grupo de amigas se reúne por el puro regocijo de estar juntas y de recrearse en el placer de la buena comida y de cualquier otro plan gozoso que las  lleve al límite.”

Para Roberta, la ideóloga de este club «gastronómico», la cocina es un refugio a su soledad, a sus preocupaciones, a sus frustraciones y un oasis al que acude para dejarse ir, para ser, para darse al placer desmedido y para conectar con otras mujeres con las que comparte ese voraz apetito existencial y donde la vulnerabilidad se muestra sin subterfugios.

“Habíamos empezado a asignarle una temática a cada reunión del club (…) Otra vez la cosa había ido de princesas y todo fue hortera y rosa. El tema nupcial era de nuestros favoritos: Stevie y yo nos encontramos vestidos de novia en tiendas de segunda mano, y Lina llevó su vestido de boda de verdad, aunque tuvo que llevarlo a arreglar porque ya no le cabía.”

Aunque The Guar­dian escogió esta novela entre los mejores libros de 2019, calificándolo de «Club de lucha feminista», lo cierto es que el club se vuelve feminista por la reacción de todos aquellos a quienes les inquieta y molesta su existencia. De hecho, Williams usa el aumento de kilos en todas ellas como signo de subversión y como muestra de querer aumentar su presencia en el mundo. Un mundo, donde las mujeres son prejuzgadas por su género y sus actos, y donde su objetivo vital pasa por satisfacer al modelo patriarcal, en el que ellas son el placer para otros y no para ellas mismas.

“Se trata de existir en espacios en los que se nos dice que no debemos existir, o sobre cómo actuamos en aquellos espacios en los que se espera que actuemos de un modo concreto, que seamos algo concreto. ¿Y qué pasa si no queremos ser ese algo? ¿Qué pasa si no queremos actuar así? ¿Y qué pasa si resulta que esos espacios restrictivos están prácticamente en todas partes, si resulta que el mundo entero se ha creado para limitarte y solo el mero hecho de existir es romper un profundo tabú? ¿Qué pasa si al final dejas de empequeñecerte todo el rato, pero todo el rato de verdad, y en vez de eso te ensanchas? ¿Y qué pasa si para hacer hueco y ensancharte tienes que conquistar ese espacio?”

No os queremos adelantar nada más, pero os recomendamos que la leáis y la devoréis como nosotros.

Sobre Lara Williams

Vive en Manchester, Inglaterra. Es autora de un libro de cuentos, «Treats», finalista del Republic of Consciousness Prize, el Edinburgh First Book Award y muchos otros premios literarios. Escribe para The Guardian, The Independent, Times Literary Supplement, Vice y Dazed, entre otras publicaciones. «Las devoradoras» es su primera novela, que surgió cuando Wil­liams decidió matricularse en un curso de improvisación teatral como terapia de choque para combatir su timidez incapacitante: «La idea era humillarme en medio de un grupo de desconocidos, obligarme a la extroversión. Todo para reiniciarme y para devolverme al estado de no timidez. Por ello, «Las devoradoras» es una especie de abandono a la ansiedad como tratamiento. Cuando comencé a escribirla me interesaba el acuerdo tácito de las mujeres para hacerse pequeñas y cómo esto acaba siendo la forma correcta de la feminidad, mostrar siempre complacencia y reprimirse. Y el apetito, en el sentido más amplio, me parecía un medio de expresión perfecto».

(*) Foto de Blackie Books. Ilustrador de cubierta: Ignasi Monreal.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario


Suscríbete

a CC/magazine newsletter

Inspiración y recomendaciones muy top te están esperando...