James Turrell: el arquitecto de la luz y el espacio

James Turrell es artista estadounidense (de 77 años) mundialmente conocido por sus trabajos en relación con la luz y el espacio. La verdad es que a nosotros nos fascina todo lo que hace, y por ello nos apetecía hablar sobre su vida y obra.

Desde niño, Turrell desarrolló un interés por los fenómenos cosmológicos, debido, en parte, a los vuelos que realizó con su padre, un ingeniero aeronáutico. De hecho, obtuvo su propia licencia de piloto con tan solo 16 años. Y las creencias cuáqueras de su madre fueron las que le proporcionaron el descubrimiento de que cada persona puede experimentar una luz interior.

De 1961 hasta 1965 estudió psicología, matemáticas, historia del arte y otras asignaturas científicas como geología y astronomía en el Pomona College en Claremont (California). Y después participó en un programa experimental en la Universidad de California, donde sus investigaciones combinaron arte y tecnología.

«Turrell es uno de los fundadores del Movimiento de Luz y Espacio de California, por haber inventado nuevas formas que intensificaron la experiencia de la vista y la percepción.»

En sus más de 80 «skyspaces», ubicados lugares públicos y en colecciones privadas y museos de Estados Unidos, Europa, Japón y Australia, Turrell construyó entornos con aperturas estratégicas y pantallas LED ocultas para que acercar el cosmos a los espectadores que estuviesen contemplando la instalación.  Y a través de sus «ganzfields», ha llenado muchos espacios interiores con una especie de neblina de colores luminosos y planos de luz casi palpables. Una maravilla.

Es tal su obsesión con la luz, que durante su larga carrera, Turrell la ha convertido en un objeto con el que extraer e implementar la sensualidad emanada de nuestras sensaciones y, por defecto, la vivencia placentera y la reflexión derivada de ellas. Y, de hecho, en 2013, LACMA organizó una retrospectiva sobre sus 50 años de trabajo y experimentación, y el Museo de Bellas Artes de Houston presentó una selección de su propia colección. Y ese mismo año también diseñó «Aten Reign» para el Museo Solomon R. Guggenheim en la ciudad de Nueva York. El trabajo consistió en un «espacio celestial» iluminado con luces LED ocultas, que inundaron la rotonda interior con colores atmosféricos que iban cambiando.

«Turrell busca que veamos la luz no como algo que revela sino como una revelación en sí misma.»

Su proyecto más increíble, concebido en 1974 y en el que trabajó durante 30 años, se trata de un observatorio de múltiples cámaras construido debajo del cráter Roden en el Desierto Pintado cerca de Flagstaff, Arizona, en el que empleó la caldera en forma de cuenco como una gran apertura para un espacio celestial. Los beneficios que obtenía de su rancho ganadero, Walking Cane, ayudaron a financiar el proyecto.

Lo cierto es que su obra solo puede entenderse a través de su particular visión reflexiva sobre los sentidos y de «materialidad» de la luz. De ahí que enfrentarse a cualquiera de sus instalaciones sea toda una experiencia visual y sensitiva. Cada una de sus instalaciones supone una experiencia de pensamiento sin palabras. El objetivo de su propuesta artística es provocarnos una sensación de presencia que se produce en el espacio, donde podemos llegar a sentir casi una entidad, un sentimiento físico que percibimos sensorialmente. Tal y como nos sucede en losskyspaces, sus obras más numerosas, cámaras-observatorios que han sido concebidas para observar el cielo, especialmente al amanecer o al anochecer, cuando la tonalidad de las luces cambia nuestra visión del cielo, construyendo nuestra propia experiencia a través de la percepción.

«Sus instalaciones desafían nuestra mirada y nuestra comprensión de la luz.»

RodenCrater es su trabajo más longevo y más ambicioso hasta la fecha. Está ubicado en un volcán inactivo en el desierto de Arizona. Todavía sin finalizar, está cerrado al público general y hay que pedir permiso para poder entrar. Iniciado en 1979, este observatorio pensado para contemplar cielos nocturnos o fenómenos solares ha sido construido sin intervenir el espacio y será el gran legado que Turrell le deje al mundo.

El Efecto Ganzfeld –la pérdida completa de la percepción de la realidad–descubierto por un psicólogo alemán en la década de los 30, fue el eje central de Apani, realizada para la Bienal de Venecia en 2011, en la que los visitantes entraban en el espacio y percibían una proyección plana, una pared de color que en realidad era una habitación llena de luz. Se tenía la sensación de estar envueltos en un mar de color que iba cambiando de tonalidad y que creaba una sensación de movimiento,; algo parecido a nadar en la luz.

Ese mismo año, en 2011 también, presentaba Light Reignfall, una instalación de esferas redondas en las que solo se puede entrar de uno en uno y que bloquea por completo al espectador negándole el contacto con el mundo exterior. Una vez dentro está en manos del público decidir si prefiere una experiencia más extrema con luces intermitentes o una más suave y lenta donde los colores se mueven lentamente. En esta nave espacial, acostados en una cama, comienza un espectáculo de luz que nos hace perder toda sensación de profundidad,cuestionándonos si los ojos están abiertos o cerrados porque la la luz parece penetrar a través de los párpados.

Breathing Light, la cual tiene como objetivo alterar el sentido de percepción de tal manera que el espectador crea que se encuentra en este estado de gravedad cero, sin suelo ni techo. Solamente coexistiendo consigo mismo y el ambiente. Eso mismo sirvió de inspiración al rapero Drake para los escenarios del videoclip que hizo para su tema Hotline Bling.

«Usualmente usamos la luz para iluminar las cosas que nos rodean, pero a mí me interesa una luz muy personal, la interior».

(*) Foto portada: «Apani» (2011) de la serie Ganzfeld, foto «Passages of Light», foto «rosa»: Las Vegas (2012), foto «blue sky» y foto «Stone Sky» (2005) by Florian Holzherr. Cortesía de Museo Jumex · Foto «roja»: «Aten Reign» at the Guggenheim by The WILD Magazine · Foto «Roden crater» by Arizona State University.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario