Faro de Punta Cumplida: un alojamiento singular donde vivir una experiencia inolvidable

Una semana antes de que el volcán de Cumbre Vieja entrase en erupción, nosotros estuvimos en La Palma («La Isla Bonita») y como os contamos en el reportaje que publicamos, nos enamoramos a primera vista. Tras lo sucedido interrumpimos la comunicación de todo lo relativo a La Palma, ya que no era el momento para visitar la isla. Sin embargo, y después de hablar con habitantes de la Palma y con instituciones oficiales, todos ellos nos dicen que, salvo la zona de exclusión, es seguro visitar este destino tan alucinante.

Dicho esto, en esta ocasión queremos hablaros de este alojamiento tan especial. Se llama Faro de Punta Cumplida, y es uno de los faros más antiguos de España – tiene 154 años – y todavía conserva sus funciones náuticas. Está ubicado en Barlovento, la zona más al norte de la isla. Un paraje precioso, donde perderse y volver a conectar, así como apoyar a esta isla de ensueño.

Desde hace solamente un par de años se ha convertido en un hotel de lujo de la mano de Floatel, empresa especializada en hospedajes únicos escondidos en lugares especiales y que cuenta con cinco faros reconvertidos en hoteles en España e Italia. Faro de Punta Cumplida consta solamente de tres suites: la Atlantic suite y La Palma suite, con capacidad para albergar a dos huéspedes, y la Farero suite, en la que se pueden alojar hasta cuatro personas -; un patio típicamente canario; una infinity pool con vistas imbatibles al océano Atlántico; un jardín de cinco mil metros cuadrados y un espacio para practicar yoga.

Definitivamente, este es un lugar único para disfrutar de una experiencia excepcional para los sentidos.

“Lo visitamos por primera vez en 2016 y nos enamoramos de él inmediatamente. Ha sido un camino largo y pedregoso, pero al final recibimos la concesión y pudimos iniciar la reconstrucción de nuestro sueño.” Tim Wittenbecher

Asimismo, este faro tiene una localización privilegiada. Se encuentra a 111 pies por encima de los acantilados, y está rodeado de fantásticas piscinas naturales y plantaciones de plataneros. Curiosamente, uno de los antiguos fareros del Faro de Punta Cumplida es un agricultor de Bio Banana que trabaja cerca del faro y entrega las bananas para los clientes.

El proyecto de rehabilitación y el interiorismo lo han llevado a cabo el diseñador industrial Marc Nagel y la arquitecta Olimpia Isla, que además es una apasionada de los faros. La estética de las habitaciones es de diseño nórdico, y en ellas predominan los tonos neutros y una atmósfera minimalista y marítima muy acogedora.

Como no podría ser de otra manera, las tres estancias cuentan con todas las comodidades, e incluyen una cocina moderna, una salita de estar, libros sobre la isla y una terraza exterior. Y la Farero suite, que es la más grande, además cuenta con chimenea.

La única competencia que tiene la alucinante piscina son las vistas desde la terraza, que se encuentra justo debajo de la linterna del faro. Tras subir más de 150 escalones, se puede contemplar la belleza del mar así como el bonito paraje que rodea a este bucólico emplazamiento. Es de esas cosas que se te quedan grabadas en el córtex.

Nosotros subimos varias veces a lo más alto del faro, tanto de día como de noche, y aunque cualquier momento es bueno, tenemos que confesar que de madrugada es precioso, ya que pudimos presenciar las mil y una estrellas que se pueden ver en esta isla, que cuenta con uno de los mejores cielos del mundo para contemplarlas (es destino Starlight).

Otro de los aspectos fundamentales de este alojamiento tan singular es el servicio. Pili es el ama de llaves del Faro de Punta Cumplida. Una mujer majísima, amabilísima y muy sonriente, y la artífice de que los que nos alojamos estemos en la gloria. Ella es quien también prepara los desayunos con productos de la zona, y quien lo sirve en una cestita de campo y a la hora que hayas acordado, junto a un café recién hecho.

En cuanto el resto de comidas, aunque el faro no tiene restaurante, es posible encargar una cena con velas con un chef.

Aunque para nosotros, la mejor opción fue ir a La Gaviota, un restaurante que está al lado del faro, en las piscinas naturales de La Fajana, y donde cocinan divinamente pescado fresco. Lo ideal es pedir en servicio take away los platos que más os gusten, para luego disfrutarlos en el faro. Así podréis exprimir la experiencia al máximo.

Por otro lado, y entre las muchas anécdotas que Tim Wittenbecher (Floatel) ha ido recopilando durante todo este tiempo, destaca una historia relacionada con los Oscar, que nos encantó:

“Logramos poner vales del faro en la bolsa de regalo de los Oscar 2020 para los 5 nominados de las 5 categorías principales. Así que ahora todas las celebridades top como Scarlett JohannsonBrad Pitt Leonardo di Caprio, entre otros… tienen vales para visitar el faro algún día… De hecho, uno de ellos ya voló alrededor de la torre en un helicóptero… Y es que Brad Pitt visitó a George Clooney para participar en la serie de Netflix que George estaba filmando en La Palma en febrero de 2020…”

Poco más podemos añadir. La verdad es que dormir en un faro siempre ha sido uno de nuestros sueños, y ahora que lo hemos vivido os podemos asegurar que vale muchísimo la pena y que repetiremos en cuanto sea posible.

(*) Fotos: Ely Sánchez y Cecilia Camacho.


 BACK


 BACK TO TOP


Deja un comentario