Labienhecha: bolsos y accesorios sostenibles hechos con alma en Málaga

Hace unos días charlamos con el equipo de mujeres que han concebido, desarrollado y autogestionado Labienhecha, la marca malagueña de bolsos y complementos de diseño sostenible, fabricados a partir de materiales reciclados, que a su vez apuestan por la sororidad como filosofía de vida.

Todos sus productos son Made in Spain y se fabrican con eco-materiales como la piel bovina reciclada, el algodón orgánico o el cuero reciclado, que se trata de un tejido producido en España y que cuenta con diferentes certificaciones internacionales, como Global Recycled Standard y Oeko Tex Leather Standard

Asimismo, y como podréis comprobar, sus modelos destacan por sus diseños atemporales, de líneas muy puras y minimalistas en monocolor, así como por sus diferentes namings femeninos, que en muchos casos pertenecen a las madres, abuelas, hermanas y amigas de las mujeres que forman parte de este bonito proyecto de moda ética, de calidad, local y ecológica con el que tratan de crear conciencia social y sostenible, así como reivindicar el papel de las mujeres, principalmente en el emprendimiento, donde como nos cuentan, queda muchísimo por hacer.

Para conocer mejor a las «bienhechas» y a esta bonita marca… pasen y lean.

¿Cuándo, cómo y por qué surgió «labienhecha»?

“Todo surgió de una manera muy humilde y especial. En la primavera de 2019 teníamos un taller, con la idea de ofrecer un servicio de confección de bolsos sostenibles, al que llamamos: Labienhecha.”

La cuestión es que poníamos mucho empeño en comercializar nuestros servicios, pero todo era muy complicado y no podíamos realmente vivir de ello. Habíamos hecho un montón de prototipos y bolsos de muestra con nuestro cuero reciclado con la idea de mostrarlos a otros diseñadores que quisieran producir de esa manera, pero aquello no salía adelante.

Sin embargo, nosotras veíamos en cada uno de esos bolsos mucho amor y mucha alma. De hecho, cada vez que hacíamos uno nuevo, ya nos sentíamos totalmente in love con ellos y veíamos que ahí había algo más.

“El tiempo pasaba y no conseguíamos ver salida, hasta que gracias a un amigo, conseguimos una plaza en un mercado artesanal en Málaga, donde montamos nuestro primer stand. Aquel fue el día de «El Milagro».”

No nos dio tiempo a sacar los bolsos de las cajas cuando ya estábamos vendiéndolos ante un público que nos dejó alucinadas. Aquel día se cumplió un sueño y nos volvimos a casa con las cajas vacías. Para nosotras, ese es el verdadero día en el que nació Labienhecha tal y como lo entendemos hoy.

¿Quiénes formáis parte de este proyecto?

“Labienhecha está formada por un equipo de mujeres que intentamos hacer las cosas de otra manera.”

La fundadora es Irene Hernández, que fue quién fundó el taller y poco a poco se sumaron las demás. Al principio éramos cuatro. Después seis. Después ocho. Y hemos llegado a ser once, más algunos refuerzos en temporada.

Irene, Marta, Cristi, Tania, Ana, Laura, Marina, Susana, Sol, Belia… ¿más nuestras súper refuerzos ?

¿Por qué os llamáis «Labienhecha»?

Nuestro taller estaba en una zona muy carismática de Málaga que se llama El Palo y queríamos un nombre muy de aquí, muy andaluz y que homenajeara a esas mujeres de antaño que eran tan bien hechas. Esas abuelas que valían «pa un roto como pa un descosío». También queríamos un nombre que englobara esa tradición, pero con un toque de frescura. Labienhecha salió casi solo… y nos encantó desde el principio.

“Nuestro naming representa muy bien todos nuestros valores y nos sentimos muy identificadas.”

¿Dónde elaboráis vuestros productos?

Todo lo que hacemos se hace aquí, en nuestro propio taller en Málaga. Al principio, hasta poco después del confinamiento, lo hacíamos todo en nuestro primer taller de El Palo. Después de eso, tuvimos una serie de cuestiones que abordar y decidimos mudarnos a un sitio con más espacio y desde entonces estamos en una nave que hemos apañado muy bien en uno de los polígonos de Málaga. Aquí tenemos el taller, nuestra ofi, aquí hacemos vuestros pedidos, ideamos e inventamos todo, etc.

“Labienhecha es un proyecto 100% autogestionado y todo, todo, todo se hace desde Málaga.”

Habláis de «empoderamiento femenino y sostenibilidad», ¿cómo lográis este gran combo?

Para nosotras la sostenibilidad era algo por lo que había que luchar desde un principio. De ahí que nuestra apuesta siempre haya sido por materiales sostenibles, km0 y proveedores de cercanía.

“Producimos de manera sostenible y mantenemos vivas muchas técnicas artesanales para que nuestro proyecto tenga el menor impacto posible.”

El tema del empoderamiento femenino ha ido llegando después. Obviamente, éramos y somos feministas y todo ha ido surgiendo de una manera natural y orgánica. Nos ha costado (y nos cuesta) mucho sacar adelante este proyecto y muchas veces nos hemos visto en situaciones que consideramos discriminatorias. Nos hemos sentido como niñas que están jugando a hacer bolsos y a tener una empresa y, en muchas ocasiones, no nos han tomado en serio. Cuando te ves en esa situación resulta bastante frustrante y, bueno…desde el principio hemos sido muy transparenetes en nuestra comunicación por lo que poco a poco se ha ido dando voz a esta problemática usando Labienhecha como altavoz.

A día de hoy, nos parece esto casi más importante que todo lo demás. Por un lado, porque para nosotras la sostenibilidad ya no es una opción. Es totalmente obligatoria.

“Queda mucho por hacer aún en temas de sostenibilidad. Sin embargo, en el tema del empoderamiento femenino, creemos que queda mucho más.”

¿Cómo es vuestro día a día?

Una montaña rusa, literal. En Labienhecha cada día pasa algo nuevo, bueno o malo. Es bastante difícil cumplir un plan porque siempre hay cosas nuevas que atender, surgen problemas o noticias increíbles que también hay que afrontar.

Al fin y al cabo, seguimos siendo un equipo pequeño bajo un proyecto que aun está en fase de crecimiento y, hasta que no consolidemos todo bastante más, dudamos que nuestros días sean más o menos tranquilos.

 

¿Dónde vendéis vuestros productos?

Nuestros «bienhechas» se venden principalmente en nuestra tienda online labienhecha.com, pero también se pueden encontrar en un montón de tiendas multimarca en España y resto de Europa.

Por suerte tenemos bastante punto de venta de tiendecitas que han confiado en nosotras.

“¡Ah! Y también tenemos la grandísima suerte de estar en 15 tiendas de Galerías Lafayette, incluyendo el centro principal de todos sus establecimientos en París.”

¿Qué es lo mejor y peor de emprender?

Buena pregunta… En nuestro caso, lo mejor es la satisfacción y la alegría que Labienhecha nos da cuando conseguimos alcanzar objetivos. El mejor ejemplo es el de aquel 23 de junio, que lo recordaremos como un día mágico lleno de emociones. Como ese han habido muchos después… como el momento en el que enviamos en un camión todos esos bolsos a Galerías Lafayette y todas estábamos súper emocionadas porque, al final, fue el reto más difícil hasta la fecha y… ¡Lo conseguimos! Recordamos ese día como el más feliz de Labienhecha. Fue súper guay.

Y, en cuanto a lo peor, diríamos que es la incertidumbre y la ansiedad cuando las cosas no van bien. Encontrar el punto de equilibrio y de rentabilidad en un proyecto como este es realmente difícil y, de hecho, estamos aun en ello. Manejar esas emociones es realmente complicado y puede que lleven al cierre de muchos proyectos.

Nosotras hemos pasado por muchos de esos. Muchos, muchos, muchos. A veces nos preguntamos cómo estamos aquí aún y…nos cuesta incluso responder a eso. Lo bueno también es que nos apoyamos mucho entre nosotras y eso nos hace un poquito más fuertes.

¿Y alguna anécdota destacable desde que empezásteis?

¡Anécdotas tenemos millones!

Entre nosotras siempre decimos que si tuviéramos cámaras grabándonos en modo reality, nos harían un programa de TV… jejeje La verdad es que nos reímos bastante entre nosotras y hay mil anécdotas que podríamos contar.

“En el taller del El Palo, todas pensábamos que había espíritus porque por las noches las cosas se movían de sitio o desaparecían (esto es literal, porque allí no entraba nadie por la noche y la alarma siempre estaba conectada).”

Así que le pusimos nombre a nuestra querida «Anabel», que era «el espíritu responsable» cuando algo se nos perdía.

Hace poco también tuvimos un historión importante en el taller porque el techo empezó a filtrar agua y tuvimos que correr como locas para salvar todo el material, bolsos y poner cubos gigantes debajo de las goteras. De repente, un ejército achicando agua… Ahora nos reímos de esto, pero en su momento casi nos da algo.

Como cosas divertidas, son muchas. Nos acordamos de un día que íbamos a celebrar algo guay que nos pasó y nuestra Ire fue a comprar pasteles. Estuvimos esperando el ratito de los pasteles todo el día hasta que llegara la hora de la merienda y cuando llegó el momento, Irene subió al office a por los pasteles y, bajando las escaleras, se le cayeron todos al suelo en modo «no se salvó ni uno». Son chorradas… pero nosotras nos reímos mucho con esas tonterías del día a día. Al fin y al cabo, aquí pasa de todo, todos los días.

 ¿Cuál es el origen de los nombres de vuestros productos?

Todo surgió de aquellos prototipos que comenzamos a hacer. Eran muchos y para localizar los patrones en el taller era más fácil ponerles nombre. Así surgieron las primeras. Después la idea nos gustó mucho y ya comenzamos a homenajear a las mujeres de nuestras vidas. Abuelas, madres, hermanas, amigas…

“Hoy en día, cuando hacemos un modelo nuevo ya le vemos el carácter y el nombre. Es algo así como: este tiene cara de…”

Podéis seguirles en Instagram: @soylabienhecha y en su web podréis ver todos sus modelos: www.labienhecha.com. El modelo de las fotos es el Paquita.

(*) Fotos: Ely Sánchez


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario